6 ideas para la zona de barbacoa en la terraza o jardín

Si hay algo que va de la mano del buen tiempo (y que nos encanta) son las barbacoas. Tanto si hacemos nuestra barbacoa en una terraza, como en un jardín e incluso en un balcón o espacio más pequeño, el sabor de tu comida será igual de bueno independientemente de dónde comas. 
 
Antes de ponerte a hacer una barbacoa en tu terraza o jardín tendrás que asegurarte que tu Comunidad Autónoma lo permite. Si no hay ninguna norma que lo prohíba, ¡prepara la estancia o espacio para disfrutar! Vamos a ver estas 6 ideas para la zona de barbacoa que esperamos que te inspiren y te sirvan de ayuda para estos meses de calor que tenemos por delante.  
 
¡Que aproveche! 

1. Barbacoas para balcón o espacios pequeños: cómo usarlas 

Comencemos por las barbacoas que preparamos en espacios más reducidos, como pequeñas terrazas urbanas o, si nos apuras, en un balcón. Este que ves en la imagen es nuestro modelo KORPÖN que puedes llevar de un lado a otro de la terraza y después guardarlo. ¡Es plegable y ocupa muy poco espacio! 
 
Nosotros te lo recomendamos para alimentos porosos o pequeños como pescado o verduras laminadas, ya que la forma de la parrilla evita que se caigan al fuego. Eso sí, aunque la veas pequeñita, siempre es para usar en exterior, nunca dentro de casa. 
 
Preparar la zona para una mini barbacoa no puede ser más sencillo: hazte con unas cuantas brochetas de madera para preparar tus verduras y otros alimentos, algo de beber, pon unos cómodos cojines en las sillas o en el suelo estilo “picnic de balcón”, unos platos… ¡Y apañado!

2. ¿Has pensado en una barbacoa portátil para llevarla de un lado a otro? 

La mejor idea para la zona de barbacoa es que la propia barbacoa ya tenga espacio para todo integrado. Y que puedas llevarla de un lado a otro. ¡Y capacidad de almacenaje!  

Si te cabe en tu terraza o jardín, optar por una barbacoa con almacenaje en baldas y armario, además de con una enorme encimera y ruedas, es probablemente la mejor decisión que puedes tomar.  

Y es que no hay nada más importante para la zona de barbacoa que mantener todos los utensilios y el carbón en su sitio, organizados y ordenados. ¡Con estos modelos es sencillísimo! 

3. Todo preparado, a mano, ¡y listo para comer! 

Y al igual que tener el carbón y demás utensilios cerca es fundamental, también lo es tener una superficie o “mesa de trabajo” para que preparar la barbacoa sea lo más fácil posible. 

Por eso, si tu barbacoa no tiene una pequeña encimera integrada como veíamos anteriormente, no dudes en colocar cerca una mesa o soporte en el que tener preparados todos los alimentos antes de cocinarlos. Así, podrás cortarlos, aderezarlos o salpimentarlos antes de comenzar a cocinarlos sin tener que ir de un lado a otro.  

4. Fundamental: una mesa a la sombra 

Y para degustar la comida tan rica que seguro habrás preparado, es fundamental colocar una mesita a la sombra en la que comerla tranquilamente. ¿No tienes sitio para una mesa en la terraza? Pues una vez preparada la comida fuera, ¡pasa dentro a comer! Lo que es fundamental es que no comas al sol, y si te da algún rayito bajo la sombrilla, usa protección solar y ponte un sombrero. 

5. Iluminación por si la cosa se alarga 

La iluminación de exterior es imprescindible para nuestra zona de barbacoa, ¿no crees? Seguro que más de un día se ha alargado la comida y ha acabado por ser una cena, o la cena ha acabado a las tantas de la madrugada. Ilumina tu zona de barbacoa con una luz acogedora, como esta guirnalda de luces solares o bien con luz directa.  
 

6. Y cuando acabes…¡Protégela! 

Por último, cuando acabe la temporada de barbacoas, te vayas de vacaciones o, simplemente, haga mal tiempo: ¡protege tu barbacoa! Proteger la barbacoa con una funda impermeable es una forma sencilla y eficaz de conservarla durante mucho tiempo en las mejores condiciones. Eso sí, cerciórate de que está completamente fría antes de taparla. 

Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.