Saltar

Ideas para organizar el vestíbulo para el verano

Nos encanta hacer cosas al aire libre, y más en verano, pero lo que no nos gusta tanto es regresar a casa e invadir todo con restos de tierra de los zapatos, arena que se ha quedado en la ropa y en los juguetes, e incluso de agua. ¡No te preocupes! Tu vestíbulo se va a convertir en el aliado perfecto tanto para evitar que la suciedad se cuele por toda la casa como para organizar todos los trastos. ¿Quieres ver cómo? ¡Apunta estas ideas!

Un vestíbulo para la casa de la playa

Que seamos unos enamorados de la playa no quiere decir que nos guste transportarla directamente a casa y tenerlo todo lleno de arena. Una forma de evitarlo es teniendo un pequeño lugar para cambiarnos nada más llegar a casa. Para eso, puede venirte de perlas un perchero de pared en el que dejarte una muda de repuesto colgada. No hace falta que te compliques mucho, tan solo déjate preparado algo cómodo y ligero para que en el trayecto hacia la ducha no dejes todo un rastro de arena y agua salada por la casa.

Un banquito te resultará muy útil también como espacio para sentarte y cambiarte cómodamente, así como lugar de almacenaje extra para todas tus cosas. Puedes colocar unas cajas transparentes para guardar todos los objetos, como gafas de buceo, juguetes, etc; y reservar otra vacía para dejar los bañadores mojados y las chanclas. Así te lo llevarás todo directamente al cuarto de lavar ¡sin peligro de fugas!

Coloca, además, unas toallas de repuesto para la próxima escapada a la playa y una cajita o bolsita con todos los protectores solares para que nunca se te olvide nada antes de salir de casa.

Un vestíbulo para aventuras al aire libre

Aunque vivas en la ciudad o sustituyas la playa por la montaña, corres el riesgo de que tu casa parezca una jungla y se llene de la suciedad del exterior. La clave de este vestíbulo pensado para una persona aficionada a las actividades en plena naturaleza, por ejemplo, son los percheros para colgar las chaquetas, los bolsos y los sombreros, así como una amplia estantería en la que organizar los objetos más grandes, como la esterilla o la cuerda, hasta los prismáticos. ¡Ah! Y para los objetos más pequeños, como antes, nunca está de más clasificarlos en unas cajas para tenerlos siempre a mano y que no den ese aspecto desorganizado.

Tan solo un consejo más: coloca un felpudo o una alfombrilla de zapatos para el calzado sucio, como por ejemplo las botas de agua, y así no dejarás huellas de barro o tierra por toda la casa.

Un vestíbulo para el material de deporte

La práctica de cualquier deporte (fútbol, rugby, etc.) implica llegar a casa con una gran cantidad de cosas sucias. La solución, en este caso, ha sido tener un organizador de pared para poner las baldas y los cestos como queramos. En este ejemplo, hemos utilizado nuestro sistema de almacenaje BOAXEL. ¿Qué te parece?

La zona de arriba la hemos reservado para los cascos y accesorios de la cabeza, de tal forma que nos quitamos de encima algunos de los complementos que más abultan y más problemas dan para guardar. El centro quedaría dividido para las prendas más grandes, como las camisetas, y esos objetos que no queremos que se nos olviden, como los guantes. Y, por último, la zona de abajo está reservada para prendas u objetos que queramos airear y guardar, como las zapatillas o los balones y las pelotas que hemos metido en cestos de rejilla semitransparentes.

¿Y dónde guardamos las raquetas o los bates? Nosotros te proponemos agruparlo todo en un cubo e incluso, si no tienes ya más espacio, aprovechar la pared y colgarlo, como hemos hecho con las raquetas de bádminton. Será mucho más fácil limpiarlo todo si siempre destinamos cada cosa a un único lugar.

¿Te han gustado estas ideas? Sigue inspirándote y anotando ideas sobre organización y limpieza del hogar con estos artículos:

Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.