Saltar
Saltar a la lista de productos

Baldas y estantes de pared para cocina

Si pones estantes, puedes colocar más cosas en la cocina, todo sin dejar de tenerlas a tu alcance (y altura). Con los estantes sacarás el máximo partido y tendrás más espacio de almacenaje. Además, si encuentras el estante perfecto, de madera o metal, por ejemplo, mejorará el estilo de la decoración.

¿Qué mejor lugar para colocar los utensilios de cocina más usados que en las baldas de la cocina? Es un lugar perfecto para esas cosas que coges con frecuencia y, después, tienes que volver a colocar varias veces al día. Por ejemplo, las cajas de té, cereales o café que van siempre de la encimera a la despensa y viceversa.

Hazte con algunos estantes de pared para tener a mano todos los artículos que usas diariamente. Si eliges uno con ganchos, tendrás un lugar específico para tus tazas de café o té favoritas. También puedes utilizarlo para espátulas, batidores y cucharones.

¿Qué tipo de balda de cocina necesitas?

En función de lo que quieras guardar en la cocina y del aspecto que quieres que tenga, hay diversas variantes entre las que elegir. Si estás buscando una solución para guardar platos, utensilios y alimentos que uses con más frecuencia, es posible que un estante clásico para platos o un estante de pared sea lo que necesitas. De esta manera, tendrás un lugar para platos, tazas, objetos decorativos y otras cosas como especias y alimentos. Es un buen ejemplo de una solución 2 en 1.

¿Pero quizás estás buscando una solución que te ayude a despejar la encimera? Si es tu caso, tenemos el artículo perfecto para ti: un organizador de cocina. Se trata de un estante más pequeño que colocas directamente en la encimera, sin necesidad de taladrar ni atornillar. Puedes usarlo para guardar los utensilios de cocina que usas diariamente, como espátulas y pinzas. O para dejar que se sequen los platos y los cubiertos después de fregarlos.

¿Se pueden utilizar los estantes de cocina en la despensa?

¡Claro! No tienes que limitarte a la zona de la cocina, ni los estantes tampoco. Nuestros estantes lucirán igual de bien en la despensa. Solo tienes que colgarlos en la pared y empezar a utilizarlos. Es una manera estupenda de aprovechar el espacio de la pared y contar con más espacio de almacenaje.

La despensa también puede ser el lugar perfecto para añadir un estante para botellas de vino. Queda genial y aporta un efecto impecable a cualquier estancia que no llame mucho la atención. Además, la despensa es perfecta para guardar botellas de vino, puesto que suele ser un lugar oscuro con una temperatura uniforme. Asegúrate de colocar el estante con las botellas de vino en la parte más inferior de la pared, preferiblemente en el suelo, donde el aire es más frío.