Saltar

10 ideas para aprovechar la Semana Santa en casa

¿No sabes qué hacer en Pascua? Echa un vistazo a esta lista de planes para sacarle el máximo partido y aprovechar cada minuto de estos días festivos desde nada más y nada menos que tu propio hogar. Solo o en familia, inspírate con estas ideas para pasar la Semana Santa en casa.

¡Anota tus favoritas!

1. Manualidades de Pascua

Empezamos con un plan divertido y muy entretenido para los peques de la casa. Y es que, si algo caracteriza a esta época del año es la explosión de colores, así que, nada como una tarde de manualidades y dibujos para pasarlo en grande. ¡Los adultos también pueden participar!

Una idea original puede ser dibujar, pintar y recortar unos huevos de Pascua para decorar la casa. Cada uno puede crear el suyo propio y colocarlo en el lugar que más le guste de toda la casa. Por ejemplo, podéis pegarle por detrás un palito (hecho con un trocito de cartón e, incluso, con el palo de un polo que os hayáis comido previamente) y clavarlo en una maceta para decorar las plantas. ¡Quedarán preciosas y muy festivas

¿Otra idea más? ¡Estupendo! ¿Por qué no pintáis directamente la cáscara de algunos huevos? Podéis hacerlo de muchas formas diferentes como, por ejemplo, con espráis especiales, rotuladores o pintura acrílica.

2. Cocinar platos típicos de Semana Santa

Si hay una forma perfecta de pasar la Semana Santa en casa esa es, sin duda, disfrutando de la buena cocina casera. Aprovecha estos días para cocinar sin estrés ni horarios y deléitate con los platos más típicos de Semana Santa.

En esta época, lo más popular son las recetas de postres o dulces tradicionales como unas ricas torrijas, unos buñuelos esponjosos o unos deliciosos pestiños… Lo sabemos, se te está haciendo la boca agua, ¿verdad?

Aunque te vayas a dar un pequeño caprichito con el dulce, lo que queremos es que estos días de más libertad tengas la oportunidad de comer mejor y más tranquilamente. Así que, abre el recetario y llénate de homenajes gastronómicos sin renunciar a comer de una forma saludable.

3. Pícnic en la terraza

¿Tienes una terraza u otro espacio al exterior? ¡Sácale todo el partido! La primavera, entre otras cosas, nos permite poder disfrutar de esos días en los que el sol está resplandeciente pero no llega a ser molesto. Así que, ¿qué mejor que salir al balcón o a la terraza y montar un pequeño pícnic?

Si te gusta esta idea, te recomendamos que acondiciones primero el espacio un poquito, así que a decorar la terraza se ha dicho. Haz una buena limpieza para quitar todo el polvo y la suciedad y añade los complementos necesarios: una mesita plegable, unos cojines para sentarse o tumbarse en el suelo… ¡lo que sea! Una vez listo, ya estará perfecto para disfrutar de un día diferente al aire libre, pero con toda la comodidad que te ofrece tu casa.

¿No tienes un espacio para poder hacer un pícnic o, sencillamente, no hace buen tiempo? Nos encanta la creatividad y, por eso, no descartamos la idea de montar un pícnic de interior. Para darle un aire diferente, despeja el salón y añade unos cuantos accesorios, sobre todo, textiles. Unos cojines por aquí, unas mantas por allá y… ¡voilà! Ya tenemos pícnic.

4. Actividades en familia

Ya hemos hablado un poco de algunas manualidades para disfrutar del tiempo libre esta Semana Santa, pero ¿qué tal si te proponemos ahora un juego para complementar esa idea? Eso sí, siempre siguiendo una temática. Que se note que estamos de vacaciones.

El juego del que te queremos hablar se llama 'En busca del huevo de Pascua' y, como su nombre bien indica, se trata de esconder y buscar por toda la casa un huevo de Pascua. Podéis jugar de muchas formas, pero nuestra propuesta es la siguiente:

Dibujar de forma sencilla un plano de la casa como si fuera un mapa del tesoro y diseñad una ruta que os lleve de habitación a habitación hasta encontrar el huevo de Pascua. Podéis poner pruebas y retos entre medias , como una adivinanza, para que el juego dure un poquito más y la aventura sea más entretenida . La gran recompensa puede ser cualquier cosa que guste a los peques, pero en este caso, nosotros hemos optado por una bolsita llena de deliciosos huevos de chocolate. ¡Lo pasaréis en grande!

