Saltar
Saltar a la lista de productos
Recibe tus accesorios en casa a partir de 48 horas laborables, desde 4€

Sartenes

¿Salchichas con tomate? ¿Espárragos fritos? Cuando te hayas decidido, puedes empezar a cocinar con una buena sartén (y al precio que te gusta). Puedes elegir entre distintos tamaños y materiales como el hierro fundido grueso para calentar de forma homogénea o el aluminio, que es ligero incluso cuando está lleno de comida.

¿No consigues decidirte por ninguna?
Mira nuestros consejos para que elijas la sartén que mejor se adapta a ti.

Para cocinar sabrosos platos, necesitas buenas herramientas. Y el estado de las ollas o sartenes puede fácilmente mejorar o estropear un plato.

¿Estás buscando sartenes de inducción para tu placa? ¡No te preocupes! ¿Necesitas una sartén antiadherente para evitar quemar tu plato estrella? De acuerdo. ¿Quieres un sartén de hierro fundido para usarla tanto en los fogones como en el horno y conseguir el asado estrella de los domingos? Hecho.

No importa lo que quieras comprar, tenemos todo lo que necesitas para freír, cocer al vapor, saltear, sellar y todo lo que quieras.

Una sartén con un plan

Cazo, sartén, sartén para saltear, wok, sartén para freír, parrilla, etc. La lista sigue. Puede ser difícil saber qué utensilio elegir y cuándo utilizarlo. Deja que te orientemos por el mundo de las sartenes y te contaremos cuáles son las cuatro más utilizadas.

La sartén clásica

Este es el utensilio clásico que casi todo el mundo tiene en su casa. Puedes usarla para freír, dorar, calentar o lo que necesites. Tiene una base ancha para distribuir el calor uniformemente, por lo que los alimentos no se quemarán ni se pegarán. Es imposible no acertar con una sartén.

La sartén para saltear

Saltear proviene de la palabra francesa "sauté", que significa "saltear" o "sofreír". Para saltear la comida, la echas a la sartén a elevada temperatura, con una pequeña cantidad de aceite o grasa. La idea es que los alimentos se "rehoguen" sin que se empiecen a freír o cocer. Para ello, necesitas una sartén con laterales ligeramente más altos que una sartén normal. De esta manera, te asegurarás de que los alimentos no terminen por toda la cocina. Y esa es la sartén para saltear.

El wok moderno

Para conseguir la textura perfecta de los fideos wok y las verduras, necesitas poder sellar y mezclar los alimentos. La mueves una y otra vez sin que el calor se extienda por toda la sartén ni los alimentos se caigan por el lateral. Un wok está diseñado para eso precisamente. La anchura, así como los laterales altos e inclinados, concentran el calor en la base. Esto también ayuda a que los alimentos se queden en el wok y no terminen por toda la cocina.

La parrilla tradicional

Si lo que quieres es conseguir ese perfecto plato de carne y ese sabor a la brasa y las marcas tan características, una parrilla es ideal para ti. La superficie plana y la base estriada garantizan que el exceso de grasa y jugos fluya hacia los bordes de la parrilla. Si compras una con boquillas, la parrilla no se llenará de jugo. Así tendrás la seguridad de que ese preciado filete bien cortado no se cocerá por accidente. Aunque debes tener en cuenta lo siguiente: Estas parrillas se calientan bastante, así que asegúrate de utilizar guantes de horno y salvamanteles mientras perfeccionas tus habilidades culinarias.