¿Techos abuhardillados? Ningún problema.

Estantería con material para hacer manualidades en una zona con techo abuhardillado.

¿Techos abuhardillados? Ningún problema.

La mayoría de espacios irregulares de las casas suelen estar inutilizados. Nosotros no sólo queremos aprovecharlos, sino que queremos sacarles el máximo partido. Un espacio aparentemente complicado puede acabar siendo precioso (e incluso práctico).

Una mesa, un taburete y un sistema de pared grande con material para hacer manualidades, en una zona con techo abuhardillado.

Espacio para la creatividad

Los espacios pequeños e irregulares son ideales para poner un escritorio para pintar, escribir o hacer manualidades. Aprovecha las paredes para poner las soluciones de almacenaje que haga falta. Las unidades ajustables como las del sistema ALGOT se pueden montar en espacios con techos inclinados, a diferentes alturas, y crear así un taller artístico muy moderno.

Folios de papel recién pintados colgados con pinzas en una percha para pantalones.
Estante superior de una estantería grande, en una zona con techo abuhardillado, con material para hacer manualidades.
Mantas y almohadas blancas encima de una cama, y una mesilla de noche con libros apilados al lado.

Rincón infantil

¿Sabes a quién le encantan los techos abuhardillados? A los niños. Les gusta tenerlo todo a su altura. Así que aprovecha ese espacio para guardar todos los juguetes a una altura que les resulte práctica.

Una sala de juegos amueblada con una unidad de almacenamiento y que tiene muchos juguetes.
Detalle de unos juguetes y unos disfraces colgados en unos colgadores de colores en la pared.
Un cable de cortina se fija a la pared y un techo inclinado, sobre la cama blanca cuelga un tejido acogedor.

La cama más cómoda del mundo

Míralo por el lado positivo: los techos abuhardillados crean ambientes muy acogedores. Sácales el máximo partido poniendo un dosel para la cama. Fija un cable de cortina que vaya de la pared al techo, un poco más ancho que la cama, y cuelga un tejido que te guste. No querrás moverte de allí.

Cama con ropa de cama blanca en una zona con techo abuhardillado, y un tejido blanco colgado del techo a modo de dosel.
Detalle de un cable de cortina sosteniendo un dosel.
Un primer plano de almohadas blancas en una cama y con algunos libros blancos en la mesilla de noche.

Autores
Diseño de interiores: Emma Parkinson
Diseño digital: Annie Svensson
Redacción: Vanessa Algotsson
Fotografía: Micke Persson
Texto: Linda Harkell