5. Ronda de juegos de mesa

Nunca se es demasiado mayor para disfrutar de una buena tarde de juegos de mesa. Y es que hay juegos para todos los gustos y edades. Algunos más dinámicos, otros más tradicionales, y eso hace que siempre encontremos uno con el que podamos estar horas y horas entre amigos o familiares disfrutando de un rato divertido juntos. Por eso, no queremos dejar pasar esta ocasión para recomendarte que dejes de lado por un rato la tecnología y recurras a estos juegos tan entretenidos. ¿Te animas?

6. Tachar la lista de ‘cosas pendientes’

Puede que no sea el plan más divertido del mundo para una Semana Santa en casa, pero piensa que estos días libres nos ofrecen una oportunidad perfecta para tachar esas tareas pendientes que siempre quedan por hacer y nunca encontramos el momento. Además, aunque tengas que dedicar un rato a estas, después sentirás una gran satisfacción porque no hay nada mejor que no tener nada en el tintero y encontrar paz mental.

¿Qué cosas pueden formar parte de esa lista famosa de “cosas que quiero hacer y nunca me decido”? Lo primero que se nos viene a la cabeza es, por ejemplo, todo lo que tenga que ver con las grandes limpiezas, esas que hacemos más a la larga y que son tan necesarias, o por otra parte, tareas de organización como estanterías, el cajón o el armario de los táperes… Pero no todo tiene que ver con tareas de orden y limpieza, seguro que tienes pendiente actividades más entretenidas como completar ese álbum de fotos que quieres hacerte o revisar los documentos del ordenador y clasificarlos.

7. Cambio de armario

Sabemos que el dicho de 'hasta el cuarenta de mayo, no te quites el sayo' es bastante sabio en lo que a nuestra ropa se refiere. No obstante, sí que podemos empezar a quitar las prendas más gruesas del pleno invierno y sacar aquellas que popularmente conocemos como de entretiempo.

Por eso, esta idea está pensada un poco con el propósito de la anterior, ordenar aquellas cosas que sabemos que tarde o temprano tendremos que hacer. Si empiezas con una pequeña transición estacional en tu armario, el volumen de ese trabajo de lavar y guardar las prendas no será tan intenso y verás con más claridad qué ropa tienes para esta temporada.

¡Recuerda! No guardes todavía las mantas o las manguitas largas más finas . Aún quedan días por delante con fresquito.

8. Practicar algo de deporte

Las buenas costumbres no hay que perderlas y, por eso, barajamos como propuesta un poquito de deporte en casa, especialmente si en tu rutina diaria no tienes mucho tiempo para practicarlo.

No hace falta que tengas un gran equipamiento, este año lo hemos demostrado de sobra, así que, con acondicionar un poco el salón despejando los muebles será más que suficiente. ¿Tienes una terraza? ¡Mucho mejor!

Como recomendación especial, te sugerimos que no te marques unas series muy complejas o largas y menos si no tienes costumbre. Adapta los ejercicios a tu nivel y concéntralos en unos 20-30 minutos de deporte total. Con muy poquito puedes sentirte muy bien, créenos. Además, la ducha de recompensa es súper satisfactoria.

9. Momento spa en casa

Y hablando de duchas… ¿Qué tal si después de nuestra rutina de ejercicios convertimos el momento de la ducha en una sesión de autocuidado?

Puedes ponerte de fondo un poquito de música relajante y hacer ese ratito mucho más especial. Eso no significa que debamos estar infinitamente debajo del chorro de agua, recuerda que hay que utilizar el agua de forma responsable. No obstante, puedes cuidar ciertos detalles previos y post ducha, como el de la música ambiente, ponerte una mascarilla especial para el pelo, incluso algún tratamiento facial.

10. No hacer nada

¿No hacer nada como plan de Semana Santa? Lo vemos maravilloso. No nos malinterpretes, no queremos que estés todos los días tirado en el sofá, pero sí que creemos que es totalmente lícito concederte un día de libertad absoluta. Y es que los descansos son también muy importantes.

De hecho, no debemos sentirnos culpables por no tener esa energía para hacer cosas a todas horas. En ocasiones, es mejor que nos demos un día, una tarde, o unas horas para no hacer muchas cosas o por lo menos no planificar hacerlas.

¿Qué te ha parecido? Esperamos que estas ideas te sirvan para disfrutar de una Semana Santa en casa de lo más agradable. Si quieres más ideas, no te pierdas esta selección especial de artículos repletos de planes diferentes para hacer estas Pascuas.

Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y los cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.