Saltar

5 regalos DIY para hacer con niños sin gastar mucho dinero

¿Os gustaría hacer regalos personalizados a esa persona que tanto queréis? No os perdáis estas ideas DIY para hacer regalos de Navidad bonitos, económicos y cargados de cariño con niños.

Los regalos hechos a mano o personalizados siempre son un acierto, sobre todo, si quieres que ese objeto sea único. Por eso, este año especialmente, queremos animarte a hacer regalos DIY y no solo por lo asequibles que pueden llegar a ser (que nunca está de más el poder ahorrar un poco de dinero), sino porque tendrás la oportunidad de regalar piezas con alma, que cuenten un poco más cuánto te importa esa persona. ¿Te apuntas? Inspírate con esta lista de regalos de Navidad asequibles y customizables y crea con los peques de la casa unos regalos navideños inolvidables.

1. Un cojín personalizado con borlas

Empezamos con un regalo súper bonito y económico para decorar cualquier dormitorio o salón, unas fundas de cojín con borlas de colores. Para esta idea, puede que tu peque no sepa o no pueda coser y esa tarea te toque a ti, pero no te preocupes, podrá participar igualmente.

¿Os gusta? Aquí hemos tenido como inspiración nuestra funda KLARAFINA, pero para añadir borlas a cualquier funda de cojín (u otro textil, como una manta) tan solo necesitaréis, hilo (o lana), cartón, unas tijeras y un lápiz o boli.

Mirad cómo se hacen:

  • Con un cartón doblado por la mitad, enrollamos el hilo sobre un pequeño tramo de este hasta conseguir un espesor deseado y recortamos el hilo sobrante. Ese aro que hemos formado será la borla. Recordad que cuantas más vueltas deis, más gordita quedará la borla.
  • Cortamos otro trozo de hilo (de unos 20cm.) y con él hacemos un nudo para agarrar bien el aro que hemos hecho. No recortes los lazos sobrantes.
  • Sacamos el aro del cartón con cuidado para que no se deshaga.
  • Ahora, meteremos un lápiz justo debajo del nudo que sujeta todo el aro y, con uno de los lazos que hemos dejado, damos vueltas justo debajo del lápiz. Unas 5-6 vueltas serán suficientes.
  • Sin soltar ese lazo, lo atamos con un nudo y lo unimos con el otro lazo sobrante.
  • Sacamos el lápiz y recortamos el aro por debajo para abrir la borla.
  • Repetimos el proceso con el resto de colores.
  • Cosemos las borlas a la funda de cojín y ¡listo!

2. Un mantel colorido que alegra cualquier mesa

Si tu peque es un artista y está todo el día pintando y dibujando, seguro que le gustará regalar una de sus obras de arte. En este caso, es algo tan sencillo como un mantel o camino de mesa personalizado que alegre cualquier comida familiar. ¿Qué os parece? ¡Seguro que a los yayos les encanta!

Para este regalo, solo necesitaréis un mantel (nosotros os aconsejamos que sea blanco para que no tengáis problemas con los colores), pintura para telas, y un lápiz.

  1. Colocamos el mantel o el camino sobre la mesa para trabajar mejor. Consejo: ayúdate de un plástico o protector debajo para no estropear la mesa.
  2. Con un lápiz dibujamos suavemente el contorno del dibujo que queremos plasmar para que tengamos una guía hecha. Podéis hacer unas flores en las esquinas, un dibujo central… ¡Imaginación al poder!
  3. Una vez dibujado, será el momento de darle color, así que a pintar se ha dicho. Podéis utilizar pinceles de diferentes medidas para ser más precisos.
  4. Dejamos que se seque bien (si puede ser toda una noche, mejor) y nos aseguramos de que no queden zonas tiernas.

