Saltar

Ideas para decorar un dormitorio universitario realmente acogedor

Te damos la bienvenida a tu nuevo dormitorio universitario, ¿qué te parece? No te conformes con una habitación de estudiante sosa y sin personalidad. Aprovecha la oportunidad de ese vacío inicial de la habitación y decora el dormitorio para sentirte a gusto en él. ¿Cómo? Inspírate con estos consejos de una de nuestras decoradoras.

Cómo son los dormitorios universitarios

Las habitaciones de universitarios, ya sea las de una residencia o las de un piso de alquiler, se caracterizan por 3 cosas: son pequeñas, a veces algo oscuras y nunca están decoradas como nos gustaría.

Sin embargo, con los trucos adecuados, podemos reconvertir esta estancia y darle un aire completamente diferente y hacerla más… ¿cómo diríamos? Más ‘nuestra’. Además, con un poquito de magia, tendremos hasta más espacio, ¡que nunca viene mal!

Para ayudarte a interiorizar cómo personalizar tu dormitorio universitario de forma original y acogedora, hemos recurrido a una de nuestras decoradoras de confianza, Emma, que, con su experiencia personal durante su etapa universitaria en Londres, nos dará las claves que necesitas.

“Cuando estudiaba en la universidad vivía en un apartamento diminuto en Islington, al norte de Londres, con mi novio (ahora marido). Antes era una cafetería, con su escaparate y todo. Era preciosa, pero estaba entre dos edificios victorianos antiguos ¡y sólo medía 2 metros de ancho! No teníamos ni un centímetro de espacio de almacenaje, y la cocina y el baño estaban en el sótano. Nos pasábamos la vida subiendo y bajando aquellas escaleras tan estrechas”, explica.

Los imprescindibles de una habitación universitaria

En un dormitorio universitario no puede faltar una cama cómoda, ya que será el corazón de la habitación. Y, ¿cómo conseguir una como esta? Según nos explica Emma, “debe tener muchas almohadas, un edredón cálido (nosotros teñimos la ropa de cama para darle un toque más personal), lucecitas de fantasía, unos taburetes apilados que sirvan como mesilla de noche, y un dosel.

Y sí, sabemos lo que estás pensando, ¿cómo decoro mi dormitorio si está prohibido hacer agujeros en la pared? Para este impedimento, Emma nos da la siguiente solución: puse una barra de cortina de ducha regulable encima de la ventana para colgar el dosel. Realmente hace que el dormitorio resulte mucho más acogedor y sin necesidad de clavar nada. Además, siempre puedes recurrir a decorar con láminas o fotografías y colocar un poco de cinta adhesiva de doble cara.

Trucos para la ropa y complementos

Dado su reducido tamaño, las habitaciones universitarias necesitan varios trucos para tener más espacio, sobre todo para guardar la ropa. El consejo por excelencia, aunque sea obvio, es que reine el orden, será la única forma de que quepa (casi) todo.

Por ejemplo, puedes utilizar unas cajas con tapa para guardar la ropa más gruesa o los zapatos debajo de la cama. Así te cabrán un montón de cosas y no ocuparán nada de sitio. También es interesante que te ayudes del famoso almacenaje vertical. ¿Qué es eso? Pues algo tan sencillo como aprovechar el espacio de las paredes. Colgadores para las puertas, que te sirven tanto para los bolsos y mochilas como para chaquetas y pañuelos u organizadores de armarios colgantes para tener baldas extra dentro de los armarios, son algunos de los complementos que te facilitarán la vida en este sentido y ¡te saldrán súper económicos!

“¡Me chifla la ropa! Como dispongo de poco espacio, tengo que ser creativa y encontrarlo de una forma original. Para las cosas que quiero tener guardadas puse una cómoda y un armario pequeño. Para las que quiero exponer, una barra de cortina de ducha regulable. ¿Te atreves a hacer algo más original? Coge una puerta vieja o un tablón de madera y píntalo de un color que te guste, ponle unos cuantos ganchos y pomos (para colgar bolsos, bisutería, etc.) y apóyala en la pared”.

«
A primera vista, los dormitorios universitarios suelen parecer bastante sosos y aburridos. Sin embargo, yo prefiero verlos como lienzos en blanco que nos permiten experimentar y perfeccionar nuestras habilidades decorativas”.
»

Emma, decoradora

Dónde colocar los libros y el material de clase

“En mi época de universitaria, tenía montañas y montañas de libros. Cuando tenía presupuesto de estudiante, usaba un montón de cajas viejas para guardarlas. Recreé aquí esa imagen con unas cajas KNAGGLIG que pintamos para adaptarlas a la combinación de colores empolvados en tonos pastel de la habitación», dice Emma. “Si quieres ahorrar aún más espacio, ponlas debajo del escritorio”.

Para poder estudiar y escribir en condiciones, se necesita mucho espacio. Aprovecha la altura del dormitorio para poner soluciones en la pared que te permitan tener el escritorio despejado (y con hueco para poner tus obras de arte favoritas). Te aconsejamos que utilices, si puedes, baldas extra para montar una estantería encima de la mesa. También puede servirte un flexo con pinza para que no te ocupe sitio en la mesa, e incluso una minicómoda para guardar todos esos pequeños objetos que siempre acaban desperdigados. ¡Ah! Y casi se nos olvida, algo que va de categoría es un tablero perforado en el que poder poner diferentes complementos, como cestas y estantes.

En cualquier caso, Emma siempre va más allá. “Si vienen amigos a estudiar contigo, aprovecha todo el ancho del dormitorio. Yo diseñé este escritorio para utilizar su superficie de trabajo como tablón de anuncios cuando está doblado”.

Una despensa improvisada

“Una de las cosas que más me fastidiaba cuando era estudiante era tener que estar subiendo y bajando escaleras para ir a la cocina. Si tu situación es parecida a laa, o si tienes una cocina compartida, sugiero dos carritos: uno con cosas para usar en la cocina común (como pasta, tomate envasado, por ejemplo), y un estante inferior para los platos listos para lavar. Puedes llenar el otro con aperitivos y bebidas preparados para tu habitación. También puedes tener una tetera eléctrica para el té, una tostadora, una cafetera de émbolo, etc.”

Y es que los carritos auxiliares son verdaderamente útiles. Nosotros, además de los consejos de Emma, te proponemos que también los tengas en cuenta como aliados para la zona de estudio. Si no has podido utilizar la técnica de los estantes y el tablero de la pared, coloca uno de estos carritos y guarda en él todos los objetos que más utilizas. Te servirá como una cajonera, pero con el añadido de que ocupa menos y tiene ruedas. ¿Qué te parece?

¡Y listo! Aplica estos consejos en tu dormitorio y disfruta con la transformación y el resultado final. Conseguirás una habitación moderna, práctica y muy pero que muy bonita.

¿Quieres más ideas? ¡Marchando!

Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero ten en cuenta que alterar o modificar los productos de IKEA de forma que no se puedan revender o usar para sus fines originales significa que se perderá la garantía comercial de IKEA y tu derecho a devolver los productos.