Almacenaje adicional para libros creado con un estante montado sobre una gran ventana de dormitorio.

4 ideas para aprovechar el almacenaje con techos altos

Si necesitas espacio para guardar cosas y crees que ya no tienes de dónde sacarlo, piensa en aquellas partes de la casa que pasan más desapercibidas. ¿Habías pensado alguna vez en lo útil y funcional que puede resultar aprovechar esos huecos de pared que van hasta el techo para guardar cosas? Sí, como lo lees. El almacenaje en casas de techos altos se vuelve posible si estamos armados con unas buenas escaleras. Hemos encontrado 4 soluciones para ganar más espacio de almacenaje en el techo.

Las cajas de almacenaje junto a la pared del dormitorio proporcionan más sitio donde guardar y exponer cosas sin quitar espacio de paso.

1. Estanterías en paredes de techos altos 

Puedes montar los diferentes bloques de la serie EKET a tu gusto y, además de exponer cosas bonitas, podrás jugar con sus formas para crear una solución divertida y funcional en toda la pared del salón o del dormitorio.  

Como son módulos que pueden ir de forma individual, puedes colocarlos de uno en uno de abajo hacia arriba, hasta en la parte más alta de la pared, rozando con el techo. Después puedes continuar la fila de almacenaje en altura poniendo unos al lado de otros o bien ir colocándolos distribuidos de diferentes formas.  

En su interior, coloca más cerca de tu altura las cosas más funcionales si son objetos útiles o las que más quieras destacar si son puramente decorativos. Más arriba, coloca las que menos uses o las que menos te interese que se vean.  
 
¡A tu gusto! 
 

2. Módulos de almacenaje en altura 

El almacenaje abierto y en altura como el que veíamos en la serie EKET es genial, pero también hay cosas que preferimos ocultar tras una puerta (como esta puerta de cocina) en un mueble para que no se vean o, sencillamente, para que no cojan polvo. 

Por eso colocando estos módulos en altura podrás organizar y guardar todo tipo de cosas en un espacio que de otra forma estaría completamente desaprovechado y perdido.  

Es ideal para utilizarlo como pequeño trastero o para las cosas que utilizamos de forma menos habitual, o las más voluminosas: los juegos de toallas de invitados, ropa de otras temporadas, calzado, los abrigos de invierno más voluminosos empaquetados en bolsas al vacío…  
 

3. Cómo aprovechar los techos altos: un armario suspendido del techo

Los armarios tal como los conocemos no son la única solución: también existen los “armarios flotantes” que nos ayudan a explotar muchísimo el almacenaje en altura. 

Los burros de ropa son “lo más”, pero si tienes maña, prueba a montar este sistema de cuerdas y poleas hecho con dos  barras de cortina en las que ir colocando las prendas perfectamente organizadas. Esto es ideal si tienes los armarios a reventar, si tienes poco espacio en el dormitorio o si eres de los que prepara la ropa de toda la semana con antelación y quieres tenerla a la vista y a mano sin ocupar espacio disponible.  

Estantes de pared con libros en el espacio situado sobre las ventanas de un dormitorio azul.

4. Cómo colocar estanterías por encima de las ventanas

Si montas varias baldas o estantes en línea por encima de las ventanas, aprovecharás un espacio muerto y enmarcarás las ventanas con estilo, de una forma súper original. Esto es genial si tienes ventanas sin cortinas o con unas finitas, de tal forma que te ayudarán a reforzar la decoración a la par que ganas espacio con el que no contabas. 

Y si necesitas todavía más espacio de almacenaje, puedes seguir montando baldas hasta enmarcar toda la habitación al completo, rodeándola. ¡Ideal para colocar todos tus libros sin perder espacio útil!  

Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.