Saltar al contenido principal

Hechos para celebrar

No dejes que el espacio te limite. Un comedor pequeño tiene la misma capacidad de brillar en una cena que uno de tamaño grande. Y cuando se trata de reunirte con familia y amigos, un espacio extra nunca estará de más.

Uno más, ¿por qué no?

¿Que tu mesa de comedor es solo para cuatro personas? Ya no más. Utiliza una mesa extensible, jala unas sillas extra y no le temas a esos invitados sorpresa.

Que no se te olviden las sillas

Es común que una comida o cena llegue a la sobremesa. Este es el momento perfecto para compartir anécdotas y realmente convivir de una forma en la que todos puedan participar. Por eso, es buena idea contar con sillas de las que no te querrás levantar.

Un lugar digno de admirar

Pequeñas esculturas, flores, libros o fotografías, cada persona tiene ese objeto especial que le encanta admirar y, admitámoslo, también presumir. ¡Está bien! ¿Por qué no exhibirlo en una hermosa vitrina en la cual también se mantenga a salvo?