Saltar

Cocina con IKEA: albóndigas de proteína vegetal con salsa de yogur y remolacha

¡Las albóndigas es un clásico que nunca falla en cualquier comida! Y pueden ser muy sanas, si eliges las adecuadas. ¡Te lo demostramos con esta receta saludable, original y apta para vegetarianos! El ingrediente principal es HUVUDROLL, nuestras nuevas albóndigas de proteína vegetal. ¡Es nuestra alternativa más sostenible! Anota todos los pasos y disfruta de todo el sabor de unas deliciosas albóndigas en casa de la mano de uno de nuestros chefs expertos en la materia.

Hoy para comer en #CocinaConIKEA… albóndigas de proteína vegetal con salsa de yogur, remolacha y tomates cherry asados.

¡Buen provecho!

    Andrea Toneatto, chef de ikea

    Conoce a nuestro chef

    Te presentamos a Andrea Toneatto, nuestro chef encargado de elaborar esta deliciosa receta de albóndigas de proteína vegetal.

    Andrea es un gran apasionado de la cocina y el buen comer (que es la mejor de las combinaciones, obvio). De hecho, su pasión es tal que se tituló como cocinero en la escuela de hostelería de Milán. ¡Mamma mia! Es por ello por lo que Andrea ha decidido sorprendernos con esta receta poco convencional para reconvertir un plato tradicional de albóndigas en toda una experiencia gastronómica y, lo mejor de todo, ¡muy sana! ¿Te apetece?

    ¿Quieres probar las HUVUDROLL? ¡Acércate a nuestro restaurante y degústalas allí mismo! Si te gustan y quieres prepararlas en casa, recuerda que las encontrarás en nuestra tienda sueca junto a una gran variedad de productos.

    ¡Consigue este plato de profesionales sin apenas esfuerzo! Te sorprenderá su increíble sabor. ¡Ñam, ñam!

    Dificultad: muy fácil

    Tiempo de elaboración: 30 min.

    Tiempo de espera: 120 min.

    Ingredientes para 4 comensales

    • 1 bolsa de albóndigas de proteína vegetal HUVUDROLL
    • 30 ml. de aceite de oliva virgen
    • Sal fina

    Para la salsa:

    • 4 pepinos
    • 500gr. de salsa de yogur
    • 1 manojo de hierbabuena
    • 1 gr. de pimienta negra
    • 2 limas
    • 1 diente de ajo

    Para la guarnición:

    • 1 manojo de albahaca fresca
    • 4 remolachas
    • 32 tomates cherry
    • 5 gr. de sal de escamas

    Preparación

    Primero, trabajaremos con el horno para la guarnición. Puedes aprovechar el tiempo de horneado para ir preparando el resto de la receta.

    Sigue estos pasos:

    • Precalentamos el horno a 200ºC.
    • Una vez cogida la temperatura deseada, colocamos los tomates cherry en una bandeja para horno, los dejamos asándose unos 15 minutos y los reservamos.
    • Ahora es el turno de la remolacha. Coge cada una individualmente y envuélvelas en papel de aluminio.

    Consejo de chef: recuerda que para que el resultado sea perfecto, la parte brillante es la que debe quedar boca abajo y hacia arriba la cara mate.

    • Coloca las 4 remolachas envueltas y déjalas asarse durante una hora aproximadamente y a la misma temperatura que antes (200ºC).
    • Cuando estén listas, resérvalas.

    Para elaborar la salsa:

    Para la salsa de nuestras albóndigas, Andrea nos propone apostar por la de yogur. Anota cómo la hace:

    • Pela todos los pepinos y rállalos. Ahora échalos en un colador y sálalos.
    • Déjalos escurrir unos 30 minutos y, pasado ese tiempo, sécalos bien con la ayuda de un paño de cocina
    • Ralla el diente de ajo.
    • En un bol, mezcla todos los ingredientes de la salsa: el pepino escurrido, el yogur griego, el ajo rallado, las 2 limas exprimidas, la hierbabuena, y la pimienta. Déjalo reposar.

    Para elaborar el aceite de la guarnición:

    • Para hacer el aceite de albahaca: vierte en el tarro de la batidora el aceite y el manojo de albahaca y tritúralo todo bien hasta que no queden tropezones de la hojita. Déjalo reposar.
    • Consejo de chef: reserva un poco de albahaca fresca para la decoración final.
    «
    Para potenciar el sabor de los ingredientes, te recomiendo dejar preparada la salsa de yogur, la remolacha y los tomates cherry con bastante tiempo de antelación.
    »

    Andrea Toneatto

    Emplatado

    Ha llegado el momento de cocinar las albóndigas de proteína vegetal y ¡a emplatar!

