Saltar

4 ideas para divertirse en familia en casa

¿Demasiado tiempo libre y te has quedado sin ideas? Disfruta de divertidas actividades en familia con estas 4 ideas.

4 ideas para divertirse en familia
4 ideas para divertirse en familia

1- Planificad el tiempo que tenéis

Antes que nada, hay que ser conscientes del tiempo que tenemos, así ante todo organización. No hace falta sobrecargarse de tareas porque es tan necesario el descanso como la actividad.  

Podéis empezar haciendo una lista de todas las cosas que os gustaría hacer estos días que vais a estar en casa. También puede ser una ocasión perfecta para hacer esas cosas pendientes que siempre acaban pospuestas, como por ejemplo, crear un álbum de fotos con vuestro último viaje en familia. Seguro que disfrutáis recordando momentos y eligiendo los mejores recuerdos inmortalizados en las fotos.  

2- ¡Concurso en casa!

A veces no hay nada mejor que un poco de acción para divertirse y pasar un día diferente en casa. ¿Te imaginas montar una competición en tu propio salón? No te asustes, no hace falta desmantelarlo para preparar algunas actividades.  

Puedes organizar tu mismo los juegos de los que constará la competición o pensar cada uno un juego distinto. Será como montar una súper yincana familiar. Además, siempre puedes aprovechar y convertir una tarea de orden o un repaso rápido de lo aprendido en el cole en un juego. ¿A que ya no suena tan descabellado? No te pierdas 5 ideas en el siguiente artículo.  

3- Tarde de juegos de mesa

Cuando se requiera algo menos movidito, siempre puedes optar por una actividad analógica, como un buen juego de mesa o un rompecabezas.  

Los juegos de mesa son geniales y siempre una buena opción ya que ofrecen una gran variedad de actividades: de creatividad, de rapidez, de estrategia, o ¡todo junto!  Divide a la familia en equipos o de forma individual y competid en el juego que prefiráis. Con una mesa de centro con varios juegos de mesa incorporados, no tendrás que moverte ni un centímetro.  

4- Dale la vuelta a la mesa 

Cuando terminéis la partida, dale la mano a tu contrincante, dale la vuelta a la parte superior de la mesa para mostrar un tablero diferente y empezad otra partida amistosa. 

Y si todo lo demás falla, siempre puedes recurrir a una baraja de cartas. Tanto si juegas tú solo como con toda la familia, desde un solitario hasta una partida de alta competitividad, siempre hay un juego para cualquier ocasión. 

Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.