3. Unos imanes para los recuerdos de familia

No hay nada como un regalo que nos transporte a un recuerdo agradable, como un viaje. Quizá por eso en tantas casas vemos los tradicionales imanes de nevera, ¿verdad? De alguna forma, son una manera de repasar todo ese recorrido. Así que, ¿por qué no reconvertimos esos suvenires y los hacemos aún más memorables?

Te proponemos hacer unos imanes de nevera con fotos. ¿Cómo? Muy sencillo. Mira:

  1. Cogemos un cartón y dibujamos dos cuadrados (un pelín más grandes que las fotos que queramos colocar) y los recortamos.
  2. En uno de ellos, recortaremos el interior, dejando el borde que más nos guste, a modo de marco de fotos. Puede ser un perfilado fino, o del estilo de las fotos instantáneas.
  3. Pintamos el cartón del color que más nos guste. Cuando estén secos, colocamos la foto entre las dos partes y lo cerramos con un poco de pegamento.
  4. Una vez montado y sellado, pegaremos por la parte trasera un imán y dejaremos secar bien.
  5. Repite el proceso con todos los que quieras.

4. Una taza con mensaje para no perder la sonrisa

Un regalo perfecto, económico y para todas edades. Seguro que este año ha habido alguna que otra frase memorable que merece ser recordada o, sencillamente, haya algo tan característico de una persona que debe inmortalizarse en alguna parte. ¿Por qué no poner esa frase en su propia taza?

Personalizar una taza es muy fácil, asequible y ¡tremendamente divertido! Anotad todos los pasos para que os salga perfecta:

  1. Elegid una taza de un color liso y sin relieve.
  2. Pensad en el diseño para esa frase y practicad su dibujo en un papel. Cuantas más veces practiquéis, mejor y más sencillo os saldrá después.
  3. Tumbad vuestra taza y con una mano sujetadla del asa para que no se mueva mientras hacéis el dibujo con la otra.
  4. Con la ayuda de un rotulador para cerámica, escribid la frase que habéis practicado. Truco: con un bastoncillo mojado, podréis borrar los pequeños errores.
  5. Dejad que se seque un mínimo de 24 horas.
  6. Meted las tazas en el horno durante una hora y media a unos 160º.
  7. Este paso, siempre con un adulto supervisando. ¡Y a disfrutar de una taza única!

¿Os ha gustado esta técnica? Podéis aplicarla en diferentes objetos más allá de unas tazas. Por ejemplo, en tarros de cristal para la despensa o para una hucha diferente, en un súper tarro para las galletas, en un cuenco… Lo que sea siempre y cuando estemos hablando de objetos hechos de cerámica o vidrio.

5. Un macetero decorado

Por último, nos despedimos con esta propuesta final para hacer regalos DIY con los peques de casa, ¡un precioso macetero decorado! Y es que es genial tanto para decorar las plantas de casa como para tener un cubilete nuevo y muy original. Y lo mejor, es súper económico.

¿No tenéis maceteros? Entrad en nuestra sección especial y elegid el que más os guste. Tenemos una gran variedad de estilos y tamaños.

Podéis decorarlo como más os guste. Sin embargo, nosotros los hemos hecho así:

  1. Cubrimos el espacio de trabajo con protectores o papel de periódico.
  2. Empapamos el pincel de pintura y, desde la parte superior de la maceta, dejamos que caiga un chorrito de pintura y se resbale por la pared.
  3. Repetimos el proceso en diferentes partes de la maceta, variando la cantidad de pintura.
  4. Una vez hechos los “chorritos” pintamos el resto del borde y falseamos el resto de las gotas hasta que tengamos el diseño que queremos.
  5. Dejamos secar completamente.
  6. Si queréis, podéis dejar que se seque la mano de pintura y repetir el proceso con un color diferente para combinar varios tonos en una misma maceta.

¿Qué os ha parecido? Esperamos que estas ideas os hayan inspirado para vuestros próximos regalos. No os perdáis más consejos y propuestas para hacer regalos originales y asequibles y ahorrar un poco de dinero.

Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.