Saltar

Cómo guardar la ropa de verano: consejos y trucos

Cuando cerramos la temporada de verano y damos la bienvenida al frío, nos encontramos con dos cambios que no suelen hacernos mucha gracia: el de hora y el de armario. Contra el primero no podemos hacer nada, pero para el segundo tenemos estos consejos para saber cómo guardar la ropa de verano. Y es que, estamos seguros de que cuando llegue la próxima temporada de calor, querrás volver a encontrarte todo en las mejores condiciones. ¡Vamos a por ello!

Dónde guardar la ropa de otra temporada

En primer lugar, debes comenzar sabiendo algo básico: ¡no todos los sitios valen para guardar la ropa durante tantos meses! Piénsalo: no es lo mismo guardarla bajo la cama, que en una buhardilla en la que hay mucha más humedad, por ejemplo. Pero vamos “al lío” con consejos prácticos para ver dónde guardar la ropa de verano:

  • Las prendas de ropa se conservan mejor en lugares sin humedad y con una temperatura constante, así que intenta guardarlas siempre dentro de casa en vez de en el sótano o la buhardilla.
  • Debes lavarlas y esperar a que estén totalmente secas antes de doblarlas
  • Guárdalas en cajas transpirables (si son de tela, mejor aún, ya que transpiran mucho mejor que las de cartón).
  • Si no tienes mucho espacio, opta por las bolsas al vacío.
  • Clasifica la ropa por tipo de prenda, es decir, si pones todos los pantalones, las camisas o los zapatos juntos, tardarás menos en encontrarlos cuando los necesites.

Consejos para guardar vestidos y trajes delicados

Si tienes espacio suficiente en el armario, te recomendamos que los vestidos y/o trajes más delicados (como los de lino, entre otros tejidos) los dejes colgados en el armario en vez de doblarlos y meterlos en cajas.

Además, lo mejor es meterlos dentro de fundas para ropa o debajo de abrigos limpios. Para protegerlos de las rozaduras, cuélgalos en perchas de madera o de tela y pon papel de muselina entre uno y otro.

Así, cuando llegue el verano que viene y quieras ponértelos, te ahorrarás tener que volver a lavarlos y plancharlos de nuevo. ¡Estarán impolutos!

Trucos para guardar las sandalias y zapatos de verano

El calzado de verano suele ser el más delicado de todos: está hecho de materiales más finos, tiene una suela más delicada que el calzado de invierno, suele ser menos resistente a las deformidades… Por eso es tan importante que lo guardemos de la forma más adecuada para conservarlo de un año para otro en perfectas condiciones, sin que se deforme.

Aquí tienes, uno por uno, los pasos a seguir:

  • Lo primero que debes hacer es limpiar los zapatos antes de guardarlos, haciendo hincapié en la suela. Algunos son más sencillos que otros, como las chanclas o las zapatillas de deporte de tela, que pueden meterse en la lavadora o lavarse a mano. Sin embargo, el ante y la piel es mejor limpiarlos a mano con un producto específico, siguiendo siempre las instrucciones de uso de este para evitar que se estropeen.
  • Guárdalos cada uno en su caja de cartón, y si no la tienes o no puedes guardar todos así porque ocupan demasiado espacio, guárdalos en bolsas de tela.
  • Usa papel de periódico para introducirlo y que no se aplasten ni deformen.
  • Si tienes el zapatero lleno, en la imagen de abajo verás un truco que nos encanta: ¡colgar los zapatos en la pared con gomas!

Aprende a guardar correctamente los sombreros

Otro de los complementos veraniegos más delicados son los sombreros. Por eso, si te preguntas cómo guardar gorras, sombreros o pamelas, aquí tienes la forma.

Cepilla los sombreros de ala ancha antes de guardarlos boca abajo en cajas. Ponles papel de muselina (o de periódico si no tienes) en la copa para que no se deformen. Así, los encontrarás en perfecto estado la próxima vez que los tengas que utilizas.

Y si te preocupa dónde guardar las cajas porque no tienes mucho espacio, a nosotros se nos ocurrió la original idea de transformar lo que sería una pila de ellas, en una especie de mesita de noche para ahorrar espacio. ¿Qué te parece? En caso de que esta opción no te venga bien, quizá puedas utilizar la parte superior de los armarios o el espacio bajo la cama.

Aprovecha las maletas vacías para guardar ropa

¿No tienes suficiente espacio para guardar la ropa de verano? Entonces, apuesta por las maletas. Sirven para llevar ropa y suelen ocupar bastante espacio, así que lo más inteligente es utilizarlas para guardar prendas. De esta forma, no solo les darás uso cuando estés de viaje, sino que serán útiles durante todo el año. Para ello, aprovecha las maletas que menos suelas usar y así si haces algún viaje durante el invierno, tendrás disponibles las otras. Si las maletas en cuestión son viejas, fórralas con papel de muselina sin ácidos y ponles pastillas de lavanda o cedro para combatir los insectos. Tu ropa se mantendrá en perfecto estado hasta la próxima temporada.

¿A qué esperas para hacer el cambio de armario? Recuerda que cuanto antes te pongas a ello, antes lo tendrás listo y podrás disfrutar de tu ropa de otoño invierno. El orden te ayudará a ahorrar mucho tiempo cada vez que vayas a vestirte y, además, toda tu ropa se conservará mucho mejor.

Por último, si necesitas algún que otro tip para ordenar la ropa de la nueva temporada, aquí te dejamos un vídeo con varias ideas para organizar tu armario en un pispás y varios artículos muy útiles relaciones con el orden de la ropa. En cuanto empieces te preguntarás por qué no te habías puesto manos a la obra antes. ¡Ya verás qué gustazo cada vez que lo abras!

    Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.