Saltar
Saltar a la lista de productos

Fundas para silla

Salpicaduras de sopa, tomates cherry rodando y las dichosas migas. Las sillas de comedor sufren mucho. Por suerte, nuestras fundas de silla son extraíbles y lavables a máquina, así no te agobiarás cuando alguna comida acabe en desastre. Además, se pueden cambiar fácilmente para renovar el estilo al instante y por poco dinero.

¿Buscas fundas para sillas duraderas para proteger tus sillas y conseguir que mantengan su calidad? ¿Que puedan soportar las dificultades del día a día, como las manchas de comida o vino, los rotuladores, los desayunos, las fiestas y los niños algo descuidados? No busques más: te echamos una mano.

Aquí encontrarás fundas para asientos y sillas que protegerán tus sillas más queridas. Están disponibles en una gran variedad de colores para que puedas combinarlas con el resto de muebles. Si te apetece incorporar un tono diferente a tu paleta de colores, el cambio es muy sencillo. Elige entre fundas largas o cortas, según el tipo de sillas que tengas.

Fundas para sillas para cada ocasión

Nuestro estado de ánimo tiende a cambiar con las estaciones. Y, cuando eso pasa, a muchos nos gusta hacer algunos cambios en casa. En primavera y verano, nos encanta rodearnos de muebles y colores que reflejan la cálida luz del sol. Colgamos cortinas ligeras y luminosas, ponemos alfombras blancas y, tal vez, nos decidimos por una bonita funda de sofá en beige.

Cuando llegan el otoño y el invierno, le damos un giro de 180 grados. Las cortinas ligeras dejan paso a otras más gruesas y pesadas. Los cojines del sofá se visten con tonos otoñales un poco más oscuros. Sustituimos la colcha de lino por otra oscura y aterciopelada.

Gracias a las fundas, las sillas de comedor pueden formar parte de la remodelación de manera rápida y sencilla. El comedor es una parte importante de la casa y tenemos que darle el cariño que merece. Con solo cambiar las fundas de las sillas, te asegurarás de que combinen con el resto del interior. Y como son tan fáciles de quitar y poner, lo harás en un momento.

Cubrir o no cubrir, esa es la cuestión

¿Quieres cubrir toda la silla del comedor o solo el asiento? ¡Buena pregunta! Si quieres presumir del bonito acabado en madera de tu conjunto de comedor, quizás te baste solo con una funda para el asiento. Sin embargo, con una funda grande, te acercarás al ambiente impoluto de un restaurante de calidad, pero sin salir de casa. Si no consigues decidirte por una u otra opción, una funda de un tamaño intermedio es una opción segura. Como cubre el asiento y el respaldo, aportará la suavidad de la tela al tiempo que las patas de la silla seguirán estando visibles.