    • Cocina las albóndigas en el horno entre 10 y 12 minutos a 200ºC.
    • Corta las remolachas asadas en dos mitades.
    • Aliña el plato con el aceite que hemos preparado antes, unas escamas de sal y un poquito de pimienta negra (cantidad al gusto, claro).
    • ¿Te acuerdas de la albahaca que has apartado antes? Es el momento de utilizarla para acabar de emplatar estas deliciosas albóndigas. Colócala por el plato y ¡listo!
    • Si quieres otra alternativa a este emplatado: puedes hacer brochetas con las albóndigas y ponerles la salsa directamente por encima. ¡Quedará genial!

    Nuestras alternativas para esta receta

    ¿No te gusta alguno de los ingredientes o quieres cambiar algo? Andrea nos da algunas alternativas para disfrutar de este plato con una guarnición diferente:

    1. Sustituir la remolacha y los tomates cherry por una rica calabaza asada.
    2. Saltear las mismas hojas de la remolacha con ajo y pasas
    3. Poner como guarnición zanahoria baby asadas que, al ser unas verduras dulces, quedan genial con las especias de las albóndigas.

    ¿Quieres hacer esta receta apta para veganos? Cambia el yogur griego por uno de origen vegetal para convertir este plato vegetariano en una opción 100% vegana.

    Cómo servir las albóndigas con estilo

    Si quieres un resultado como el de un restaurante profesional, el emplatado es fundamental para ese toque magistral. ¡Así que vamos a darte algunos matices de decoración gastronómica para tus albóndigas (o cualquier otro plato que quieras presentar de forma especial)!

    Como este plato está lleno de colores, por el morado de la remolacha, el rojo intenso del tomate o el verde de las hojas, te recomendamos que juegues con platos y fuentes de colores neutros, como por ejemplo el blanco o el gris, aunque también le quedará bien un color intenso como un azul oscuro.

    La decoración del resto de la mesa no es menos importante para el resultado final. Nosotros te recomendamos que apuestes por un aspecto natural, que transmita limpieza y esa sensación de que estamos comiendo algo 100% casero. ¡Eso siempre triunfa! Para ello, nada mejor que el menaje de cristal (para la jarra del agua, los vasos, alguna fuente…) y textiles en tonos crudos (para las servilletas de tela). ¡Ah! Y si tienes que colocar alguna tabla u otro complemento, inclínate por la madera, le irá de categoría.

    Combina todo el sabor de tus deliciosas albóndigas con una mesa bien bonita. ¡Potenciarás la experiencia de todos los comensales!

    ¿Por qué son tan especiales estas albóndigas?

    Nuestra nueva gama de albóndigas de proteína vegetal HUVUDROLL son el plato perfecto tanto para los amantes de la carne como para los que optan por una dieta basada en verdura y fruta. Y es que están hechas únicamente con ingredientes vegetales (proteína de guisante, avena, cebolla, manzana y patata) pero con una textura y sabor que nada tienen que envidiar a las albóndigas de carne de toda la vida.

    ¿Y ya está? ¡No! No solo estamos hablando de un trampantojo perfecto, sino que detrás de estas albóndigas hay mucho más. ¿Quieres conocer su secreto principal?

    Siguiendo nuestro propósito de llegar a tener un efecto positivo en el clima para 2030, hemos decidido dar un pasito más y reducir nuestra huella de carbono en alimentación. Y es que casi el 15% de las emisiones globales que provocan el efecto invernadero provienen de la producción ganadera, ¿lo sabías? Además, cada uno de nosotros podríamos reducir hasta en un 73% nuestra huella de carbono si redujésemos la carne y los lácteos de nuestra dieta. Esto da que pensar, ¿a que sí?

    Con las albóndigas HUVUDROLL conseguimos ser más respetuosos con el medio ambiente (solamente tiene un 4 % de huella climática) y comer de forma sostenible sin renunciar a esos sabores que tanto nos gustan. ¡Y a un precio justo! Queremos que la sostenibilidad no sea un lujo que pocas personas puedan permitirse, sino que nuestro objetivo es que sea una opción viable para todo el mundo.

    «En IKEA vendemos 1.000 millones de albóndigas de carne al año (...) Si consiguiéramos convertir cerca del 20 % de esas ventas en ventas de albóndigas de proteína vegetal, esto implicaría una reducción de cerca del 8 % de nuestra huella climática en lo que respecta al negocio alimentario de IKEA», afirma Sharla Halvorson, directora de Salud y Sostenibilidad de Alimentación de IKEA a nivel global. Así que, ya sabes, ¡pásate por nuestra tienda sueca o nuestro restaurante y prueba nuestras albóndigas HUVUDROLL!

    ¿Quieres más ideas? Añade estas a tu recetario:

    Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.