Saltar

6 consejos para desconectar y desestresarse en casa

Este último año que dejamos atrás no ha sido fácil. Y es que hemos tenido que adaptarnos a una nueva forma de vida algo compleja e incierta. Por eso, aprender a desconectar y desestresarse en casa se ha convertido en una necesidad importantísima para aplicar en nuestro día a día. ¡La salud mental también es importante!

Créenos si te decimos que siempre hay tiempo para pararse y respirar, incluso en el día más agobiante. Te contamos cómo puedes desconectar del trabajo tanto si lo desempeñas fuera de casa como si teletrabajas. Es algo vital para tu bienestar, para tu estabilidad emocional y para tu felicidad y la de los tuyos. Así que, no te pierdas estos 6 consejos para desconectar y desestresarte en casa.

1. Crea un rincón de relax en casa

Nuestro hogar es nuestro refugio al finalizar un día de trabajo, ya sea al cerrar nuestro ordenador después de hacerlo en remoto o al entrar por la puerta tras nuestra jornada. Por eso es tan importante que no sea un auténtico caos y que busquemos un rincón en el que relajarnos.

Y si todavía no tienes localizado ese rincón en casa, ¡puedes crearlo! Por ejemplo, puedes hacerlo enfrentando dos sillones como en este caso. Así, puedes compartir más momentos en familia o en pareja, con una tranquila charla y un picoteo. O bien, para descansar mientras ojeas una revista o lees un libro tranquilamente.

¿Sabías que tener un lugar específico que dedicamos únicamente a relajarnos nos ayuda a hacerlo de manera casi automática cuando estamos en él? Nuestro cerebro entenderá que ahí estamos tranquilos y seguros, que este es el momento y el lugar de desconectar.

Un consejo para desconectar y desestresarte en casa: quítate los zapatos y ponte zapatillas de andar por casa, ropa cómoda, apaga el teléfono y busca una actividad que te relaje. Aunque sea únicamente 30 minutos, date ese respiro diario para hacer algo que te guste en ese rincón y desconectar al 100%.

2. Aprende a respirar: influye en nuestro bienestar

La respiración influye muchísimo en nuestras sensaciones, en nuestras emociones, en nuestra forma de afrontar las cosas. Por eso es tan importante que cuando sientas agobio o estrés, pares durante 5 minutos para que todo vuelva a su cauce normal.

Cuando en casa tengas esa sensación de inquietud, busca un lugar tranquilo, como un rinconcito en el que estés solo y sin que nadie te moleste. Respira de forma calmada, inhalando y exhalando de manera tranquila, y piensa en positivo. Puedes acompañar este momento de paz con una infusión caliente o una taza de leche (evita el café). Casi nada es tan importante que no pueda esperar este tiempo.

Hasta el alfeizar de la ventana con unas cuantas mantitas y cojines, puede convertirse en el lugar más apetecible del mundo entero para desconectar y desestresarte en casa.

3. Dedícate tiempo

Uno de los principales puntos a tener en cuenta para tranquilizarse y desconectar en casa, es disfrutar de tiempo para nosotros mismos: tiempo de ocio, de paz, de desconexión, de hacer cosas que nos hagan felices...

¿A qué nos referimos?

  • Leer un libro o revista
  • Hacer deporte en casa
  • Estiramientos para relajar la espalda
  • Ver una película o documental
  • Escuchar algún podcast
  • Hablar por teléfono con un amigo o amiga que hace tiempo que no hablamos
  • Pensar en planes apetecibles para el fin de semana

Tener ocio diario más allá del trabajo es fundamental para ser feliz, así que ¡no lo dudes! Desconecta y deja el estrés a un lado dedicándote tiempo con cosas que te hagan feliz.

4. Elige la música adecuada para relajarte

¿Sabes cómo el estrés de cada día repercute en tu cuerpo? Sobrecargas musculares, contracturas, exceso de cortisol que puede acabar en subidas de tensión… Por eso te decimos una y otra vez que pienses en ti, en tu salud y en desconectar y desestresarte en ese lugar tan importante que es tu hogar.

Uno de los métodos que más nos gustan es la música. Túmbate en el sofá, sillón o cualquier lugar tranquilo. Coge unos auriculares que te aislen bien y elige una lista de reproducción relajante. ¿Sabías que la cortisona (es la hormona relacionada con la ansiedad) se ve reducida y la mente libera las tensiones acumuladas cuando escuchamos música que nos hace sentir tranquilos y felices?

Dedícate aunque sea 10 minutos a cerrar los ojos, subir el volumen y combatir el estrés y nerviosismo en casa.

Si hay algo fundamental en nuestra relajación y desconexión en casa, es un buen descanso. Así que no te pierdas este vídeo con consejos para dormir bien:

    5. Date una ducha o baño relajante

    El agua caliente es genial para relajarnos en casa. Lo mejor que podemos hacer es darnos una ducha, puesto que ahorramos gran cantidad de agua en comparación con un baño; pero puedes darte un capricho muy de vez en cuando con un baño caliente de espuma y aromas relajantes.

    ¿Sabes todo lo que puede aportarte una ducha o baño de agua caliente?

    • Ayuda a reducir la sensación de ansiedad
    • Nos libera de la rigidez muscular, dejando los músculos más relajados
    • Calma el estrés del día a día
    • Con el agua caliente eliminamos toxinas y mejoramos la circulación de la sangre
    • Calmamos el dolor de cuerpo, así como la inflamación

    Y si cuando salgas te secas con una toalla suave y calentita, ¡te quedarás como nuevo!

    6. La risa nos ayuda a desestresarnos

    Por último, algo tan sencillo como la risa es fundamental a la hora de desestresarnos y relajarnos. Cuando nos reímos liberamos endorfinas y dopamina, mientras que la hormona del cortisol (relacionada con la ansiedad y estrés) disminuye. Por eso, te recomendamos que hagas todo lo posible por reír cuando estés en casa.

    Ponte una serie que sepas que siempre te saca una sonrisa, un monólogo, habla sobre anécdotas divertidas con tu pareja o tus amigos...

    ¡Está en tu mano ayudarte a estar un poquito más feliz!

    ¿Estás dispuesto a poner todo esto en práctica para relajarte y desestresarte en casa? Si quieres más ideas relacionadas con el bienestar, no te pierdas estos artículos.

    Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.