Saltar

Cómo hacer un huerto urbano en casa

¿Te has planteado alguna vez cultivar tus propios alimentos? Es una forma estupenda de comer saludable y de manera sostenible, pero ¿cómo se hace? Aprende con nosotros todo sobre los huertos urbanos y descubre cómo montar uno en tu propia casa. ¡Anímate!

Como bien indica su nombre, los huertos urbanos son zonas de cultivo propias de las ciudades. Aunque a lo largo de la Historia los motivos por los que se ha popularizado esta forma de cultivar alimentos han sido muy diferentes (guerras, movimientos ecologistas…), los huertos urbanos se han consolidado como una forma estupenda de comer saludable y conocer la procedencia de cada alimento.

Ya tengas una terraza o tan solo una mesa, te mostramos cómo montar un pequeño huerto urbano en casa para que te inicies en este maravilloso mundo.

Todo lo que te aporta un huerto urbano

¿Cuáles son las ventajas de tener un huerto urbano o cultivo de interior en casa? Principalmente, te ayudará a llevar una vida más sana y cuidarte más, incluso puede ser una buena práctica para desconectar del día a día. Plantando tus propios alimentos no solo te aseguras de que consumes productos de calidad y naturales, sino que también ayudas al medio ambiente y a crear un mundo más sostenible. Por el momento no suena nada mal, ¿no?

Y te preguntarás, ¿cuánto espacio necesito para montar una zona de cultivo en casa? Realmente, no necesitas una gran cantidad de espacio, ni siquiera necesitas un jardín, como mucha gente tiende a pensar. Tan solo debes ser hábil a la hora de aprovechar el espacio que tienes pensado y reunir los materiales adecuados para instalar un huerto urbano.

Paso a paso con el huerto urbano de IKEA

En IKEA disponemos de unos pequeños invernaderos y módulos de cultivo con diferentes niveles, perfectos para cualquier huequecillo que tengas por casa. Además, su tamaño los hace perfectos para pequeñas plantaciones como, por ejemplo, plantas aromáticas, lechuga, albahaca, perejil, berro...

Lo primero que debes saber sobre nuestro huerto es que no necesitas tierra. ¿Cómo es posible? Muy sencillo, nosotros nos hemos inspirado en la jardinería hidropónica, una forma de cultivar las plantas que no requiere de tierra, sino lo que se conoce como sustrato de cultivo, que ayuda a la fijación de la semilla y su necesaria nutrición a base de minerales y reserva de agua.

Una vez tenemos clara la teoría, pasemos a la práctica. Para hacer un huerto urbano de IKEA en casa necesitarás:

  • Un módulo de cultivo
  • Un semillero
  • Semillas (las que tu elijas)
  • Agua
  • Sustrato de cultivo


Ahora lleva a cabo los siguientes pasos:

  1. Colocamos dentro del módulo el semillero (solo la base con la tapadera de rejilla)
  2. Con la ayuda de una regadera, lo cubrimos con agua
  3. Por otra parte, rellenamos los agujeros de la tapadera del semillero con el sustrato de cultivo
  4. Colocamos esta tapadera en el módulo con el semillero
  5. Ahora es el momento de colocar las semillas en el interior del sustrato
  6. Coloca el módulo en el lugar que quieras

Si no tienes luz natural o es algo escasa, no te preocupes, puedes seguir cultivando dentro de casa perfectamente. Utiliza luces de cultivo LED, como las VÄXER, que gracias a su espectro especial de tonos azules y rojos ayuda a que tu cultivo crezca en las mejores condiciones. Además, se puede completar con la base múltiple KOPPLA, para conectar más luces de cultivo VÄXER.

Puedes ver lo fácil que es instalarlo en cualquier parte de tu casa y lo bien que queda en el siguiente vídeo de Cómo hacer un huerto urbano en casa en un pispás.

    Si no tienes espacio, monta un huerto urbano vertical

    Como habrás visto en el vídeo también, otra forma de montar un huerto urbano o una zona de cultivo de interior es aprovechando el espacio de las paredes. Tan solo tienes que instalar una barra con ganchos en la que dejar colgadas todas tus plantas y herramientas.

    Es súper cómodo porque al tener los ganchos puedes cuidar las plantas de una forma sencilla y trasplantarlas o cambiar los maceteros sin problemas. Además, es innegable el hecho de que le dan un toque decorativo al espacio muy atractivo y original.

    Y, ¡listo! Empieza a cultivar tus propios alimentos y disfruta de todo el sabor de la comida natural. Si te ha gustado esta idea y quieres seguir inspirándote, no te pierdas los siguientes artículos:

    Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.