Saltar

3 recetas de postres caseros para disfrutar cocinando

Si la cocina te relaja y nunca dices que no a un dulce, esto es para ti. Te proponemos varias recetas de postres caseros que no pueden faltar entre tus platos habituales, para darte un capricho de vez en cuando o sorprender a tus invitados.

Buscar un ratito para cocinar tranquilamente una receta que nos encanta es todo un placer. En esta ocasión te animamos a que apuestes por uno de estos dulces: un bizcocho, una tarta de arándanos o unas esponjosas magdalenas caseras. Son ideales tanto para el postre como para el desayuno o la merienda. Elige la que más te guste, ¡y a cocinar!

1. Tarta de arándanos


Ingredientes:

  • 350 g de harina
  • 250 g de mantequilla
  • 100 g de azúcar
  • Mermelada de arándanos
  • 1 huevo
  • 100 ml de agua fría

Preparación:

1. Tamiza la harina con el azúcar en un bol.
2. Añade la mantequilla a la harina y lígala con la harina poco a poco. Es importante que la mantequilla esté fría, recién sacada de la nevera.
3. Incorpora poco a poco el agua fría (si es necesario, métela previamente en el congelador) y sigue amasando hasta conseguir una mezcla homogénea.
4. Divide la masa en dos partes iguales y extiéndelas con un rodillo hasta conseguir un diámetro de unos 15 cm en cada una.
5. Guárdalas en la nevera durante, al menos, media hora.

6. Pasado este tiempo, sácalas y colócalas sobre la encimera con un poco de harina para que no se peguen.
7. Estíralas con un rodillo hasta conseguir que estén redondas, midan unos 30 cm de diámetro y tengan un grosor de entre 3 y 4 mm.
8. Coloca una de las masas en el molde como base. Recorta los bordes sobrantes.
9. Rellena la tarta con la mermelada de arándanos.
10. Corta la otra masa en tiras de 1 cm aproximadamente.
11. Monta un enrejado con las tiras sobre la mermelada y séllalas con ayuda de un tenedor.
12. Refrigera la tarta durante 30 minutos.
13. Precalienta el horno a 190º.
14. Bate la yema del huevo y pinta la tarta con un pincel.
15. Hornea la tarta durante unos 40 minutos hasta que esté dorada.
16. Sácala, déjala que se enfríe, ¡y a disfrutar!

2. Pan de plátano y frutos secos


Ingredientes:

  • 1 plátano
  • 2 huevos
  • 125 g de harina de avena
  • 100 g de azúcar moreno
  • 1 puñado de nueces
  • 1 puñado de almendras
  • 1 puñado de avellanas
  • 80 g de mantequilla
  • Canela al gusto
  • 1 sobre de levadura

Preparación:

1. Pela el plátano, trocéalo y tritúralo en un bol con un tenedor.
2. En otro bol mezcla con unas varillas la mantequilla en pomada (casi derretida) con el azúcar hasta que estén integrados.
3. Incorpora los huevos y el plátano. Sigue mezclando con las varillas.
4. Precalienta el horno a 170º C.

5. Tamiza la harina junto a la levadura y la canela. Añádelos poco a poco al bol con el resto de los ingredientes. Mezcla hasta conseguir una mezcla uniforme.
6. Engrasa el molde con mantequilla y vierte la mezcla.
7. Añade los frutos secos por encima.
8. Hornea durante unos 30 o 40 minutos. Pasado este tiempo, pínchale con un palillo o un tenedor y comprueba que salga limpio para verificar que está hecho.
9. Déjalo reposar durante 10 o 15 minutos antes de desmoldarlo.

3. Magdalenas de limón y vainilla

Ingredientes:

  • 3 huevos
  • 200 g de harina
  • 180 g de azúcar
  • 50 ml de leche
  • 190 ml de aceite de oliva suave
  • 1 limón
  • 1 sobre de levadura
  • 1 pizca de sal
  • Esencia de vainilla

Preparación:

1. Tamiza la harina y ponla en un bol junto a la levadura y la pizca de sal.
2. Ralla el limón, incorpóralo al bol y mezcla los ingredientes.
3. En otro bol, bate los huevos hasta conseguir una mezcla espumosa.
4. Añade el azúcar y la esencia de vainilla al gusto poco a poco. Luego continúa batiendo hasta que se hayan incorporado bien.
5. Echa la leche y sigue batiendo.
6. Incorpora también el aceite de oliva y sigue batiendo.

7. Añade poco a poco los ingredientes secos del otro bol sin dejar de batir. Es importante que la masa no tenga grumos.
8. Cuando la mezcla sea homogénea, tapa el bol con papel film y déjala reposar en la nevera durante, mínimo, una hora.
9. Pasado el tiempo, pon a precalentar el horno a 210º C.
10. Saca la masa de la nevera y repártela en los moldes para magdalenas. Llena las tres cuartas partes de cada unidad, ya que la masa crecerá en el horno. Te recomendamos que coloques cápsulas de papel de horno en los moldes para que no se peguen y sea mucho más fácil retirarlas.
11. Espolvorea un poco de azúcar granulado por encima de las magdalenas para que, al hornearse, se forme una deliciosa costra.
12. Hornea durante 15 minutos a 210º C y comprueba con un palillo que la masa está hecha antes te sacarlas del horno. Si sale limpio, ¡están listas!
13. Déjalas reposar unos 5 minutos antes de retirarlas del molde y después ponlas sobre una rejilla hasta que se enfríen.
14. Sírvelas junto a una taza de café, un té o la bebida que más te guste, ¡y a disfrutar!

¿Te has quedado con ganas de más recetas? ¡No te pierdas estos artículos!

Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.