Saltar

7 ideas sencillas para ordenar el salón y mantenerlo siempre organizado

¿Tu salón necesita orden y no sabes por dónde empezar? ¡Aquí estamos para ayudarte! Hemos preparado una selección de ideas para ordenar el salón con las que conseguirás mantenerlo siempre a punto y estar a gusto en este espacio tan importante del hogar. Como verás, la clave se esconde en las soluciones de almacenaje prácticas y versátiles.

No importa si tu salón es grande o pequeño, estas ideas de orden basadas en el almacenaje inteligente te ayudarán a disfrutar de un espacio despejado, agradable y con todo lo que realmente necesites a tu alcance. Olvídate de dedicar varias horas a la semana a ordenar el desastre de los días anteriores y limítate a encontrar un lugar para cada cosa. ¡Vamos allá!

1. Aprovecha el espacio libre bajo el sofá

Como decíamos, no se trata de tener un salón gigante con mil armarios, sino de aprovechar bien el espacio del que disponemos. Y uno de ellos puede ser el que está bajo el sofá, que normalmente olvidamos por completo, ¿verdad?

Nuestra propuesta es que coloques bolsas o cajas diseñadas para esta zona (según las medidas también pueden valer las de la cama) y que guardes en ellas lo que quieras tener cerca, pero no a la vista. Como por ejemplo: mantas extra, cojines o fundas de sofá. Si hay peques en casa, también puedes utilizarlo para guardar algunos de sus juguetes y así evitar que estén de un lado a otro del salón.

La bolsa que ves en la foto está especialmente diseñada para ese diván, por lo que incluso es posible colocarla como un almohadón más. Pero, por supuesto, tenemos muchas otras opciones que se pueden adaptar al tuyo, así que solo es cuestión de que eches un vistazo y ganes un espacio de almacenamiento que valorarás mucho en el día a día.

2. Apuesta por una mesa de centro con almacenaje

Otra buena forma de ampliar el espacio del que disponemos para tener organizado el salón puede ser hacerte con una mesa de centro con almacenaje. Si además tiene ruedas y es portátil, mucho mejor, ya que podrás moverla según tus necesidades y te dará mucho más juego.

La que te proponemos de la colección RÅVAROR aunque es pequeña, tiene bastante capacidad y puede serte muy útil para guardar revistas, libros o cualquier otro elemento que quieras tener cerca cuando te sientes o tumbes en el sofá. Una vez que hayas terminado de usarlos solo tendrás que devolverlos a su interior y dejar de nuevo todo despejado.

Por supuesto, también puede actuar como mesita auxiliar si ya tienes una de centro. La puedes colocar al lado del sofá o en cualquier otro rinconcito que tengas libre.

3. Guarda toda la tecnología en un mismo lugar

Auriculares, mandos, discos duros, usb... Si hay algo que cada vez está más presente en todos los salones es la tecnología y, con ella, miles de cables que hacen que el espacio parezca mucho menos ordenado, ¿verdad? Por no hablar del tiempo que perdemos desenredando cables por guardarlos de cualquier manera.

Por eso, nuestro consejo es que busques un lugar específico del salón en el que guardarlos siempre que no los estés utilizando. Puede ser una caja como la que te mostramos a la que añadas una bandeja con compartimentos para que todo esté perfectamente colocados, sin enredos que puedan estropear tus aparatos.

Por supuesto, el tamaño de esta dependerá del número de personas que seáis en casa y los accesorios que necesitéis guardar.

4. Saca partido a las paredes del salón

¿Sigues necesitando más espacio? Entonces, esta idea es para ti. Las paredes del salón pueden convertirse en tus aliadas para tenerlo todo perfectamente ordenado y en su lugar.

Para ello solo necesitarás colocar algunos ganchos en una pared que tengas libre. Estos te permitirán colgar desde prendas como chaquetas o batas que te quites mientras estés en el salón hasta bolsas de tela en las que guardar textiles como mantas u otros accesorios.

También puedes aprovecharla para poner un foco de pared o lámpara de lectura cerca del sofá o del sillón si no dispones de una mesilla o espacio suficiente para una de pie o, simplemente, quieres que la estancia se vea más despejada.

5. Estanterías móviles que se adaptan a cada momento

Uno de los principales problemas de orden en el salón es que solemos llevar las cosas de un lado para otro por separado, por lo que luego es más complicado devolverlas todas a su lugar.

Por ello, una buena alternativa puede ser contar con una estantería con ruedas que te permita llevar las cosas a la zona que necesites de forma organizada y con la posibilidad de devolverlas a su lugar inicial de una sola vez cuando termines de usarlas.

6. Cestas y cajas para guardar todo lo que necesites

Aparte de las estanterías, también te recomendamos contar con otras soluciones como cestas o cajas para guardar desde textiles hasta libros o, incluso, documentos si tienes una zona del salón destinada al trabajo.

En IKEA contamos con opciones que, además de prácticas, tienen un diseño que contribuye a la decoración del espacio, así que tendrás un salón ordenado y bonito.

7. Alternativas flexibles también en el comedor

Por último, ¿en tu salón tienes zona de comedor pero el espacio es bastante reducido? Entonces, te aconsejamos que optes por soluciones que te permitan "desmontarlo" una vez hayas terminado de comer o de cenar para tenerlo más ordenado y ganar espacio.

Una buena opción pueden ser las sillas plegables, que podrás guardar fácilmente o, incluso, colgarlas en la pared con ganchos como explicábamos en el punto cuatro. Si tienes una ventana cerca con poyete, también puedes utilizarla a modo de banco.

Respecto a la mesa, puedes pegarla a la pared y que se convierta en un escritorio para el ordenador el resto del tiempo. ¿Qué te parece?

Desde aquí esperamos que estas ideas te sean útiles y consigas ese salón ordenado que todos merecemos, en el que pasar momentos relajantes y de desconexión. Y, por si te has quedado con ganas de más, te dejamos una selección de artículos sobre orden del hogar que pueden interesarte.

Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.