Saltar
Saltar a la lista de productos

Estantes flotantes

Si quieres añadir soluciones de almacenaje y exposición a tu hogar, los estantes flotantes pueden ser una opción versátil y moderna. Estos estantes parecen "flotar" en la pared sin soportes visibles, por lo que tienen un estilo elegante y minimalista. Además de darle un toque moderno y decorativo al hogar, te permiten liberar espacio y disfrutar de un hogar un poco más ordenado.

Cómo instalar estantes flotantes

Instalar estantes flotantes es un proceso relativamente sencillo que se puede completar con solo unas pocas herramientas y materiales. Si te gusta el bricolaje, puede ser un proyecto muy divertido.

Para instalar estantes flotantes, empieza midiendo y marcando la parte de la pared donde quieras ponerlos con cinta métrica, un lápiz y un nivel para asegurarte de que las marcas estén rectas. A continuación, sigue las instrucciones del fabricante para instalar los soportes en la pared, atornillándolos en tacos para tener la máxima sujeción posible y utilizando un nivel para asegurarte de que estén rectos. Cuando ya hayas montado los soportes, desliza los estantes con cuidado sobre ellos, asegurándote de que estén al mismo nivel y de que haya un espacio uniforme entre ellos. Por último, fija los estantes a los soportes con tornillos asegurándote de que sean lo suficientemente largos para atravesar el estante llegar hasta el soporte.

Estantes flotantes de esquina

Este tipo de estantes de pared, que son una aportación elegante y funcional para cualquier estancia del hogar, proporcionan espacio de almacenaje y cierto interés visual a esas esquinas en las que no solemos reparar. Los estantes de esquina están disponibles en diversas formas: triangulares, hexagonales y curvadas, entre otras. 

Al elegir la forma del propio estante, piensa en el estilo de la estancia y las cosas que quieras exhibir. Los estantes de esquina se pueden instalar con soportes flotantes, soportes de esquina o soportes ocultos. Elige un método que aguante el peso de los estantes y de los artículos que quieras almacenar.

Elegir los materiales adecuados 

A la hora de elegir los materiales para los estantes flotantes, puedes elegir entre diversas opciones. El mejor material para tus estantes flotantes de pared dependerá de tu estilo personal, la decoración de la estancia y tus necesidades y preferencias específicas. 

La madera es una opción popular para los estantes flotantes porque es fuerte y duradera y está disponible en distintos acabados y texturas. Además, los estantes flotantes de madera se pueden teñir o pintar para que vayan a juego con la decoración de la estancia.  Para los estantes flotantes se suele usar madera dura, como el roble, el arce y el nogal, pero también madera blanda, como la de pino. Los estantes flotantes de roble son una opción común debido a su resistencia y estabilidad. 

El vidrio, el metal y el acrílico también son materiales populares para los estantes flotantes. Cada uno tiene ventajas e inconvenientes. El vidrio ofrece un aspecto elegante y moderno, pero es frágil y no se recomienda para zonas de paso. Los estantes de metal son resistentes y duraderos, pero pueden ser pesados y requerir un montaje más seguro. El material acrílico es ligero y se puede personalizar, pero puede rayarse con facilidad y no es la mejor opción para las zonas de paso.

Echa un vistazo a nuestros estantes flotantes, en diversos estilos y tamaños, para crear y personalizar los tuyos.