Cómo lavar las sábanas y otra ropa de cama para que dure más

Las sábanas y las fundas nórdicas son esas prendas de ropa de hogar que nos encanta que estén siempre perfectas. La sensación de meterte en la cama limpia, estirada, suave, con un olor agradable y con un aspecto de estar como nuevas… ¡no tiene precio!  

Por eso queremos darte algunos sencillos consejos sobre cómo lavar las sábanas para que duren más, así como los cojines, también fundamentales en nuestro lugar de descanso por excelencia. Te hacemos un pequeño spoiler: no por echar más detergente, quedan más limpias… si no todo lo contrario. 

Pero vamos a verlo: ¡sábanas limpias, sueños felices! 

1. Lee bien las instrucciones de lavado: ¡tienen mucho que decirte! 

Muchas veces cortamos las instrucciones de lavado que vienen en nuestras sábanas o fundas nórdicas (u olvidamos que están ahí para ayudarnos), cuando en ellas encontramos en muchas ocasiones la clave de su correcto lavado para que estén perfectas y duren más tiempo.  

Esto, por supuesto, también dependerá del material del que estén hechas, de nuestro tipo de lavadora, detergente y suavizante. Pero lo primero que queremos recomendarte es que busques esa etiqueta y la sigas al pie de la letra, también teniendo en cuenta los siguientes consejos para saber cómo lavar las sábanas.

En esta infografía te explicamos de forma sencilla el significado de los símbolos más habituales en nuestras sábanas y ropa de cama, ¡para que no tengas ninguna duda!

2. Elige el programa adecuado de la lavadora 

Si has leído la etiqueta, verás que tienes una recomendación de temperatura de lavado, algo fundamental para que nuestras sábanas duren más tiempo sin ajarse.  

Lo más normal es que, aunque las sábanas no tengan manchas difíciles que limpiar, se laven a una temperatura de agua caliente, entre 40 y 60ºC. ¿Por qué? Porque así las desinfectas y limpias a la perfección, acabando con todo tipo de ácaros y bacterias que pueda haber en ellas. 

En cuanto al programa, debe ser adecuado al tejido de las sábanas, como por ejemplo el algodón, algo que suele estar indicado en la mayoría de las lavadoras: “algodón 60ºC”.  

Si la composición es de un tejido más delicado que el algodón o, por ejemplo, tienen algún tipo de bordado, deberemos elegir un programa especial como el de prendas delicadas para que no se estropeen y nos duren impolutas mucho más tiempo. 

Por otro lado, para tejidos sintéticos lo más habitual es lavarlos en un ciclo de agua fría o tibia. 

En el siguiente vídeo, te damos algunos consejos para saber qué aspectos debes tener en cuenta a la hora de comprar tus sábanas, porque el material y su mantenimiento son algunos de ellos.

3. Lávalas solas, sin más prendas

Para lavar las sábanas correctamente, es fundamental hacerlo de forma individual. Es decir, sin más prendas en el tambor de la lavadora, ni siquiera varios juegos de sábanas. ¡Mejor de uno en uno! Así nos aseguramos de que queda suficiente espacio en el tambor y que el agua y el detergente se distribuyen correctamente por todas las prendas de cama para una mejor limpieza.  

¿Y cada cuánto tiempo? Una vez a la semana es lo ideal, sobre todo en verano. 

4. ¿Cuánta cantidad de detergente debes echar? 

Muchas personas piensan que cuanto más detergente, mejor, o cuanto más suavizante, más suaves. ¡Pues nada tiene que ver! De hecho, sucede todo lo contrario: excedernos con el detergente consigue que a la lavadora le cueste más de lo que debería el aclarado de las sábanas (bueno, de toda la ropa). Esto puede hacer que la ropa huela mal o que tenga cierta sensación “grasa”. Además de no ser nada favorable para el medio ambiente…  

Normalmente, para una carga de unos 4,5 o 5kg como la que puede ser de nuestras sábanas, bastaría con 50 ml de detergente. Aun así, échale un vistazo a las instrucciones de tu lavadora y usa siempre el tapón medidor del envase. ¡No lo eches a ojo! 

Tampoco recomendamos el uso de lejía para lavar las sábanas habitualmente, porque puede acabar rompiendo los tejidos. Tan solo debes usarla en casos extraordinarios si alguna mancha se te resiste o por si necesitas una desinfección más profunda, pero no te pases con la cantidad.

5. Cómo conseguir que las sábanas se arruguen menos y cómo tenderlas  

Lo más importante para evitar en la medida de lo posible las arrugas en nuestra ropa de cama es sacarlas en cuanto haya acabado el lavado: ¡que pasen el menor tiempo dentro del tambor una vez terminado el ciclo! Así, evitamos que cojan humedad innecesaria y que se arruguen.  

En cuanto a tenderlas, lo mejor si tenemos la posibilidad es secarlas al aire ya que la ventilación evita que adquiera ciertos olores y nos facilita que no se arrugue. Cuélgalas por la mitad lo más estiradas posibles utilizando varias cuerdas perpendiculares y, si puedes, evita las pinzas.  

6. Cómo lavar el relleno y la funda de los cojines de cama 

¡Comenzamos por el relleno de nuestros cojines! Como siempre, mira las indicaciones que encontrarás en la etiqueta. No deberías lavar tus rellenos a más de 60º, pero dependiendo del material podrás hacerlo a más o menos temperatura.

Tampoco recomendamos que utilices lejía y lo ideal es que reduzcas también la cantidad de detergente que usas normalmente, con 1/3 de la medida habitual será suficiente. Nuestros rellenos de cojines puedes meterlos a la secadora, pero mira la etiqueta para saber la temperatura recomendada. 

Y, precisamente en cuanto a la funda, lo más importante es revisar la etiqueta del fabricante y seguir las instrucciones al pie de la letra. Aun así, te recomendamos que si tiene alguna mancha le apliques quitamanchas antes del lavado. Y si es una funda de tejido delicado, mejor a mano y con detergente neutro. 

Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.