Saltar

9 consejos para superar la cuesta de enero desde casa

Este año nos hemos tenido que apretar el cinturón en más de una ocasión. Por eso, siendo previsores, hemos preparado una lista de consejos prácticos y efectivos para que empieces a aplicar desde ya y poder sobrellevar mejor y superar la temida cuesta de enero. ¿Qué te parece?

Descubre todas las opciones que tienes para saber cómo ahorrar en casa y hacer que este mes no sea tan duro como parece.

¡Vamos!

1. Repasa tus gastos y elimina los innecesarios

Uno de los primeros pasos para comenzar a ahorrar dinero es algo tan sencillo como hacer un listado con todos los gastos fijos que tenemos cada mes. De esta forma, tendremos una idea más clara de qué gastamos y si hay alguna forma de reducirlo (por ejemplo, puede que tu tarifa de internet no se ajuste a lo que realmente gastas y tengas la opción de pasarte a una más económica, o haya alguna suscrición a un programa o aplicación que puedes quitarte de encima).

Una vez sepamos esa cantidad, veremos cuánto dinero nos queda. De esta última parte, lo más recomendable sería destinar una cantidad fija al ahorro y otra reservarla a los gastos ocasionales que creemos que podemos tener, como una cena o algún imprevisto, como una avería. Si regulas y controlas desde el principio tus gastos y tus ingresos, te resultará mucho más fácil ahorrar.

2. Limpia y ventila sin enfriar la casa

Dentro del hogar podemos utilizar algunos truquitos para poder ahorrar dinero en casa fácilmente. Con pequeños detalles como el que te vamos a explicar ahora, conseguirás reducir algunos gastos en tus facturas, como es el caso de la calefacción.

¿Qué pasa cuando ventilamos la casa en los meses de más frío? ¿Notas que se queda fría rápidamente? Cuando se da esta situación, solemos cometer el error de poner la calefacción a tope para volver a recuperar la temperatura de la casa. El contador se dispara y, como resultado, tenemos un incremento en la factura de la luz o calefacción del próximo mes. ¡Y eso es lo que no queremos!

Entonces, ¿cómo ventilamos la casa para limpiarla y airearla, y más ahora que la higiene en el hogar es tan necesaria e importante para la salud? La solución es tan sencilla como solo dejar abiertas las ventanas un máximo de 10 minutos. Lo recomendable, de hecho, es hacerlo entre 5 y 10 minutos. No más. Además, esto debe hacerse habitación por habitación (para no crear corrientes de aire que enfríen aún más la casa) y con la calefacción apagada o al mínimo (para no gastar innecesariamente).

3. Ayúdate de los textiles

Siguiendo con el propósito de mantener un ambiente agradable y cálido dentro de casa sin que eso suponga una subida en tus facturas, una de las opciones más básicas (y económicas) para tener la casa calentita durante el invierno es decorarla con textiles.

Más allá de tener preparado un kit con unas acogedoras mantitas para arroparnos en cualquier momento y resguardarnos del frío, nuestra recomendación es que apliques otros trucos. Por ejemplo, las cortinas gruesas, las alfombras de lana e, incluso, los felpudos funcionan como aislantes térmicos y nos ayudarán a retener el calor a pesar de que las ventanas estén abiertas. Si tienes muebles hechos con materiales sintéticos, que son más fríos, puedes cubrirlos con algún textil, como con unos cojines para las sillas o alguna manta en el sofá.

4. Revisa las horas de mayor consumo eléctrico

¿Sabes que no gastas lo mismo poniendo la lavadora por la mañana que por la noche? Según la hora en la que utilices los electrodomésticos y dispositivos, la luz será más cara o barata.

Por lo general, la luz es más cara en las horas centrales del día (desde las 12 hasta las 22 horas aproximadamente), cuando normalmente hay más actividad en el hogar.

Para saber si puedes reducir el gasto en tus facturas, te aconsejamos que repases la tarifa que tienes contratada y te informes de qué tipo de discriminación horaria tienes, que es a lo que se llama cuando tienes este tipo de variaciones. Así podrás decidir cuándo te conviene hacer ciertas tareas, como poner el lavaplatos, la lavadora o si prefieres este mes prescindir de la secadora y utilizar un práctico tendedero que te ahorre un dinerillo a final de mes.

¡Ah! Y si tienes la opción, recuerda que siempre puedes utilizar los programas de bajo consumo de tus electrodomésticos, ya que, aunque tarden un pelín más, también contribuirá a reducir tu consumo eléctrico.

¡No te pierdas este vídeo sobre cómo ahorrar en la cocina!

    5. Apaga los dispositivos que no uses

    Si eres de esas personas que tienen las regletas encendidas las 24 horas del día, debes saber que ahí estás perdiendo dinero sin darte cuenta.

