Saltar

8 ideas para renovar dormitorios infantiles de niños de 3 a 7 años

Una de las cosas que más preocupa a los padres cuando tienen niños pequeños, es que tengan una habitación cómoda, bonita, funcional y que se vaya adaptando a ellos conforme estos crecen. Y es normal… ¡los niños son los reyes de la casa! Nosotros queremos proponerte estas 8 ideas para renovar dormitorios infantiles para niños y niñas de entre 3 y 7 años (más o menos). Eso sí, recuerda que lo más importante para que ellos se sientan felices y cómodos en su habitación es que sean partícipes activos de su decoración. ¡Cuenta con ell@s!

1. Crea dos dormitorios en uno

Si tienes un dormitorio lo suficientemente grande, puedes optar por crear un espacio “2x1”. ¿Esto qué quiere decir? Que podemos dividirlo en dos zonas: una con una cama más grande (más “de adulto”) y con cajones, y otra con una cama más pequeñita para ellos.

  • Contar en un dormitorio infantil con una cama con cajones más grande puede servir para muchísimos cometidos distintos:
  • Para esas “noches tontas” de los peques que queremos estar cerca
  • Cuando están malitos y no queremos despegarnos de ellos.
  • Es ideal para invitados y/o amiguitos cuando se queden a dormir.
  • Un sitio con muchísimo más almacenaje que una cama pequeña.
  • Cuando crezca, tendrá una cama adaptada a su tamaño y solo tendremos que retirar la anterior, más chiquitita.


Recuerda que puedes seguir haciendo tus pedidos online para que tus sueños de dormitorios infantiles no se demoren más.

2. Cuarto para jugar: transforma su cama en una guarida

Con una estructura que se asemeja a un dosel y una tela haciendo de “techo”, se puede crear un espacio tan coqueto como este. A los niños les encanta sentirse como si estuviesen en una tienda de campaña, en su propio rinconcito dentro de su habitación, protegido del resto del mundo en el que pueden imaginar mil y una aventuras.

Incluso sin la estructura si en este momento no la tienes, puedes hacer un dosel. ¿Cómo? Sujetando la tela por 3 o cuatro puntos con sencillos anclajes al techo.

3. Pon soluciones de almacenaje que puedan utilizar ellos también

Tener la ropa, los libros o los juguetes al alcance de los más pequeños les ayuda a ser más independientes: pueden coger las cosas cuando las necesitan y guardarlas cuando hayan acabado sin tener que recurrir a vosotros.

Por supuesto, no siempre llegarán a todo (ni tienen porqué), pero es importante darles acceso a algunos cajones o cestas para que comiencen a hacer este tipo de cosas ellos solos. ¡Además de ser un recurso de organización de dormitorios infantiles fantástico!

4. Crea un espacio que puedas aprovechar tú también

Si el dormitorio de tu hijo es lo suficientemente amplio, puedes aprovecharlo para sacarle partido tú también. ¿Cómo? Puedes colocar un sofá o una mesa de trabajo. Ahora que pasamos tanto tiempo en casa, de esta forma podrás estar leyendo tranquilamente, trabajando desde casa o simplemente descansando mientras él juega.

Además, en cualquier momento puedes “tirarte al suelo” para jugar con él o ella. ¡Para lo demás seguro que tienes tiempo después!

5. Transforma un desván pequeñito en un dormitorio infantil

El desván suele ser un espacio algo olvidado y en desuso en muchas casas grandes, sobre todo de zonas rurales y de las afueras de las grandes ciudades.

Pero puede convertirse en un gran aliado si sabemos sacarle partido, ¿y qué mejor momento que este para ponernos manos a la obra? Con los niños en casa, ellos te echarán una mano de lo más felices para construir su espacio soñado.

Te damos algunas ideas:

  • Alfombra: fundamental para que los niños jueguen en el suelo sin coger frío y amortiguando ruido y golpes.
  • Coloca unas baldas en las que colocar juegos de mesa, juguetes, láminas decorativas…
  • Las cestas de organización son fundamentales para colocar todas esas pequeñas cosas que, de otra forma, acabarían tiradas por el suelo. Úsalas de la forma correcta clasificando su contenido.
  • Coloca en esta habitación los juguetes más grandes o los juegos que más espacio requieran, así liberarás espacio del dormitorio infantil.

6. Almacenaje divertido para fomentar su participación

Los niños se muestran más predispuestos a ayudar y recoger si tienen “complementos” que les llamen la atención o que incluso hayan creado ellos mismos.

Un buen ejemplo serían estas cajas forradas con un papel que ellos mismos han elegido y han ayudado a forrar. Deja que tus hijos customicen sus cosas para que se sientan más familiarizados con ellas. Además, el almacenaje para niños les ayuda a responsabilizarse de sus cosas desde bien pequeños. Es un entretenimiento genial para estos días, ¿no te parece?

7. Deja que sean ellos los que elijan los colores

Y al igual que les dejamos que customicen algunas de sus cosas, también podemos dejarles que elijan su habitación en los colores que más les gusten. Aunque sean pequeños ¡también tienen su criterio!

¿Qué cosas pueden elegir que sean sencillas y vistosas? Los cojines, la ropa de cama, los peluches que ponen sobre la cama, la alfombra… Te aseguramos que puedes sorprenderte del buen gusto que tienen tus pequeños.

Ya podéis ir haciendo vuestro carrito de la compra con todo lo que queréis que llegue a casa…

Si os animáis y preferís poneros “a tope” con el orden, no te pierdas este vídeo, ¡te va a ser súper útil!

    8. Adapta el mobiliario a tus hijos

    ¿A tus peques les encanta dibujar? Pues seguramente ya te hayan dejado alguna vez la mesa llena de pintura y manchas. Una buena solución es forrar su mesita con un tejido fácil de limpiar, tipo hule de plástico. De esta forma es tu mobiliario el que se adapta a tus hijos, y no al revés.

    ¡A por esos días interminables de dibujos!

    Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.