Trabaja y come en casa

¿No tienes oficina en casa? Tranquilo. Convierte tu mesa de comedor en un escritorio de trabajo. Los muebles versátiles y un espacio abierto y amplio facilitan el trabajo y el ocio en esta mesa.

Cambia tu maletín por un organizador de escritorio portátil. Agarra el asa y lleva el trabajo donde lo necesites mientras guardas los bolis, el teléfono y los USB en su sitio.

Llévate el trabajo rodando por casa con un par de armarios con ruedas. Cuando llega la hora de salir, vuelve a colocarlo en su sitio. Coloca algunos accesorios encima de las cajoneras para que combinen mejor con el salón.

Llévate una mesa que sirva para las dos cosas. Tienes espacio suficiente para trabajar y comer con la familia. Solo tienes que colocar la cruz en el centro para que sirva de escritorio y mesa de comedor.