Saltar

Albóndigas vegetarianas: una opción para veganos

El día 1 de noviembre se celebra el Día Mundial del Veganismo, con millones de personas que siguen ya este modo de vivir, pensar y actuar bajo la base sólida de respetar a los animales. Si te has planteado alguna vez la posibilidad de ser vegano o ya lo eres, ¿conoces las albóndigas vegetarianas de IKEA? Te damos algunas recetas para que las puedas degustar y otras opciones por si sientes curiosidad por abrazar el veganismo ¡Es más fácil de lo que crees!

El veganismo: mucho más que una dieta de moda

Ser vegano no es seguir una dieta: es una forma de vivir. Va mucho más allá de la comida que ingerimos.

Este tipo de alimentación descarta por completo animales (carne y pescado), así como cualquier otro alimento que proceda de los mismos (leche, queso, huevos…). Por supuesto, más allá de la comida se incluye el rechazo a la ropa hecha con pieles de animales, los productos testados en los mismos, las “fiestas” populares que involucren animales, etc.

Es mucho más que cambiar lo que comemos a diario: es cambiar nuestra forma de pensar y de vivir, poniendo a los animales en el mismo peldaño que nosotros. Y esta tendencia no deja de crecer: La Vegan Society registró un aumento del 360% en el período 2006-2016.

Albóndigas vegetarianas

Las frutas, verduras, legumbres y granos enteros se componen de una gran cantidad de fibra beneficiosa, vitaminas y minerales. Por eso te recomendamos (seas vegano o no) que vayas introduciéndolos cada vez más en tu dieta.


Un plato riquísimo y súper fácil de hacer son las albóndigas vegetarianas de IKEA. ¡Son una opción sabrosa y fácil de cocinar para iniciarte en el universo vegano!

Como alternativa saludable a la icónica albóndiga de carne, esta opción vegana está hecha con garbanzos, zanahorias, pimientos, maíz y col rizada, por lo que tiene muchísimas vitaminas y un alto contenido de fibra. También están libres de gluten, soja, nueces, huevo y lactosa, por lo que la mayoría de las personas pueden disfrutarlas sin ningún tipo de problema alérgico. Solo tienes que freírlas con un poquito de aceite y acompañarlas de algún complemento como un bol de arroz o una ensalada.

Si preparas las cosas con mimo, si cocinas platos variados y llenos de color, pueden ser tan apetecibles (o muchísimo más) que una “comida basura”.

Cómo encurtir las verduras

Las verduras son increíblemente versátiles y seas o no vegano, deberías incluirlas en tu dieta todo el año. ¿Has probado los encurtidos de verduras caseros? Por ejemplo, la col roja encurtida es un acompañamiento que está riquísimo para cualquier comida. ¿Quieres probar a hacerlo en casa? ¡Es muy sencillo!

1. Hervir el vinagre, el agua, el azúcar, la sal, las semillas de cilantro y un poquito de chile (si te gusta).

2. Retirar del fuego y dejar reposar durante 30 minutos.

3. Después, rebanar la col, añadir una cucharadita de sal y dejar ablandar.

4. Ahora tenemos que colar el vinagre, verter sobre el repollo en un frasco hermético y dejarlo en la nevera durante una semana antes de comerlo.

¡Y listo!

Sopa de verduras para chuparse los dedos

Ya hemos visto antes lo apetecibles que resultaban las albóndigas vegetales de IKEA. Pero también pueden ser un acompañamiento para otro plato como esta sopa estilo pho.


1. La base es un caldo de verduras calentito que hayas hecho al cocer las que más te gusten.

2. Coge esas y otras verduras cocidas como cebollas, col, brócoli y setas shitake para echarlas al caldo calentito.

3. Adereza y decora con rodajas frescas de limón, menta y cilantro.

Está buenísimo. ¡Garantizado!

Aperitivos y entrantes veganos

Unas tostas con hummus, un pastel de verduras, unas albóndigas vegetales, una ensalada de berros y semillas de granada, unos crudités de verduras para untar en la crema de berenjenas… Los veganos también pueden ofrecer un universo de posibilidades para un picoteo maravilloso en el que compartir con los amigos esta manera de ver el mundo.