Saltar

Ideas para guardar ropa y accesorios sin comprar muebles nuevos

Tu ropa, la de tu pareja, los zapatos, los miles de accesorios que tenéis ambos… Llega un momento en el que el armario se queda pequeño y no es fácil guardarlo todo de forma organizada, ¿verdad? Pero tampoco tenéis espacio para más armarios ni queréis gastar demasiado. Por eso, estas ideas para guardar la ropa y los accesorios sin tener que comprar muebles nuevos son para vosotros.

Aunque te resulte difícil creerlo, puedes sacar mucho partido a los armarios o muebles que ya tienes gracias a los accesorios de almacenamiento. Una solución sencilla, práctica y, lo mejor, muy asequible. ¡Toma nota!

Opta por un organizador de armario colgante

Los organizadores colgantes con compartimentos son la solución ideal si te faltan cajones y no tienes tantas prendas para colgar en la barra del armario. Con STUK aprovecharás ese hueco libre de la zona de las perchas y multiplicarás el espacio de almacenaje con siete compartimentos diferentes en los que podrás colocar camisetas, jerséis, pantalones y todo lo que necesites.

Al estar abierto, accederás a tu ropa fácilmente y, si la organizas por tipos de prenda o colores, vestirse cada mañana será mucho más fácil. Además, visualmente, conseguirás que haya mucho más orden en tu armario.

¿Lo mejor? Es una opción muy económica que solo tendrás que enganchar a la barra de tu armario. No tardarás ni un minuto y no supondrá ningún tipo de obra, así que, si vives de alquiler y no puedes alterar los muebles o no tienes ni mucho tiempo ni mucho presupuesto, esta alternativa es ideal para ti.

Además, si como nosotros eres una persona que se preocupa por la sostenibilidad del planeta y de su hogar, te alegrará saber que este tipo de organizadores están hechos con un 90% de poliéster reciclado, lo que permite reducir el uso de nuevas materias primas y, por lo tanto, el impacto medioambiental que eso supone.

Gana espacio y orden con un zapatero colgante

Si tu zapatero o la zona del armario en la que guardas los zapatos está a tope y ya no te cabe nada más, ¡no te preocupes! Puedes apostar por un organizador de zapatos colgante con el que ganarás muchísimo espacio. Como ves en la foto, puedes ponerlo en un huequito libre que tengas en la barra para las perchas y colocar ahí unos cuantos pares de zapatos.

Nuestro consejo es que reserves para este zapatero colgante aquellos zapatos que ocupen menos espacio como las sandalias, las chanclas, las zapatillas o cualquier otro calzado plano y que así quepan sin problemas y dé un aspecto mucho más ordenado. Las botas o los tacones puedes guardarlos en un mueble zapatero, en algún compartimento de la parte inferior del armario o en cajas organizadoras bajo la cama.

Si lo que te preocupan son los olores que se pueden almacenar en el armario con este sistema, te aconsejamos que siempre los airees y los limpies antes de guardarlos. Además, puedes añadir unos bloques de cedro o unas bolsitas de lavanda para que atrapen estos indeseados olores. Lo ideal es también que guardes aquí los zapatos que menos usas, pero, de todos modos, es una solución pensada para aquellas personas que tienen poco espacio en casa y no tienen otro sitio donde guardar sus zapatos más que en el armario.

Cajones extra para aprovechar mejor el espacio

Un mismo espacio puede dar mucho más juego si sabemos cómo organizarlo. Una de las opciones que mejor funcionan son los compartimentos, especialmente en el caso de las prendas o accesorios pequeños como la ropa interior, las bufandas o los cinturones.

Colocar cajas que dividan tus cajones te permitirá que todo esté mucho más ordenado y, por tanto, que aproveches cada centímetro que tengas disponible. En un mismo cajón, por ejemplo, podrás guardar los calzoncillos en un compartimento, los calcetines en otro y las camisetas interiores en otro. ¡Y por fin dejarás de tener toda tu ropa interior apelotonada!

Con accesorios como los cinturones y los pañuelos puedes hacer lo mismo. Así, además, al tenerlo tan organizadito, encontrarás todo fácilmente y utilizarás mucho más tus complementos.

Divide los espacios abiertos con cajas para los accesorios

¿En tu armario dispones de alguna zona de almacenaje abierta como la de la foto? Nuestro consejo para que las aproveches mejor es que, como en el caso de los cajones, las dividas con cajas o cestas. De esta forma, evitarás que las cosas se amontonen sin sentido y conseguirás que todo esté mucho más ordenado.

Puedes usarlas, por ejemplo, para almacenar accesorios como los bolsos. De esta forma tendrán un lugar fijo y no los tendrás dando vueltas por toda la casa, de un perchero a otro. Además, se conservarán mucho mejor porque estarán más protegidos.

Utiliza cajas de diferentes tamaños

Lo mejor de este tipo de soluciones es que podrás elegir cajas de diferentes tamaños en función de lo que vayas a guardar y, así, organizar estos espacios de forma totalmente personalizada. Por ejemplo, si vas a guardar bolsos grandes, puedes apostar por cajas de mayor tamaño y si son bolsos de fiesta pequeños o cinturones, cajas más pequeñas.

Si los usas de forma relativamente frecuente, lo mejor es que sean abiertas para que accedas a ellos fácilmente y lo tengas a la vista, así no te olvidarás de que lo tienes. Si, por el contrario, lo que vas a guardar son prendas o accesorios que no utilizas mucho o que son delicados, puedes optar por cestas que tengan cierre para que estén más protegidos y colocarlos en las partes altas del armario, menos accesibles.

Aprovecha la pared para colgar sombreros y bolsos

¿Todavía necesitas más espacio? Entonces, esta idea es para ti. Busca una pared libre en tu habitación y coloca unos cuantos ganchos. En ellos podrás colgar accesorios como sombreros, pañuelos, bolsos o, incluso, prendas de ropa que quieras tener a mano.

Por ejemplo, puedes planificar tu look del día siguiente, colocarlo en una percha y colgarlo en la pared para que esté listo y accesible nada más levantarte. Por supuesto, como todo esto estará a la vista, es importante que lo coloques de forma estética y sin llenarlo demasiado para evitar que se produzca una sensación de desorden en tu dormitorio.

Si debajo de esta zona tienes algún mueble o balda, puedes poner una mini cómoda como la de la foto para guardar las joyas y el resto de los accesorios más pequeños.

Apuesta por una cesta para tus prendas más voluminosas

Por último, otro accesorio de almacenaje que te puede venir muy bien es una cesta de ratán como SNIDAD. Es muy versátil y queda muy estética si guardas en ella prendas gorditas que se asemejen a las mantas como las bufandas, los gorros o los guantes.

De esta forma, tendrás un lugar específico para poner todos estos accesorios que, con frecuencia, solemos dejar en diferentes zonas de la casa y nos cuesta encontrar cuando el frío llega de nuevo. Además, se trata de una cesta sostenible, ya que está hecha con material renovable que se puede destinar a recuperación energética. Te durará mucho, pero si con el tiempo se estropea o le ocurre cualquier cosa, tendrás la tranquilidad de que se puede reciclar.

¿A qué esperas para poner estas ideas en práctica? Seguro que cuando lo hagas te sorprende todo el partido que le puedes sacar a tus armarios. Y si necesitas más consejos, aquí te dejamos un par de artículos relacionados que pueden interesarte.

Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.