Saltar

Ideas ingeniosas para aprovechar espacios reducidos

Kaoli y Shige viven con su hijo Tokiwa en una casita de 25 m2. Un pequeño hogar al que, sin embargo, han sabido sacar mucho partido gracias a la buena organización, el uso predominante del blanco y soluciones de almacenaje inteligente. Inspírate en estas ideas para aprovechar espacios reducidos.

La casa de Kaoli y Shige se diseñó con un concepto sencillo en mente: ser tan blanca y natural como fuera posible, como el crisantemo matricaria blanco, del que recibe su nombre. «Nunca dimos de lado este concepto», afirma Kaoli. «Antes de comprar nada, siempre pensábamos ‘¿encajará?’». Así, han conseguido una casa con mucha luz que, a pesar de tener unas medidas bastante reducidas, da sensación de amplitud. «Gracias al predominio del blanco, es un espacio muy luminoso», afirma Kaoli. «Así, transmite una sensación de tranquilidad y parece más espacioso de lo que realmente es».

Planificación del espacio

La isla de cocina es el centro de su vida en la casa; ahí es donde Kaoli da clases de cocina con Tokiwa y los tres comen, desayunan y cenan juntos, en la zona de la barra. Esta, además, actúa como separación entre el salón y la cocina, sin delimitar el espacio y hacerlo más pequeño, como sí pasaría con las paredes. Además, permite que puedan recibir a invitados de forma más cómoda, ya que el espacio total en el que estar juntos es mayor que si las estancias estuvieran divididas por paredes.

Respecto al resto de la casa, Kaoli y Shige duermen en un pequeño desván en la parte superior al que acceden por una escalera, el lavabo se comunica con su pequeña cocina y alrededor de la mesa de centro es donde se reúnen para jugar. De esta forma, han conseguido tener la mayor parte de lo que necesitan en un apartamento de tamaño reducido.

Almacenaje inteligentemente camuflado

Entre tanto blanco, hay un montón de ideas de almacenaje casi imperceptibles, desde soluciones sencillas, como colgar las toallas en la parte trasera de las puertas con ganchos o los paños de cocina en los tiradores de los armarios, hasta guardar las verduras en cestas que cuelgan del techo y usar estanterías abiertas en la pared. «Me encantan las estanterías; son perfectas para mis cosas del café».

El armario del baño con espejo refleja la luz, de manera que el espacio parece más amplio, y la zona situada debajo del lavabo es ideal para guardar los productos de limpieza. «Los botes y paquetes en Japón pueden ser un poco escandalosos, así que ponemos los productos domésticos en botes y tarros más sencillos, para mantener la armonía con el resto del espacio», explica Kaoli.

Como ves, son ideas de almacenaje muy sencillas y económicas, que les permiten aprovechar mucho mejor el espacio que tienen.

Muebles multifuncionales

En la casa de Kaoli, los muebles tienen más de una función. En la mesa de centro juegan a las cartas, comen con amigos y ven películas en el portátil. Y para tener más espacio en el que sentarse, aparte del sofá, cuentan con un banco de almacenaje cubierto con una manta como asiento adicional. «Muchas veces vienen otros niños a jugar, pero también nos encanta pasar tiempo tranquilos en familia, solo nosotros tres».

Como no disponen de mucho espacio para una gran estantería, han aprovechado un pequeño hueco libre en la pared del recibidor, para colocar tres baldas pequeñas en las que colocar algunos de sus libros.

Ni un centímetro desperdiciado

«Todo tiene su espacio y lugar en nuestra casa», afirma Kaoli. Por ello, cada cosa, además de estar hecha con materiales naturales, también debe encajar exactamente en el espacio del que disponen. Un ejemplo de esto es el armario de madera; les gustaba por su simplicidad y tamaño, pero no era blanco, así que Kaoli lo pintó y le colocó cajas de almacenaje de ratán encima para aprovechar el espacio superior. Con esta solución tan fácil y barata, han conseguido una zona de almacenaje extra para guardar ropa o accesorios que no utilizan a diario.

En lo que respecta a la ropa, tienen la regla de que solo compran aquella que vaya a caber en el armario. «Gracias al almacenaje organizado, nunca nos quedamos sin nada y tampoco compramos más de lo que necesitamos». De esta forma, consiguen que su consumo sea mucho más responsable y sostenible para el medioambiente y para su economía familiar.

«
Tenemos que usar nuestro espacio de manera eficiente, así que siempre llevo una libreta con las medidas de nuestro apartamento para saber si un mueble cabrá o no.
»

Kaoli

En el dormitorio tampoco han desaprovechado ningún rincón. De hecho, en el poco espacio que les sobra, aparte de la cama, han colocado unas estanterías que encajan a la perfección para guardar el resto de sus libros y los discos de música. Además, han colocado otro banco con almacenaje como en el salón, que antes era de madera, pero ahora lo han pintado de blanco para que mantenga la estética de la casa.

«Cada mañana, elijo un disco de las estanterías que hay junto a la cama, según mi estado de ánimo y el tiempo que haga. Mientras preparo el desayuno, me encanta que el sonido de la música me sobrevuele; por eso he colocado los altavoces en alto», explica Kaoli.

«
Nuestra vida está aquí. Cada día comienza con sentimientos felices y termina con tranquilidad. Es un espacio unido por el color y la familia: feliz, natural, puro.
»

Kaoli

¿Qué te ha parecido el hogar de la familia de Kaoli? Seguro que puedes aplicar algunas de sus ideas a tu casa para aprovechar mucho mejor las estancias. No obstante, por si te has quedado con ganas de conocer más trucos de organización del espacio, aquí te dejamos varios artículos que pueden interesarte.

Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.