Saltar

Un espacio para cuidarte en el salón

Cumple tus propósitos. Mira lo fácil que es empezar un nuevo hábito de ejercicio saludable en un espacio pequeño; tampoco se necesita mucho más.

Mujer sentada en una alfombra en el salón, cruzada de piernas e inclinada hacia delante, con los brazos estirados y apoyados sobre un puf.
Mujer sentada en una alfombra en el salón, cruzada de piernas e inclinada hacia delante, con los brazos estirados y apoyados sobre un puf.

Mueve muebles para hacer sitio

Encontrar tiempo para hacer estiramientos es más fácil si lo puedes hacer en casa. Tener un plan para crear un espacio diáfano también ayuda. Por ejemplo, unos muebles que pesen poco o tengan ruedas para poder moverlos con facilidad y rapidez son muy útiles para despejar la zona.

La caja del bienestar

Pon cerca todo lo que necesitas y añade si quieres unas velas para crear ambiente. Si no quieres perder ni un segundo para empezar con los ejercicios, pon todo lo que necesitas en una caja.

Túmbate en la alfombra y adelante

Ya tienes espacio, así que no hay excusa que valga. Túmbate, estira y empieza a cuidarte.

Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y los cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.