Saltar al contenido principal
Ir a la lista de productos

Camas para niños

Cuando llegue el gran día en que tu hijo deje la cuna, una cama infantil le permitirá dormir cómodamente durante años. En IKEA tenemos incluso camas extensibles para acompañar el crecimiento de los niños, disponibles en distintos estilos y colores. Para hacerla todavía más acogedora, agrégale un dosel o ropa de cama que refleje su personalidad.

Agrega vitalidad al dormitorio con camarotes

Nuestra gama de camarotes o camas altas considera desde escritorios a estantes para ayudar con las actividades diarias tanto escolares como pasatiempos. Elige un modelo y dale a los más pequeños un espacio cómodo y acogedor para concentrarse.

Ver todo camarotes y camas altas
La esquina de un dormitorio infantil con una cama alta VITVAL y debajo un escritorio LAGKAPTEN con silla.
Un camarote infantil con ropa de cama con estampados de pinguinos. Debajo de la cama alta hay un escritorio.
Ver todo camarotes y camas altas

Deja los problemas para dormir en el pasado con camas para niños divertidas y modernas. Nuestros modelos de camas altas, camarotes y camas de 1 plaza te permitirán hacer del dormitorio de los niños un lugar con espacios para descansar, divertirse y también crear.

Diseñamos nuestras camas para niños para ayudarte a que la transición desde sus cunas sea lo más sencilla posible, por eso, incorporamos camas extensibles que funcionan para niños de todas las edades hasta adolescentes.

Cuál es el momento para cambiar a una cama para niños 

Todos los niños tienen procesos diferentes, pero alrededor de los 18 meses puedes considerar un bien momento para partir con la transición desde la cuna a la cama para niños. Si no estás seguro de tomar esta decisión en este período, el mejor indicador es ver cuando la altura del niño está por superar el largo de la cuna o ya está constantemente saliendo por sus medios de ella.

Cuando llegue ese momento, invierte en una cama para niños pequeños que facilite la transición de tu bebé. Algo que sea cómodo y seguro, y que al mismo tiempo permita que tu hijo crezca en el mundo a un ritmo sensato. De esta forma, tanto el bebé como la familia podrán dormir tranquilos por las noches.

Camas para para cuando ya no son tan niños

La segunda transición de camas para niños ocurre entre los 4 o 5 años, cuando los pequeños ya son capaces de dormir toda la noche por si solos. En este tiempo vas a verte enfrentado a otros desafíos como el espacio de almacenamiento, el orden y el look. En IKEA tenemos diferentes modelos de camas para niños que pueden ayudarte a resolver estos desafíos

Camas de 1 plaza

En nuestra variedad de camas de 1 plaza tenemos modelos con cajones debajo que te ayudarán a almacenar los juegos y juguetes, las prendas u otras pertenencias. También puedes encontrar modelos de cama nido para alojar invitados, o para que alguno de los padres pueda acompañarlos cómodamente por las noches.

Camas altas

Las camas altas son ideales para ayuarte a multiplicar el espacio del dormitorio. Ganas una cama pero no pierdes la superficie que esta ocupa. Puedes concertir este espacio en el área perfecta para estudiar incorporando un escritorio para niños o un clóset infantil para guardar la ropa.

Camarotes

Los camarotes pueden ser una opción perfecta para hermanos que comparten habitación, ya que estas camas para niños maximizan el espacio disponible. Aquí también tienes la opción de adquirir uno con una cama adicional, creando un área adicional para dormir. Algo que definitivamente será práctico para todas las fiestas de pijamas que seguramente vendrán.