Saltar

4 trucos para aprovechar el espacio en la cocina

¿Vas un poco justo de espacio en la cocina? Entonces, te recomendamos que eches un vistazo a estos trucos de almacenamiento para aprovechar cualquier rincón, hasta los más difíciles. ¡Vamos allá!

Fíjate bien, seguro que, en tu cocina, por pequeña que sea, hay más de un lugar que no estás aprovechando al máximo. Desde un rincón entre electrodomésticos hasta un hueco en la pared. Permítenos que te enseñemos algunas técnicas súper sencillas y económicas para que puedas sacarle partido a cualquier espacio de tu cocina.

1. Organizadores de pared

En la cocina es habitual que suela haber pequeños huecos de pared libres como, por ejemplo, la pared contigua a elementos de gran tamaño como los extractores o las salidas de humo.

Una forma de aprovechar estos pequeños rincones es colocar organizadores de pared de pequeño tamaño y muy económicos, como los que ves en la imagen. Puedes optar por baldas para almacenar lo que necesites o rieles con ganchos o magnéticos para colgar utensilios de cocina. Con estas sencillas soluciones ganarás espacio casi sin darte cuenta. Eso sí, para que sea lo más práctico posible, te recomendamos que coloques lo que más vayas a utilizar justo en esa zona de la cocina.

2. Un perchero extraíble

Aunque el espacio entre los armarios y la pared sea diminuto, puedes aprovecharlo para algo más que acumular polvo; por ejemplo, nada más y nada menos que para guardar aquello con lo que limpias el polvo: trapos, plumeros, cepillos…. ¿Cómo? Con un perchero extraíble como el que te mostramos. A pesar de estar pensado para el armario, funciona a la perfección también fuera de él y puede ser la solución ideal para colgar los productos de limpieza de la cocina.

Cuando necesites utilizarlos solo tendrás que tirar de él para tenerlo todo a tu disposición y cuando termines lo podrás guardar y no habrá nada a la vista. ¡Práctico, asequible y muy discreto!

3. Un carrito auxiliar

¿Tienes algún espacio libre entre los muebles de tu cocina? Con frecuencia, al instalar electrodomésticos modernos en una cocina antigua se crean algunos huecos poco útiles. Una forma práctica de sacarles partido es colocar un carrito auxiliar en el que almacenar todo lo que necesites: tarros de conserva, botellas, el salero, utensilios de cocina…

Al ser móvil, puedes sacarlo y guardarlo cómodamente según lo que necesites, por lo que no tendrás que estar haciendo malabares para guardar las cosas. Además, si no quieres que el carrito quede visible, puedes utilizar una cortina para cubrirlo. En este caso, hemos utilizado un carrito de 45 cm de ancho, pero en IKEA tenemos muchos otros de diferentes medidas, así que solo tienes que encontrar el que mejor se adapte al espacio libre que tienes en la cocina.

4. Estantes para cuadros

Sí, como lo lees, un estante para cuadros (aunque sea tan solo de 12 cm de ancho como el de la imagen) puede llegar a ser muy útil para aprovechar el espacio de la cocina. ¿Cómo? Si dispones de un hueco estrecho y alto detrás de un mueble, puedes ponerlos y utilizarlos como soportes para guardar sillas plegables. Una solución inteligente que te permitirá guardar las sillas que no utilices y tener la cocina despejada. Y eso es solo una idea porque también puedes usarlos para apilar bandejas, tablas de cortar o cualquier otro elemento de la cocina que quepa en un espacio como este.

¿Te han parecido útiles estos trucos? Desde aquí esperamos que sí y que, gracias a ellos, puedas ganar unos centímetros extra en tu cocina.

Por si necesitas más ideas, aquí te dejamos un vídeo de nuestro programa especial de Pregúntale a Allen en el que te enseñamos algunos muebles con los que decorar una cocina pequeña y tener más espacio.

¡Y eso no es todo! Al final te hemos preparado una selección especial con varios artículos que pueden ayudarte a organizar y aprovechar mucho más esta estancia de la casa.

    Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.