Ir al contenido principal

Cómo incorporar el espacio de lavado en el baño

No todos los hogares disponen del espacio suficiente para armar un lavadero. Más allá del tamaño mismo de la lavadora, el proceso de lavado necesita un lugar: clasificación, lavado, secado y doblado. Aquí te mostramos algunos productos y consejos para armar un rincón de lavandería en tu baño y mantenerlo ordenado. 

Un baño con muros blancos y piso de baldosas naranjas, con un vanitorio blanco GODMORGON. Al fondo y detrás de una cortina blanca con diseños azules se ve un espacio de lavado con ropa colgada y un canasto con ropa sucia.
Un baño con muros blancos y piso de baldosas naranjas, con un vanitorio blanco GODMORGON. Al fondo y detrás de una cortina blanca con diseños azules se ve un espacio de lavado con ropa colgada y un canasto con ropa sucia.

Aprovecha los muros de piso a cielo

Sea cual sea el tamaño del baño, un mueble fijado al muro te permitirá aprovechar mejor el espacio. Con uno grande puedes empotrar la lavadora, y con uno pequeño puedes mantener en un solo lugar lo que necesitas para lavar. Guarda en el mueble las cosas de uso esporádico como toallas limpias o papel higiénico, y reserva otros muebles como el vanitorio para artículos de uso diario.

Ver todos los muebles para baño
Vista frontal de una lavadora y repisas blancas instaladas a muro sobre ella, con accesorios de lavandería y toallas. A un costado de la lavadora hay un canasto para ropa sucia, una tabla de planchar pequeña y camisas colgadas.
Ver todos los muebles para baño

Ordena la ropa para lavar

Basta de amontonar la ropa en la silla. Cuando esté sucia, puedes ordenarla (o tirarla) directamente en un canasto para luego lavarla y transportarla nuevamente al clóset, limpia y doblada. Con algunos canastos de IKEA, puedes separar la bolsa del soporte para facilitar el proceso de clasificación y guardado.

Ver todos los canastos para ropa sucia
Un canasto para ropa sucia de mimbre BRÄNAS situado entre una pared de tono gris claro y una cómoda blanca MALM. Entre el canasto y la pared hay un vestido colgado.
Ver todos los canastos para ropa sucia

Mantén lo que necesitas a la vista

Almacenar tu detergente en polvo y otros productos de lavandería en frascos de vidrio o recipientes etiquetados hace que el proceso de lavado de tu ropa sea más fácil y un poco más agradable a la vista. Para los artículos más pequeños, como los perritos para la ropa, usa cajas con tapa o compartimentos que puedas guardar en tu vanitorio o botiquín.

Ver todo en canastos y cajas para el baño
Dos frascos de vidrio llenos de detergente en polvo, sobre una repisa blanca y frente a un muro celeste ranurado.
Ver todo en canastos y cajas para el baño

Un lugar para doblar y almacenar

Tu mesa de comedor es el lugar perfecto para organizar y doblar tu ropa. Si ya puedes transportarla en la bolsa o el canasto, puedes aprovechar la superficie para doblarla y ordenarla con calma. Si quieres armar un espacio completo, en IKEA también tenemos soluciones para colgar y doblar que convierten pequeños rincones en espacio suficiente dentro de muebles y repisas.

Ver todos los utensilios de lavandería
Vista frontal de un conjunto de accesorios de lavado en tonos blancos y celestes: un colgador de ropa PRESSA, una palangana TORKIS, un colgador MULIG y una tabla de planchar de mesa JÄLL.
Ver todos los utensilios de lavandería

Guárdalo mientras no lo uses

Elige accesorios de lavado que puedas doblar o desarmar para ordenarlos mientras no los necesites. Así puedes idear formas para colgarlos y que no ocupen espacio en el baño u otro lugar de la casa.

Ver todos los tendederos
Un tendedero MULIG doblado y colgado en un muro blanco junto a ropa limpia y ordenada.
Ver todos los tendederos

Encuentra más ideas para diseñar y ordenar tu baño en nuestra sección de guías y consejos para baños.