Saltar
Consejos para hacer una reforma en casa tú mismo

Consejos para decorar desde cero una casa por tu cuenta

Ya sea porque te vas a mudar, llega un nuevo miembro a la familia o, simplemente, tienes varios cambios en mente para tu hogar y quieres hacerlos por tu cuenta y ahorrarte un dinerito, ¡toma nota! Aunque en un principio hacer una reforma pueda parecer complicado, la clave del éxito está en contar con un plan bien organizado. Vamos allá, consejo a consejo…

1. Elige el estilo y planifica

Antes de nada, ¿tenéis claro lo que queréis? Si no sabes por dónde empezar, nuestro consejo es que todos los miembros de la casa reservéis un rato para pensar en lo que queréis conseguir con esta reforma. No solo en la adaptación o configuración del espacio, sino en el estilo y ambiente que queréis que tenga.

Para que sea más sencillo, podéis inspiraros con los colores o texturas que queréis que tenga vuestro hogar. Por ejemplo, si queréis que sea acogedor y cálido, es probable que entre vuestras elecciones predominen los tonos tierra y los materiales naturales.

Una vez elegido el estilo que predominará, llega el momento de decidir el cuándo y el cómo. Aunque pueda ser tentador dejarse llevar, debes tener claro que la planificación es clave antes de lanzarte a emprender cualquier tipo de proyecto y en una reforma no iba a ser menos. Gracias a ella conseguirás que todo se vaya desarrollando correctamente. Coge papel y boli (o un ordenador, lo que prefieras) y apunta todo lo que tenéis que hacer con fechas aproximadas. ¡Os ayudará a cumplir el objetivo!

2. Confía en el poder de la decoración

Nuestro consejo es que partas de muebles en colores neutros y consigas el estilo que queréis dar a vuestro hogar tras la reforma a través de la decoración. De esta forma, si más adelante queréis hacer algún cambio de estilo, los muebles no serán ningún impedimento. Las cortinas, los cojines, los adornos, las lámparas y otros accesorios se convertirán en vuestros grandes aliados.

Por supuesto, también podrás añadir algún pequeño mueble que dé el toque especial y cambie un poco el espacio, como es el caso de la mesa auxiliar y el reposapiés que puedes ver en la foto. Como son pequeños, podrás moverlos cuando necesites tener más espacio libre para reuniones con amigos, hacer ejercicio o que los peques de la casa jueguen tranquilamente.

Es decir, se trata de combinar muebles grandes y básicos, como el sofá o los armarios, con otras piezas o accesorios pequeños más especiales. Todo ello siguiendo el estilo y la gama cromática que elegisteis en el paso anterior.

3. Adapta lo que ya tienes

En una reforma no es necesario partir de cero ni deshacerte de todo lo que ya tienes. De hecho, es la oportunidad perfecta para aprovecharlo, pero adaptándolo para que sea mucho más útil teniendo en cuenta vuestro estilo de vida.

Eso es lo que hemos conseguido en esta cocina, en la que había unos muebles básicos, pero faltaba almacenaje y un estilo coherente con el resto de la decoración del hogar. Para ampliar el espacio en el que guardar cosas, es tan sencillo como añadir cajoneras, estanterías y otras piezas auxiliares como carritos. Con nuestro sistema METOD, es muy fácil, ya que es posible personalizar por completo los muebles según vuestras necesidades.

En cuanto a la decoración, hemos conseguido el estilo que estábamos buscando a través de las lámparas, el grifo y los adornos. En este caso, hemos optado por combinar el negro con los colores tierra, pero se puede adaptar a cualquier gama cromática.

4. Prioriza vuestras necesidades

¿Qué es eso que siempre echas en falta en tu casa? La reforma es el momento de incluirlo, por lo que es importante que lo tengas en cuenta. Sabemos que los recursos tienen un límite, tanto en lo que respecta al presupuesto como al espacio, pero seguro que hay determinados cambios que quieres hacer sí o sí.

Cuando identifiques cuál o cuáles son, tendrás que priorizarlos por encima de otros. Por ejemplo, si soléis hacer muchas reuniones familiares en casa, necesitaréis una mesa más grande para disfrutar de esos momentos mucho más. Si el espacio del comedor no es muy amplio, es posible que tengas que renunciar a otros muebles como aparadores o alacenas que quizá no necesites tanto. Otra opción será recurrir a una mesa abatible que puedas adaptar en función de la ocasión.

En este sentido, optar por muebles multifuncionales puede ser la forma ideal de ahorrar espacio y dinero, ya que os solucionarán varias necesidades. Por ejemplo, la mesa del comedor puede convertirse en un escritorio si alguno trabaja desde casa o necesita hacer gestiones.

Por supuesto, este consejo es aplicable a cualquier otra estancia de la casa. Se trata de que pongas el foco en lo que realmente te importa, ya que la reforma es el momento de darle prioridad para conseguir el hogar de tus sueños.

5. Piensa a largo plazo

Una reforma no es algo que se pueda hacer todos los días, por lo que otro de los consejos es que intentes pensar a largo plazo, sobre todo en lo que a muebles se refiere. Esto es importante porque así amortizarás mucho más lo que inviertas en esta renovación de tu casa. Como decíamos antes, lo mejor en este sentido es que apostéis por muebles en tonos neutros que sean versátiles y puedan adaptarse a diferentes espacios. De esta forma, si más adelante os mudáis o tenéis que cambiar alguna habitación, será mucho sencillo.

En caso de que haya peques en casa, te recomendamos que planifiques la habitación o espacio en el que estará el bebé o el niño mirando más allá. Esto lo puedes conseguir con cunas o camas extensibles que crezcan con él. También con otros muebles como un cambiador y cómoda a la vez, que más adelante perderá la función inicial, pero que seguirá siendo útil para almacenaje.

Teniendo en cuenta este tipo de factores, conseguiréis sacar mucho más partido a todo lo que compréis para vuestra casa, lo que será mucho más sostenible tanto para vuestro bolsillo como para el medioambiente.

¿Has tomado nota? Esperamos que estos consejos te hayan sido útiles y muy pronto te pongas manos a la obra con tu reforma. No obstante, si necesitas ayuda, en IKEA contamos con servicios de planificación para ello, tanto en tienda como online. Puedes pedir cita para asesoramiento en tienda aquí o hacer uso de nuestras herramientas de planificación por estancias online.

Y por si necesitas alguna idea o consejo extra, aquí te dejamos un par de artículos que pueden interesarte.

Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.