Cómo limpiar y desinfectar la casa a fondo: del recibidor al dormitorio

¿Quieres hacer una limpieza profunda de tu casa y no sabes por dónde empezar? Repasamos los puntos clave que debes tener en cuenta para limpiar y desinfectar tu hogar de forma efectiva.

Para conseguir que la limpieza de casa sea eficaz y eliminar los virus y los gérmenes, es necesario tener en cuenta las características de cada estancia para así limpiar todas las zonas correctamente.   
 
Por eso, para ayudarte a conseguirlo, hemos elaborado una guía que se divide en los diferentes espacios de tu hogar, con consejos específicos para cada uno de ellos. De esta forma, no se te pasará por alto ningún elemento clave y conseguirás una desinfección más profunda.  
 
Antes de pasar a cada estancia, en esta infografía tienes una guía rápida donde puedes consultar los consejos básicos de desinfección y limpieza del hogar, para tener tu casa perfecta sin muchos esfuerzos, pero, eso sí, libre de virus. 

El recibidor

La entrada o el recibidor es una parte de la casa a la que no siempre se le presta demasiada atención a la hora de limpiar, por ser un lugar de paso en el que no estamos mucho tiempo. Sin embargo, precisamente por ser el primer lugar que pisamos al llegar de la calle, es importante limpiarlo y desinfectarlo regularmente. ¿A qué elementos hay que prestar atención?  

  • El felpudo: sacúdelo para quitarle el exceso de polvo, aplica un producto desinfectante y límpialo a fondo con un cepillo humedecido específico para fregar, como BORSTAD. Déjalo secar, ¡y listo! 
  • El pomo de la puerta: límpialo a menudo con productos desinfectantes.  
  • Los muebles: límpialos con frecuencia, especialmente las zonas que más utilices como, por ejemplo, el hueco en el que dejas las llaves.  
  • El suelo: barre o aspira y friega el suelo con agua y lejía o algún otro producto desinfectante de forma habitual.  

Si quieres reducir la posibilidad de que los virus o los gérmenes entren en tu hogar, una opción puede ser colocar un mueble zapatero en el recibidor en el que dejes los zapatos al llegar. Este, por supuesto, también es conveniente que lo desinfectes de vez en cuando. También puedes colocar sobre el propio mueble, en una bandejita o cesta, un jabón desinfectante con alcohol.

La cocina

La cocina es una de las partes de la casa que requiere una desinfección más asidua y profunda porque en ella se acumulan bacterias que pueden convertirse en un foco de infección. Pasamos mucho tiempo en esta estancia y en ella manipulamos alimentos, cocinamos y comemos, así que es importante que la limpiemos frecuentemente.

Estos son los pasos clave a tener en cuenta:  

  • Limpia a diario las encimeras y la mesa.  
  • Desinfecta el grifo y el fregadero.  
  • Barre y friega el suelo con lejía.  
  • Evita que queden migas o restos de alimentos. 
  • Prioriza el uso del lavavajillas, ya que desinfecta mejor y ahorras agua. 
  • Limpia los cajones y la despensa regularmente. 
  • Utiliza cajas o cestas para ordenar los alimentos y que se conserven mucho mejor. 
  • Lava a menudo los paños de cocina y los manteles, preferiblemente a 60º. 
  • Desinfecta los estropajos, esponjas o bayetas semanalmente sumergiéndolos en agua con lejía.  

El baño

Junto a la cocina, se trata de la estancia de la casa que más bacterias acumula, así que su limpieza también debe ser frecuente y siempre con productos desinfectantes.  

Uno de los pasos imprescindibles, como imaginarás, es desinfectar el sanitario. Para ello es necesario limpiar de forma profunda con lejía o amoniaco utilizando guantes.  

También es importante que desinfectes el lavabo, el grifo, la ducha o bañera y el suelo con frecuencia. En cuanto a los armarios, procura limpiarlos también de vez en cuando y mantenerlos ordenados.  

Otros elementos que debes tener en cuenta en la limpieza de esta estancia son las toallas y la alfombrilla. Lo ideal es lavarlas con frecuencia, sobre todo la de las manos, a temperaturas de 60º para eliminar cualquier germen o virus que pueda haber en las mismas. Para que duren más tiempo limpias, es importante que cuelgues las toallas para que se sequen entre usos y no se acumule la humedad.

El salón

Llega el turno del salón, una de las zonas favoritas de la casa para muchos. En esta estancia, aparte de limpiar el polvo, barrer y fregar el suelo, hay varios elementos a los que debemos prestar especial atención si queremos desinfectarla adecuadamente.  

  • El sofá: es uno de los lugares más frecuentados y en él se acumulan ácaros y gérmenes. Lo ideal es aspirarlo y limpiarlo con productos específicos de forma frecuente. Si tiene fundas, quítalas y lávalas cada cierto tiempo.  
  • Las alfombras: nos encantan, pero para que luzcan es importante aspirarlas y limpiarlas a menudo. Para hacerlo, sigue las instrucciones del fabricante y utiliza productos específicos para ellas.  
  • Mantas y fundas de cojines: de nuevo, son elementos que utilizamos a diario, por lo que al igual que las toallas, deben lavarse a menudo.  

Aparte de todo esto, no olvides desinfectar otros elementos del salón como el mando, el teléfono, la televisión o cualquier otro aparato electrónico. 

El dormitorio

Finalmente, llegamos al dormitorio. Para limpiar esta estancia en profundidad, es importante que, además de limpiar el polvo de los muebles y mantener el suelo limpio, nos centremos en un elemento principal: la cama. Repasamos los pasos principales a seguir: 

  1. Airea la cama todas las mañanas. 
  2. Cambia las sábanas semanalmente. 
  3. Lava de vez en cuando las fundas protectoras del colchón, de las almohadas y de los cojines.  

Tampoco te olvides de limpiar los armarios en profundidad y retirar las prendas que ya no uses cada cierto tiempo. Si, como en el salón, también tienes alfombras, límpialas con productos específicos para que no se acumule la suciedad. 

Por último, además de la limpieza, es primordial que mantengas el dormitorio lo más ordenado posible para favorecer tu descanso. No te pierdas este vídeo en el que te contamos cómo conseguirlo en tiempo récord. 

Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.