Saltar
Saltar a la lista de productos
Recibe tus accesorios en casa a partir de 48 horas laborables, desde 4€

Cortinas de baño

Lo bueno de las cortinas de baño es que desempeñan dos funciones: evitan que el agua salpique y añaden un elemento de diseño al cuarto de baño. Tenemos cortinas de ducha en diferentes materiales y diseños para que encuentres la que mejor encaja con tu estilo. Algunas se pueden lavar a máquina o cortar; y todas tienen un precio que no disgustará a tu presupuesto.

Con una bonita cortina de baño de IKEA puedes darle estilo a tu cuarto de baño al tiempo que gozas de privacidad. Utiliza la cortina de ducha para tener intimidad y relajarte con la puerta del baño abierta para evitar que los espejos se empañen. Es una solución perfecta para esas mañanas ajetreadas en baños compartidos, y también evita que el resto del baño se moje por las gotas de agua y jabón de la ducha.

Medidas y cortinas de ducha

Ten en cuenta el tamaño de las cortinas de baño que necesitas para tu ducha.

Lo primero que hay que considerar es cómo y dónde quieres colgarlas. Si ya tienes una barra en la pared o el techo, tendrás que medir la distancia entre la barra y el suelo, y comprar unas cortinas que se ajusten.

Lo segundo que hay que tener en cuenta es si necesitas una cortina para una ducha o una bañera. Para una ducha, las cortinas deben ser lo suficientemente largas como para llegar al suelo. Esto evitará que el agua se salga durante las duchas largas. Sin embargo, si necesitas cortinas para la bañera, es probable que quieras que sean más cortas. De esta manera, podrás mantener las cortinas dentro de la bañera cuando te duches y fuera de ella al darte un baño.

Si nuestras cortinas de ducha estándar no se adaptan a tu baño, te damos opciones para que las ajustes a la longitud deseada.

Elección del material de la cortina de baño

Algunas de nuestras cortinas de ducha se pueden lavar, lo que puede resultar útil en función de cómo y dónde se utilicen. Hay otros materiales que es poco probable que tengas que lavar.

Por ejemplo, las cortinas de vinilo o plástico tienen una textura gomosa y se aclaran fácilmente. En cambio, una cortina de ducha de poliéster no es completamente impermeable, solo resistente al agua. Sin embargo, puesto que se puede hacer con materiales reciclados, tiene la ventaja de ser una opción ecológica.