Saltar
Una mesilla de noche colgante casera hecha con una tabla de cortar y cuerda sobre una pared azul claro en un dormitorio.

Ideas para crear tu propia mesita de noche

¿Sabes quién invento la mesilla de noche? Nosotros tampoco, pero lo que sí sabemos es que no tiene que limitarse a tener patas, y mucho menos que tengan que ser cuatro. ¡Ya es hora de reinventarse! ¿Quieres crear tu propia mesita de noche? Echa un vistazo a estas ideas innovadoras e inspírate con 4 alternativas a la mesita de noche convencional.

Una mesilla de noche colgante hecha con una tabla de cortar con una copa y una flor en un jarrón de cristal.

1. Mesita de noche flotante

Inspirada en un estilo de lo más romántico, esta mesita de noche rompe con los esquemas más tradicionales de una mesa, como son las patas. ¡Te lo advertimos!

Presume de mano para el bricolaje y de sentido del equilibrio. Es más sencillo de lo que parece. Haz unos agujeros en una tabla de cortar, pasa una cuerda por ellos y átala fuerte. Si quieres darle un toque aún más especial, taladra un agujero un poco más grande e inserta un tubo de cristal para crear un florero. Sujétalo con cuerda para que no se escurra hacia el suelo. Por último, cuélgalo todo de una barra de cortina sobre la cama a la altura que quieras.

Una combinación de mesilla de noche hecha con armarios de formas cúbicas con algunos tubos de cosméticos, unas gafas y un jarrón.

2. Mesilla de noche con cubos

Esta mesita de noche está creada a partir de uno de nuestros básicos preferidos, los cubos EKET. ¿Sabes todo lo que puedes llegar a hacer y diseñar con ellos? En este caso, te puedes crear una mesilla que además tiene compartimentos ocultos.

¡Fíjate cómo! Combina armarios de formas cúbicas abiertos y cerrados y cuélgalos en la pared para mostrar unos objetos y ocultar otros (eso ya lo dejamos a tu libre elección). Coloca uno de ellos a la altura de la cama para poder abrirlo sin levantarte. Así tendrás tus cosas a mano y a la vista. Puedes aprovechar y colocar un par más hacia arriba, para crear una especie de estantería. La composición te quedará mucho mejor. Puedes crear esta mesita de noche de forma monocromática o mezclar varios colores, como en la imagen.

3. Mesita de noche con cajas apilables

Como si de una matrioska se tratase, esta mesita de noche tiene una sorpresa nueva a medida que vamos quitando capas. Sus múltiples compartimentos, la hacen una mesilla de ensueño para toda aquella persona que quiera espacio infinito para guardar cosas. ¿Puedes ser esa persona tú?

Apuesta por la sencillez y el almacenaje espacioso. ¡Todo en uno! Coge una caja de plástico duradero con la tapa plana. Llénala con todo lo que quieras, pero que no pese en exceso. Si quieres organizar el interior, no te olvides de colocar unos separadores. Pon la caja encima de libros, ladrillos o cualquier cosa resistente a modo de patas. Nosotros hemos usado unas macetas con bandejas de autorriego porque así tenemos dos niveles de almacenaje secreto, pero ¡shhh! no se lo digas a nadie.

4. Mesita de noche para espacios imposibles

¿No tienes espacio para una mesita de noche y necesitas un lugar donde dejar tu móvil, las gafas de vista o colocar un vaso de agua para medianoche? ¡Tenemos la solución!

Un estante para cuadros puede ser la alternativa perfecta para que crees tu mesilla de noche en un lugar estrecho. Tan solo debes anclar uno o varios estantes y tendrás el espacio justo y necesario. Puedes colocarlo tanto al lado de la cama o encima de esta, más largo, a modo de cabezal (¡cuidado con la altura! No estamos a favor de los chichones mañaneros). Si pones uno encima de otro (con uno de los estantes en dirección inversa) podrás tener un piso doble e incluso instalar unas lucecitas led en el interior para tener una lámpara de noche.

¿Te ha gustado este artículo? Descubre cómo darle una segunda a vida a los objetos que tienes por casa y personaliza tu hogar con estas ideas:

Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.