Saltar

Cómo decorar un salón con zona de juegos para niños

No es necesario renunciar al estilo para crear un salón comedor donde toda la familia pueda emplear tiempo juntos y también poder disfrutar de tiempo propio. Inspírate en este espacio y toma nota de nuestros consejos para decorar un salón con zona de juegos para niños.

1. Elige la zona de juegos para los niños

Tanto si vas a planficar el diseño de un salón desde el principio o ya tienes uno y quieres crear una zona de juegos para los niños, te recomendamos que primero busques las prioridades del espacio. Es decir, primero coloca la zona del sofá, del comedor y la zona de almacenaje. Luego descubrirás qué rincones puedes aprovechar para que los más pequeños jueguen. En segundo lugar y, dependiendo del espacio disponible, opta por llenar esa zona de muebles especialmente diseñados para los más pequeños, por seguridad y por tamaño. Por ejemplo, puedes colocar algún sillón para niños, para sus lecturas, unas cajas para sus juguetes y una colchoneta o una alfombra de juegos para que pueda jugar en el suelo sin hacerse daño.

2. Crea un rincón acogedor y flexible

Con un sofá modular, puedes crear un lugar acogedor para cuando quieras estar solo. Cuando tengas ganas de socializar de nuevo, simplemente, vuelve a colocar las secciones. Prueba a poner los muebles cerca de ventanas abiertas, la luz del sol y la naturaleza tienen un efecto calmante. A tus hijos también les encantará este lugar para leer sus cuentos o escuchar música.

3. Crea una estancia donde todos tengan su lugar

Como te decíamos si utilizas muebles de tamaño infantil, todos se sentirán incluidos. Si se sientan en su propio sillón clásico, los más pequeños se sentirán como si fueran mayores. También tenlo presente en el área del comedor, colocando sillas especialmente para ellos.

4. Decorad en familia

Deja que tus hijos dejen su huella en los espacios compartidos. Por ejemplo, eligiendo su propia silla de comedor o algunos cojines. No tengas miedo de mezclar distintos estilos y materiales, desde una silla alta para niños a una silla de adulto clásica, ya que la mezcla aportará carácter. También puedes usar sus dibujos para encuadrarlos en algunos marcos o para crear un rincón creativo en la pared.

5. Combina los distintos tipos de almacenaje

Guardar tus cosas debería ser tan fácil como sacarlas. Para que esto sea así, utiliza múltiples opciones de almacenaje personalizadas en tu casa, también para los peques. Puedes combinar fácilmente distintos estilos y tamaños en función de tus necesidades. Por ejemplo, en el salón, todo el mundo tiene su lugar de almacenaje a la altura correcta, con los juguetes de los niños en la parte inferior y los libros y revistas de los adultos más arriba.

En el siguiente vídeo te dejamos algunas ideas de almacenaje de juguetes para salones que quizás te ayuden con la organización de tu espacio.

    Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.