Saltar

Guía para comprar ollas y sartenes

Para cocinar como se debe, es muy importante contar con las herramientas adecuadas, y las ollas y las sartenes marcan la diferencia. ¿Basta con un juego básico o te iría bien tener un cazo, una cazuela o un wok extra? En nuestra guía, encontrarás ollas y sartenes que se ajustan a tus necesidades, independientemente de si te estás iniciando en el mundo culinario o de si eres todo un chef.

Sartén con mango de acero inoxidable en una placa cocinando albóndigas con salsa. Hay una cuchara de madera en un lateral.
Sartén con mango de acero inoxidable en una placa cocinando albóndigas con salsa. Hay una cuchara de madera en un lateral.

El juego básico: un buen comienzo

Si lo que buscas es cocinar sin grandes pretensiones y a diario, una olla grande (de 3 a 5 l), un cazo pequeño (de 1,5 a 2 l), una sartén mediana (de 28 cm) y una sartén para saltear deberían proporcionarte todo lo que necesitas. Los utensilios de cocina de acero inoxidable siempre son útiles, ya que se adaptan a numerosas formas de cocinar, se limpian fácilmente, son compatibles con casi todas las placas y duran mucho tiempo. Cuando tengas un juego básico, ve añadiendo utensilios a medida que los vayas necesitando.

Ver la serie OUMBÄRLIG
Ver la serie OUMBÄRLIG

Utensilios esenciales: ollas

Las ollas son más grandes que los cazos, ya que pueden contener un mínimo de 2 litros, y tienen dos asas que ayudan a transportarlas de un lado a otro, a pesar de su tamaño y de su peso. Con ellas, puedes cocinar para toda la familia o preparar platos que requieran mucha agua. Por ejemplo, para hervir la pasta.

Ver todas las ollas
Ver todas las ollas

Utensilios esenciales: cazos

Los cazos son sartenes pequeñas que pueden contener entre 0,5 y 2 litros, y cuentan con un mango largo y recto. En la mayoría de los casos, se utilizan para preparar comidas de pequeño tamaño, como verduras o salsas.

Ver todos los cazos
Ver todos los cazos

Utensilios esenciales: sartenes

Las sartenes de aluminio con revestimiento antiadherente nunca están de más, ya que dicho revestimiento impide que la comida se queme fácilmente, hace que limpiar sea más sencillo y evita tener que usar tanta grasa. Por su parte, las sartenes de hierro fundido doran la comida de forma proporcionada, ya que dicho material conduce el calor a partes iguales y lo conserva durante periodos prolongados.

Ver todas las sartenes
Ver todas las sartenes

Ahorra tiempo con las sartenes para saltear

Las sartenes para saltear se utilizan para dorar trozos de carne, pescado o pollo, saltear verduras y reducir las salsas. Disponen de bordes elevados para evitar derramar o salpicar comida al voltearla y removerla. En muchos casos, incluyen una tapa que las cubre de forma completa o parcial para cocinar la comida cuando los ingredientes ya están dorados.

Ver todas las sartenes para saltear
Ver todas las sartenes para saltear

Parrillas como alternativa a las clásicas barbacoas

Al cocinar con parrillas, la humedad de la comida permanece en su interior y la superficie se vuelve crujiente. Para conseguirlo, se necesita que la temperatura sea elevada durante un corto periodo. Las parrillas cuentan con una superficie con forma de ondas que aporta a la comida un marcado característico. Asimismo, reduce la grasa de los alimentos y la concentra en su parte inferior.

Ver todas las parrillas
Ver todas las parrillas

Woks: frito pero saludable

Al usar un wok para saltear alimentos, la grasa no es tan necesaria y, por ello, se convierte en una opción más ligera. Los woks tienen laterales altos e inclinados, lo que contribuye a que el calor se distribuya de forma eficaz y a partes iguales, y a que los ingredientes se concentren en la parte inferior, donde la temperatura es más elevada. Si quieres cocinar con llama abierta (como una placa de gas), te recomendamos un wok de base redondeada. Por su parte, las placas eléctricas y la vitrocerámica funcionan mejor en woks de base plana.

Ver todos los woks
Ver todos los woks

Cacerolas: las ollas multiusos

Normalmente, las cacerolas se fabrican con hierro fundido, por lo que pueden utilizarse tanto en placas como en hornos, y son ideales para dorar o freír la carne, para los estofados y para cualquier plato que necesite cocinarse a fuego lento. Suelen ser grandes y muy pesadas. Sin embargo, no hay que moverlas mucho. En cuanto la cacerola esté colocada en la placa o en el horno, la comida debería cocinarse sin muchos más pasos. Además, como son tan grandes, tienen espacio para abundantes cantidades de carne, verduras y líquidos. ¿Lo mejor? Puedes cocinar y servir en la misma fuente, así que todo se limpia con más rapidez.

Ver todas las cacerolas
Ver todas las cacerolas