¿Habitación de invitados? ¿Oficina? ¿Sala de descanso? Sí.

Habitación versátil multiuso con un sofá, una unidad de almacenamiento, mesa de trabajo y silla.

¿Habitación de invitados? ¿Oficina? ¿Sala de descanso? Sí.

Hoy en día hacemos infinidad de cosas, y a menudo nos faltan estancias para poder hacerlo todo. Si tienes un cuarto para invitados, aprovéchalo para convertirlo en una estancia multifuncional. Si apuestas por la sencillez, no te resultará complicado conseguirlo.

Plano de planta con la distribución de una habitación.

Es muy fácil transformar un cuarto de invitados en un «contenedor de cositas». Sin embargo, si no necesitas tener una oficina (ni una habitación de invitados, ni una sala de descanso) propiamente dichas, lo mejor es que crees un espacio que puedas adaptar fácilmente a la actividad que quieras realizar en cada momento. Nuestro espacio saca mucho partido al techo abuhardillado, pero puedes utilizar nuestros consejos para cualquier otro tipo de estancia.

Un sofá cama abierto con ropa de cama de colores neutros.

Acondiciona el espacio para recibir a tus invitados con la tranquilidad de saber que disfrutarán del confort y la privacidad que necesitan. Transforma el sofá cama en una cama y utiliza la mesa auxiliar como mesilla de noche. Aprovecha los techos abuhardillados colgando una barra minimalista con unas tiras de piel para poder colgar prendas de ropa; añádele también unos ganchos para poder guardar más cosas.

Aunque no necesites una oficina en una estancia independiente, seguro que te irá bien tener una zona para gestionar las facturas y ese tipo de cosas. Ahorra espacio poniendo un escritorio pequeño justo detrás del sofá, y compleméntalo con un armario con puertas para poder tenerlo despejado. Cuando no utilices el escritorio y quieras descansar en el sofá, gira la lámpara de lectura para poder disponer de una iluminación adecuada para leer.

Una habitación con techo abuhardillado con muebles de colores neutros, como por ejemplo un sofá cama y un escritorio.

Tener un espacio para hacer actividades creativas resulta muy motivador e inspirador. Si te gusta pintar, hazte con un caballete (que puedes colgar en la pared cuando no lo utilices), un carrito para el material, y alguna solución para poder exponer y poner a secar tus obras.

Si lo que quieres es descansar, enciérrate en tu sala de descanso. Para poder tomarte un café cómodamente, hazte con un sofá, unas almohadas y algunas colchas. Pon también una librería para disfrutar de la lectura, y elementos decorativos y música que te ayuden a relajarte.

Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.

Autores
Diseño de interiores: Anna Cardell
Fotografía: Andrea Papini
Texto: Vanessa Algotsson