Saltar
Menú
Saltar a la lista de productos

Cuencos y boles

Solo este mes y si eres del club IKEA Family, por compras superiores a 30€ en una selección de vajillas, platos, boles y ensaladeras te aplicaremos un descuento directo de 5€. Más información

Cuencos de vidrio para cereales en el desayuno, cuencos para ensalada o sopa en la comida. Sea lo que sea para lo que los utilices, tenemos un amplio surtido con muchos tamaños, materiales y estilos. Echa un vistazo al resto de nuestra vajilla si deseas encontrar platos que coincidan con tus piezas preferidas y crear un conjunto de vajilla coordinado.

Los cuencos son una de las piezas más valoradas de la mayoría de las vajillas. En las noches frías, te preparas una sopa y te la tomas en un bol. O a primera hora de la mañana, utilizas un cuenco para cereales en el desayuno. Un bol de colores puede alegrar cualquier plato soso, y un conjunto a juego puede ser el toque final al preparar la mesa.Los boles también se pueden utilizar como excelentes adornos de interior. Puedes dar tu toque personal fácilmente combinando los cuencos o utilizándolos de nuevas formas.

Unos boles bonitos pueden mejorar cualquier comida

Si alguna vez has visto un programa de cocina o has ido a un buen restaurante, probablemente te habrás dado cuenta de que no todo gira en torno a la comida. El protagonismo suele tenerlo el emplatado. Porque, como hemos aprendido, la comida también entra por los ojos. Y eso significa que incluso los platos de estrella Michelin pueden ser un fiasco si el emplatado no es el correcto. Y de la misma manera, tus sobras al curry pueden ser un festín culinario, simplemente porque te las has servido en un bonito bol.

Así que date un capricho y compra un par de cuencos o boles para servir. Son perfectos tanto para un menú de tres platos como para los estofados que te calientes en el microondas. Ten en cuenta los colores y las formas para que los boles complementen tu vajilla.

Decoración sencilla con cuencos de cristal

En la cocina o el salón, en la estantería o en el alféizar. Un cuenco de cristal puede ser el objeto decorativo que estabas buscando. ¿Por qué? Porque el cristal, con su elegante contorno, puede aportar elegancia y toques de color a cualquier hogar. Además, hay muchas maneras ingeniosas en las que puedes utilizarlos.

Limones y luz para dar un toque hogareño

Coloca un cuenco de cristal con limones en un lugar destacado de la cocina para renovar su aspecto. Es una manera fácil de aportar un color vivo y una sensación hogareña a la cocina, y suele ser un truco que utilizan los agentes inmobiliarios en los anuncios de casas.

Si quieres todavía más calidez, puedes colocar un portavelas en el interior del cuenco y convertirlo en un farol. También puedes poner una guirnalda luminosa LED más pequeña en su interior para aportar una luz cálida a tu hogar. La iluminación suave que se refleja en el cristal aporta un toque de encanto a la habitación.

Ni los guijarros ni las piedras romperán los cuencos

Si quieres un look más rústico, llena el cuenco de cristal con conchas, corales o trozos de madera encontrados en la playa. También puedes utilizar el cuenco para exhibir tapones de botellas de vino o champán en el salón. Puede ser una manera especial de recordar bodas, cumpleaños y otras ocasiones especiales.

Si lo que buscas es un look clásico, puedes colocar flores más pequeñas en el cuenco para crear un colorido ramillete. O si prefieres un look más austero, puedes llenarlo con guijarros. Conseguirás un aire limpio y minimalista, a la vez que aportarás textura a la habitación.

Hay muchas maneras creativas de decorar con cristal. Así que atrévete a engalanar tu hogar con algunos cuencos fantásticos de IKEA.