Saltar

Un dormitorio ideal para remolonear

¿Quieres pasar más tiempo de relax en tu dormitorio? Convertirlo en el lugar perfecto para descansar los fines de semana y empezar tranquilamente el día es fácil: solo tienes que añadir ropa de cama, almohadas y una o dos alfombras suaves.

Cama acogedora con dos edredones, almohadas y una colcha. Junto a ella, hay una mesilla de noche con una lámpara encendida y una taza.
Cama acogedora con dos edredones, almohadas y una colcha. Junto a ella, hay una mesilla de noche con una lámpara encendida y una taza.

Consigue una cama más cómoda

¿La mejor forma de hacer que tu cama sea más confortable? Añade capas. Empieza por edredones suaves en tus colores favoritos. Incorpora una colcha a los pies de la cama para mantener los pies cómodos y calentitos. No te olvides de añadir almohadas adicionales para leer o ver la tele en la cama.

Una luz de lectura es imprescindible

¿Te gusta leer en la cama? En ese caso, añadir una luz de lectura en la mesilla de noche se nos antoja imprescindible. Elige una lámpara que sea fácil de ajustar en dirección o altura para poder dirigir fácilmente la luz a donde quieras.

Crea tu propia calma

Si prefieres un estilo acogedor más sosegado, opta por colores relajantes para conseguir un aspecto más ordenado y armonioso. Lo más importante es transformar tu dormitorio en un espacio en el que te apetezca pasar más tiempo.

Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y los cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.