Saltar

Cómo reciclar y no desperdiciar comida para ahorrar y ser más sostenible

Consejos para reciclar en casa

1) La regla de las 3 erres

¿Conoces las “3 erres”? Son esas reglas que conforman un modo de vida sostenible: reciclar, reutilizar y reducir. Reciclar todos nuestros envases, vidrios, plásticos y desechos orgánicos. Reutilizar las bolsas de tela, los botes y los alimentos, en la medida de lo posible. Reducir la cantidad de basura que generamos optando por comida cuyo envasado se haya realizado de una forma más sostenible y eficiente. Pero además de cuidar el planeta, aplicar las 3 erres a diario, también te supondrá un ahorro de dinero importante para tu bolsillo.

    2) Trucos para reciclar correctamente

    Todos y todas podemos reciclar y reducir los residuos tanto en los hogares como en las grandes empresas. Y lo podemos hacer de muchas formas: un cubo para cada tipo de basura o un separador para un solo cubo, etiquetando los tipos de desechos para tenerlos identificados y no confundirnos, reutilizando las bolsas de tela o los frascos de cristal.

    Aquí tienes más ideas fáciles para reciclar en casa

    3) Soluciones de reciclaje para cada hogar

    ¡Sabemos que hay tantas formas de reciclar como personas y tipos de cocinas! Por eso hemos creado un sistema modular que se puede personalizar, ocupa poco espacio y te ayuda a separar los residuos de una forma que te resulte práctica. Los cubos son muy fáciles de transportar, y gracias a las tapas los malos olores no se escapan.

    Ver todos los productos de la serie HÅLLBAR


    Cómo evitar el desperdicio de comida

    Reducir la cantidad de comida que tiramos a la basura es fundamental. Según la FAO, cerca de un tercio de los alimentos cosechados en el mundo se desperdician, esto quiere decir que se tiran 1.300 millones de toneladas de alimentos al año. Muchas veces creemos erróneamente que no nos queda más remedio, pero hay muchas cosas que podemos hacer, muchas rutinas que debemos interiorizar, hasta que veamos cómo las sobras que acaban en la basura disminuyen considerablemente. Es cuestión de cambiar el chip y de seguir algunas rutinas como estas:

    1) Frascos herméticos

    Solemos comer lo que vemos. En cuanto llegues del supermercado, guarda los cereales, la pasta y el resto de los alimentos secos en recipientes marcos o transparentes para facilitar la elección de los menús.

    Ver todos los botes IKEA 365+

    2) Haz conservas y encurtidos

    Nuestros recipientes de la gama KORKEN están hechos con un mínimo de un 40% de vidrio reciclado y son ideales para guardar las conservas, mermeladas y encurtidos que hagas en casa.

    Ver todos los botes KORKEN

    3) Cocina y ahorra

    Las sobras están muy bien, ¿pero quién quiere cenar lentejas cinco días seguidos? Prepara la comida de toda la semana y guarda las sobras en el congelador para más adelante.

    Ver todos los recipientes para alimentos IKEA 365+

    «
    Nosotros queremos predicar con el ejemplo, por eso, para evitar los desperdicios de alimentos en las tiendas IKEA, hemos puesto en marcha una iniciativa para reducir un 50% el desperdicio de alimentos antes de 2020. ¿Y cómo lo lograremos? Con la instalación de básculas inteligentes en todas las tiendas para cuantificar y registrar el origen de los desperdicios de alimentos que nosotros producimos.
    »


    Por qué es importante reciclar pilas

    Surtido de pilas recargables de diferentes tamaños encima de un escritorio.

    Otra opción es que optes por las pilas recargables, una alternativa más sostenible a las pilas desechables: ¡reducirás el consumo y desecharás menos!

    Y es que se pueden cargar hasta 1.500 veces y las hay de distinta capacidad energética para que elijas la más adecuada para cada dispositivo. Por ejemplo, el flash de una cámara consume mucha energía en un instante, mientras que el ratón de un ordenador tiene un menor consumo, pero durante un tiempo más prolongado. Por eso si usas las pilas adecuadas evitarás recargarlas tan a menudo.

    Una vez las pilas acaben su vida útil, por favor, acuérdate de llevarlas a un punto limpio que podrás encontrar en muchas tiendas de tu ciudad. No las tires jamás a la basura, pues son altamente contaminantes.

      Las pilas son productos cotidianos en nuestra casa, pero ¿sabías que son muy contaminantes? Entre sus componentes se encuentra el mercurio o el plomo, además de otros metales y sustancias químicas. En muchos hogares las pilas acaban en los contenedores de residuos orgánicos, sin embargo, esta práctica es muy perjudicial para el planeta y para nuestra salud.

      Teniendo en cuenta su peligrosidad, recuerda que debes tirar las pilas en contenedores dedicados exclusivamente a este uso. Los encontrarás en algunos establecimientos de tu barrio, supermercados o en las marquesinas de los autobuses.


      «
      ¡El planeta es el hogar de todos y es nuestra responsabilidad cuidarlo!
      »