    Las regletas o los ladrones conectan una gran cantidad de dispositivos y son comodísimas para tener un todo en uno y controlar nuestro consumo, pero ¿sabes cómo afecta su mal uso a tu factura?

    Aunque dejemos los aparatos, como la televisión o el ordenador en modo standby, esa lucecita que queda encendida nos indica que se sigue consumiendo una cierta cantidad de energía. Así que, siempre que tengas ocasión, apaga por completo esos pilotos. Ahorrarás dinero mes a mes y, además, estarás haciendo un gran gesto a favor del medio ambiente.

    6. No sucumbas a las rebajas si no lo necesitas

    Sabemos que son realmente tentadoras y, en muchas ocasiones, podemos sacarles un provecho real. No obstante, si uno de tus objetivos es superar la cuesta de enero, deberás armarte de fuerza de voluntad y no sucumbir a los encantos de los descuentos. Y es que enero se convierte en un mes de incitación constante al consumo, aunque seamos conscientes de que hay cosas que realmente no necesitamos.

    Por eso, nosotros te recomendamos que te hagas una lista de aquellas cosas que te gustaría comprar y decidas si es una necesidad o algo que verdaderamente vas a aprovechar o, por el contrario, puede posponerse un tiempo.

    ¿Por qué no aprovechas y, además, haces una reorganización de tu armario? En algunas ocasiones, no somos conscientes de la cantidad de cosas que tenemos si está todo mal guardado o escondido. ¡Seguro que alguna de tus prendas pasó al olvido injustamente!

    7. Planifica la comida de la semana

    Otra de las mejores técnicas para ahorrar dinero y llevar mejor la cuesta de enero es la planificación de la comida, ¡independientemente de si comes en casa o en el trabajo! Si te organizas bien y cada 5-7 días reservas una mañana o una tarde para cocinar diferentes recetas sencillas para preparar tu menú semanal, acabarás cocinando menos veces, comerás mejor y ahorrarás tiempo y dinero. ¡Es genial!

    Otra de nuestras recomendaciones es que busques los productos de temporada y los compres. Tendrán un precio menor que el resto y, por tanto, gastarás un poquito menos. También, un gran consejo para ahorrar en comida es recuperar aquellas recetas de nuestras abuelas, las grandes expertas en el aprovechamiento de la comida. ¡No hay nada como uno de sus cociditos tradicionales!

    Y, por último, un truco para ahorrar unos céntimos más y tener un consumo más responsable. Cada vez que salgas a comprar, te recomendamos que lo hagas con la ayuda de bolsas de tela o un carrito de la compra propio. Evitarás gastar el dinero en las bolsas de plástico y ayudarás al medio ambiente. ¡Además, son preciosas!

    8. Busca algunas alternativas

    Aunque tengas que hacer ciertos sacrificios este mes, seguro que puedes encontrar una alternativa para poder seguir con tus rutinas, incluso, desde casa.

    Este año, de hecho, ha quedado demostrado que una de las cosas que se pueden lograr es hacer deporte desde casa. Así que, si has tenido que darte de baja en tu gimnasio habitual, por ejemplo, no descartes seguir con un hábito tan importante como el ejercicio. No hace falta que te compres equipo técnico, ya que hay un montón de ejercicios en internet para poder hacer en casa sin necesidad de nada extra. Para ello, te aconsejamos que acondiciones un espacio en el salón, que es donde más fácil lo tendrás, y prepares unos básicos, como una toalla pequeña, un poco de agua fresca en una botella o jarra para hidratarte y ¡listo!

    9. Haz planes caseros de calidad

    Nuestro último consejo va un poco enlazado con el punto anterior, y es que si por presupuesto tienes que evitar los planes fuera de casa, ¡no tienes que preocuparte! Tienes un montón de opciones para hacer en tu hogar sin tener que echar tanto de menos el exterior. Además, estarás más calentito y seguro.

    Por ejemplo, puedes organizar una tarde de juegos de mesa, que siempre es un gran plan para echarte unas risas tanto con amigos como con la familia. También puedes hacer una comida-cena temática y preparar los platos tú mismo o en compañía, que será mucho más barato que si lo encargas, por ejemplo. ¡Además, es súper divertido! Y, ¿cómo no? El rey de los planes en casa, un día de maratón de tu saga favorita y disfrutar de unas palomitas (más sanas y económicas si las haces en la sartén), un chocolate calentito y la comodidad de tu sofá. No suena nada mal…

    ¿Qué te parece? Sigue estos consejos y verás cómo el mes de enero se te hace mucho más llevadero. De hecho, muchos de estos consejos te servirán en tu día a día independientemente del mes que sea. Aplícalos y verás cómo poco a poco notas que gastas menos dinero, ahorras tiempo y, en muchos casos, empiezas a llevar una vida más sostenible.

    ¿Quieres más ideas sobre ahorro?¡No te pierdas estos artículos!

    Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.