8 consejos para ahorrar dinero en casa sin mucho esfuerzo

8 consejos para ahorrar dinero en casa sin mucho esfuerzo

8 consejos para ahorrar dinero en casa sin mucho esfuerzo

Ahorrar dinero en casa no es tan complicado como parece. Se trata de cambiar nuestros hábitos para reducir las facturas y a la vez contribuir a un mundo más sostenible.

Ahorrar dinero en casa es una de las cosas que más nos preocupa a la mayoría. No sabemos cómo, pero de repente miramos nuestra cuenta y… ¡zas! ¿Dónde ha ido a parar el dinero? Conseguimos ahorrar cuando cambiamos nuestros hábitos, cuando somos conscientes de que estamos haciendo mal algunas cosas en casa, cuando vemos que hay otra forma de proceder en según qué momentos. Por eso queremos ofrecerte 8 consejos de lo más sencillos para ahorrar dinero en casa sin mucho esfuerzo.
 

1. Cuenta con los electrodomésticos adecuados

Los electrodomésticos tienen mucho que decir a la hora de ahorrar dinero en las facturas. Si los tuyos ya tienen unos cuantos años, quizás sea el momento perfecto de cambiarlos por electrodomésticos A+++, que te ayudan a reducir la factura de una forma importante.

Con apenas 1 o 2 años de uso puedes tener amortizado el precio del electrodoméstico, ya que empiezas a ahorrar desde el mismo momento en el que lo enchufas en tu cocina. Por ejemplo, un frigorífico A+++ consume la mitad que uno A+. O una lavadora energéticamente eficiente consume hasta un 30% menos de electricidad que otra que no lo es.

¿No crees que esto acabará por notarse en tu bolsillo al final de cada mes?

2. Cambia todas tus bombillas por LED para ahorrar dinero

Igualmente sucede con las bombillas LED. Aunque ya llevan bastantes años completamente asentadas en el mercado, todavía son muchos los que mantienen halógenos o bombillas tradicionales, con lo que ello supone a fin de mes en la factura de la luz.

Si todavía no has cambiado todas y cada una de tus bombillas por otras de tipo LED, ¿a qué esperas? Tienes motivos de sobra para hacerlo:

Pueden durar hasta 20 años, así que imagínate cuánto ahorrarás en compra de bombillas a largo plazo.

La factura de la luz bajará considerablemente, ya que consumen hasta un 85% menos de energía.

Las bombillas LED transforman un 90% de su energía en luz, mientras que las bombillas tradicionales apenas consiguen transformar un 10 o 15%, desperdiciando el resto.

La calidad de la iluminación es superior, además de no “recalentar” el ambiente, como sucede con las bombillas tradicionales.
¿Quieres ver más sobre sostenibilidad y ahorro en el hogar?

3. Ahorra en comida: envasa y reutiliza sobras

Tirar comida a la basura es uno de los hábitos que debemos dejar a un lado cuanto antes, sobre todo si queremos ahorrar en la bolsa de la compra. Cuando cocines, tienes dos opciones: o hacer una ración justa para cada persona que vaya a sentarse a la mesa, o bien cocinar comida de sobra para después congelarla y poder aprovecharla otro día.

Igualmente, si ha sobrado comida en los platos, ¿por qué tiene que ir a la basura? Guárdala en un táper y cómela en otro momento. Y si es poquita cantidad, reinventa una nueva receta con las sobras o júntalo con un poquito de arroz blanco.

Por supuesto, es fundamental que hagamos la compra de forma consciente, con lista y sin picar en alimentos que no nos hacen falta. ¡Compra con cabeza! Cuanto menos desperdicio, más ahorro.

4. ¿Bolsas de plástico? ¡Cámbialas por las de tela!

En IKEA apostamos por la sostenibilidad y el medioambiente por encima de todas las cosas. Cambiar nuestro mal hábito como sociedad de usar plásticos para todo, está en nuestra mano.

Pero en este caso no solo hablamos de medioambiente, sino también de ahorro. Por eso, en vez de comprar una bolsa de plástico cada vez que bajes a comprar cualquier cosa, a una tienda de ropa, al supermercado… lleva contigo tu bolsa de tela plegable KNALLA que cabe en cualquier parte: ¡hasta en un bolsillo! Ya no tienes excusas.

5. Da una nueva vida a botellas, tarros y otros recipientes de cocina

Las botellas de vino vacías, los tarros de cristal e incluso las latas pueden tener una nueva vida en casa que nos permita ahorrar un dinerito.

¡Aquí tienes unas cuantas ideas!

  • Utiliza los tarros de cristal vacíos como táper para llevar comidas, sopas o salsas. Se limpian muy fácilmente y los olores y sabores se adhieren menos que al plástico, por lo que gastaremos menos agua al fregar.

  • O reutilízalos para guardar legumbres, arroz, pasta o todo tipo de alimentos en tu despensa.

  • Las botellas de vino vacías pueden ser ideales para decorar. Coloca dentro algún tallo bonito y si quieres customízala.

  • El papel de periódicos y revistas puede serte muy útil en casa, como por ejemplo a la hora de cubrir y proteger una mesa cuando los peques van a hacer manualidades. ¡Mantén el mantel a salvo!

6. Grifos (y hábitos) que te permiten ahorrar agua y reducir tu factura

¿Sabías que los grifos de IKEA te ayudan a ahorrar? Nuestros grifos cuentan con un aireador en el interior, por lo que se utiliza un 50% menos de agua y se requiere menos electricidad para calentarla.

Aunque, ¡ojo! Porque también hay ciertos hábitos para ahorrar agua en casa que debemos tener presentes:

  • Cierra el grifo cuando no vayas a usar el agua, aunque sea por poco tiempo (mientras te enjabonas, lavas los dientes…) ¿Sabías que dejar el agua abierta mientras haces otra cosa supone un gasto de 12 litros por minuto?

  • Utiliza el agua que sale de la ducha mientras se calienta para llenar, por ejemplo, el cubo de la fregona.

  • Lava siempre con una carga completa de lavavajillas o lavadora. Si son pocos platos, mejor a mano.

  • Dúchate en vez de bañarte, ahorrarás más del 50% de agua.

  • ¡No tires cosas al inodoro como si fuese una papelera! Cada vez que tiramos de la cisterna estamos gastando entre 6 y 12 litros de agua.

7. La temperatura perfecta de la calefacción y el aire acondicionado para ahorrar en casa

Al igual que sucede con el agua o las bombillas, el uso que hacemos de la calefacción y el aire acondicionado también tiene mucho que decir en nuestras facturas.

Es fundamental mantenerlos siempre a la temperatura adecuada: la calefacción en torno a 20 o 22 grados durante el día, y el aire acondicionado a unos 24 o 25 grados. Cada grado de más o de menos respectivamente, aumentará de manera significativa nuestras facturas.

8. Lámparas que cargan tu móvil

Por último, queremos que veas nuestro nuevo flexo RIGGAD con base de carga, ideal para aprovechar esa toma de luz para tres cometidos distintos: por un lado, obviamente, ilumina; por otro carga tu móvil de forma inalámbrica (si es compatible) y por último carga un tercer dispositivo gracias a su puerto USB. Todo esto en una sola toma de luz. ¿No te parece genial?
 
Te recomendamos: 4 ideas de decoración con textiles para ahorrar energía y evitar el frío.

Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.