Consejos para reducir el uso de plásticos en nuestro día a día

Consejos para reducir el uso de plásticos en nuestro día a día

Consejos para reducir el uso de plásticos en nuestro día a día

¡Pon tu granito de arena para evitar la contaminación de nuestros mares con estos sencillos consejos para reducir el consumo de plásticos de un solo uso en casa!

¡Súmate a la corriente en la que todos nos beneficiamos!

Consejos para reducir el uso de plásticos

Los plásticos están muy presentes en nuestra vida diaria, son versátiles y útiles para la fabricación y empaquetado de muchos productos, pero cuando no se reciclan correctamente una gran parte termina en nuestros océanos, contaminando el ecosistema y la fauna marina. De hecho, las cifras son muy preocupantes, pues más de 8 millones de toneladas de plástico acaban cada año en nuestros mares. ¡Todos podemos colaborar para evitar este gran problema medioambiental reduciendo el consumo de plásticos de un solo uso!

Nosotros te proponemos algunas opciones que puedes introducir en tu rutina habitual para evitar producir más basura en forma de plástico.

Antes de comenzar con los tips, ¿sabes cuáles son los plásticos de un solo uso? Entre ellos se encuentran las bolsas de compra; las pajitas y palitos mezcladores; los cubiertos y platos de usar y tirar; los bastoncillos para los oídos; los envases, botellas, vasos y tapas de poliestireno; las varillas para sujetar globos; las colillas y los productos de plástico oxodegradable. Como ves, ¡están en todas partes! ¡Piensa en todos esos productos que contienen plástico y que usas solo una vez antes de desecharlos!  

Por supuesto nuestro mejor consejo sería que eliminaras todos los plásticos de un solo uso de tu vida, pero sabemos que no es tan fácil erradicarlos de un plumazo. Sin embargo, te aseguramos que hay cosas muy fáciles que puedes hacer para evitar que nuestros mares se conviertan en un gran vertedero. ¡Empezamos!

Consejos para reducir el uso de plásticos

1-Una bolsa de tela para tus compras siempre en tu bolso

¿Te has parado a pensar cuántas bolsas de plástico puedes acumular en tu casa a diario? Y es que cada vez que haces una compra seguramente recibes una bolsa.

¿No sería más cómodo y sostenible tener tu propia bolsa de tela a mano para llevar todas tus compras? Así, evitas el problema de que se te rompa por el camino o de que se vean los productos que llevas en el interior. ¡Mete una bien dobladita en tu bolso y así la podrás usar cada vez que te surja una compra!

¡Recuerda que si no tienes una bolsa de tela, mejor elige una de papel o reutilizable!

Consejos para reducir el uso de plásticos

2-Opta por los envases de cristal y reutilízalos en casa

Cada vez hay más alimentos que puedes encontrar envasados en botes de cristal. Elegir estos productos es una forma de reducir el consumo de plásticos y, además, puedes reutilizar los botes para guardar otras cosas en casa: harina, arroz, botones… ¡También pueden ser bonitos maceteros o jarrones!

Por otra parte, sería recomendable que cambiaras el consumo de alimentos preparados o congelados y que cocinaras más alimentos frescos, conservándolos en táperes de cristal. ¡Tu salud, tu bolsillo y el medioambiente te lo agradecerán! 

3-Compra alimentos a granel 

Comprar comida a granel tiene muchas más ventajas de las que piensas.

Por un lado, evitas el despilfarro de comida porque puedes comprar la cantidad justa que necesitas. Por otra parte, evitas el consumo de envases y tan solo necesitas algún recipiente de cristal que tengas por casa, como los tarros de los que hablábamos en el anterior consejo.

¡Además los precios de los productos a granel son más económicos y contribuyes al crecimiento de la economía local con un consumo de proximidad!

4- Utensilios de cocina de madera o acero inoxidable

A la hora de elegir tu menaje de cocina mejor optar por materiales como la madera, el bambú o el acero inoxidable que son mucho más sostenibles, duraderos y más económicos. Los de plástico no suelen soportar temperaturas muy elevadas y muchos de ellos contienen Bisfenol-A (BPA) que no es recomendable, aunque todos nuestros productos que están en contacto con alimentos, como los envases, botellas y utensilios de cocina no contienen este químico.  

5- Tu botella de agua reutilizable

Para evitar el consumo de agua embotellada que genera miles de toneladas de residuos que acaban en el mar, lleva siempre contigo una botella reutilizable. Podrás personalizarla, elegir su color o tamaño y tenerla siempre a mano, en la oficina, el gimnasio o en cualquier viaje.

6- Recicla siempre que puedas, también en el trabajo

Todo empieza por no usar plásticos de un solo uso, y continúa por reciclar adecuadamente todos los plásticos que consumas. No solo cuenta con que lo hagas en tu hogar. ¡Piensa las horas que pasas en el trabajo y todos esos productos con envases de plástico que usas! ¿Y cuándo estás en el parque o en la playa?

Recicla siempre que te sea posible porque le darás una segunda vida a productos y materiales que acabarían siendo residuos contaminantes para nuestros mares y ecosistemas y ayudarás a crear nuevos empleos. Además, usar materiales reciclados contamina menos que fabricar un producto con materias primas.

Consejos para reducir el uso de plásticos

En el siguiente vídeo te enseñamos también opciones para reciclar en casa, aunque tengas poco espacio, ¡para que no tengas excusas!

También te puede interesar este artículo “Cómo reciclar y no desperdiciar comida para ahorrar y ser más sostenible” 

 7. ¡Haz compras más responsables!

Fíjate en qué productos o marcas ya están trabajando por producir menos plástico o reciclar más, y opta por ellos. Poco a poco y con pequeños pasos, tú también puedes contribuir a que las empresas cambien su forma de producir y sean más sostenibles. En IKEA tenemos ya más de 500 productos hechos con plástico reciclado y aspiramos a que en 2030 todos los plásticos que utilicemos procedan de materiales renovables o reciclados.

¡Si te interesan los productos sostenibles, tenemos más de 70 colecciones elaboradas con materiales renovables o reciclables! ¡Descúbrelos!

Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.