Saltar

Instrucciones para crear y regalar semilleros individuales

La primavera es la época perfecta para cultivar. Descubre cómo hacer tu propio semillero en casa y regalar a tus seres queridos un pedacito de la naturaleza para que la transporten a sus hogares. Sus semillas germinarán como por arte de magia.

La jardinería o el cultivo de plantas y flores es una de las aficiones más entretenidas que existen. De hecho, tiene unos beneficios excelentes para nuestra salud, ya que reduce el estrés, ayuda a ejercitar la mente, aumenta la autoestima y nos hace ser más positivos, entre otras muchas ventajas. ¿Qué te parecería poder regalar a quien más quieres todo esto?

En el siguiente artículo, te enseñamos cómo crear sustratos individuales con semillas para que regales a tu familia y amigos un obsequio de lo más original y a favor del medioambiente. ¡No te lo pierdas!

1. Crea un sustrato fértil

Para crear nuestros semilleros, primero debemos preparar el sustrato.

Los sustratos son uno de los materiales más usados para cultivos y sirven para la retención del agua y los nutrientes que necesitan las plantas para crecer. En este caso, nosotros vamos a utilizarlo como base en la que transportar y germinar nuestras semillas, muy parecido a como se hacía en el cole con el algodón. Para ello, empezaremos haciendo pedacitos pequeños de una servilleta de papel.

Consejo: ayúdate de un bol o cuenco mediano para hacer toda la mezcla.

2. Remojar y colar

Para seguir con este método de germinación, el siguiente paso será echar un poco de agua sobre la pulpa de papel y dejarla a remojo.

Después, pasa la mezcla por el colador para retirar la mayor parte del líquido. Lo que nos interesa es que la masa quede húmeda, pero no mojada. Puedes utilizar una cuchara para remover y escurrir mejor la masa del sustrato.

3. Forma los discos

Para hacer las particiones, reparte la pulpa húmeda que hemos creado de manera uniforme en recipientes redondos.

Nosotros, por ejemplo, hemos utilizado algo tan sencillo como un molde de magdalenas para el horno. Con una capa fina será más que suficiente.

Esparce las semillas que quieras por encima mientras la pulpa siga húmeda para que se adhieran y deja que el papel se seque al aire (no lo calientes).

4. Difunde la alegría

Ya tienes tu semillero lleno de poder vegetal, listo para colocarlo en un macetero con tierra donde pueda ser regado y dar brotes.

Nuestra propuesta es que acompañes el semillero de algún detalle extra. Puedes ayudarte de un cordón para decorar tus regalos con él y que tenga un toque aún más especial. Es perfecto para regalos temáticos que tengan que dar sus frutos.

¿Qué te ha parecido? Prueba esta nueva forma de regalar y haz que los tuyos experimenten los beneficios del cuidado de las plantas y flores.

Si quieres seguir inspirándote con más temas de jardinería, cultivo o vida sostenible, no te pierdas la recomendación final de artículos.

Y si quieres algo más rápido y visual, te recomendamos que le eches un vistazo a este vídeo tan cortito con un ejemplo práctico de cómo hacer un huerto urbano en casa en un pispás.

    Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.