Saltar
Saltar a la lista de productos
Recibe tus accesorios en casa a partir de 48 horas laborables, desde 4€

Espejos

Encuentra espejos de tu estilo

Los espejos no solo sirven para ver cómo tienes el pelo. La forma y el marco pueden hacer que resulten muy decorativos. Coloca un espejo de pared grande, o varios pequeños juntos, para que los espacios parezcan más amplios y luminosos. En la variedad está el gusto y nosotros tenemos espejos de mesa, de pie y de pared.

Consejos para decorar con espejos.

Cómo decorar con espejos

¿Buscas una forma fácil de que tu casa parezca más espaciosa o quizás deseas iluminar un rincón oscuro que no recibe mucha luz natural? Aprende a hacer todo esto y mucho más con espejos mágicos.

Más información sobre los espejos

Dicen que los ojos son el espejo del alma. Pero, ¿qué pasa con los espejos de verdad? ¿Qué nos revelan? Bueno, quizás no puedan decirnos nada sobre el alma, pero sí nos despejan las dudas sobre el modelito que hemos elegido. Y, desde luego, suponen un detalle de diseño interior muy revelador.

Al usar espejos, puedes cambiar la percepción del espacio y de la luz de una habitación. El reflejo hace que cualquier fuente de luz sea más brillante y aporta profundidad y movimiento a superficies planas y fijas. Esto le da un aire más ligero y aireado al espacio, y engaña a la mente, ya que hace creer que la estancia es más grande de lo que realmente es. Es un efecto impecable que funciona muy bien en los espacios más pequeños, como un recibidor o un pasillo estrecho.

¿Un espacio pequeño y abarrotado? El espejo de mesa acude al rescate

El espacio siempre es un problema cuando tienes una familia grande, un espacio pequeño, o ambas cosas. Sin embargo, eso no significa que no tengas que arreglarte antes de salir para mostrar tu mejor aspecto. ¿Qué haces cuando el baño está ocupado, los niños están jugando en el pasillo y tu pareja se está echando la siesta en el dormitorio? Solo tienes que coger un espejo de mesa y prepararte para salir.

Un espejo de mesa queda genial encima de una mesa, un escritorio o cualquier superficie plana y sólida. Es lo suficientemente pequeño para poder transportarlo, pero lo suficientemente grande para peinarte, maquillarte y ponerte los accesorios.

Si no tienes demasiadas limitaciones de espacio, un espejo de tocador puede ser una buena opción. Un espejo de este tipo queda muy bien en la parte superior del tocador y te permite verte un poco mejor. Así es mucho más fácil acertar con el modelito del día.

Espejito, espejito en la pared… (o en el suelo)

¿Quién es la más bella de todas? ¡Tú, por supuesto! Pero, a veces, un espejo pequeño no es bastante para asegurarnos. Especialmente si quieres ver qué zapatillas quedan bien con esos vaqueros, o asegurarte de que las medias no tengan carreras ni agujeros.

Para ello, necesitas un espejo más grande. Si es posible, uno de cuerpo entero que sea lo suficientemente grande para verte desde todos los ángulos. Un espejo de pared o un espejo de pie cumplirán esta función.

Un espejo de pie también puede ofrecer un espacio práctico para guardar la ropa. Solo tienes que colgarla en el estante oculto de la parte de atrás del espejo. Así, tu ropa estará en perfecto estado al día siguiente. Y es un buen método para deshacerte de esa pila de ropa que no deja de amontonarse sobre la silla. Ya sabes de qué hablamos…