Saltar

Todos los secretos para que un bebé descanse

Los bebés duermen muchísimo. Pueden llegar a dormir hasta 20 horas al día durante los seis primeros meses. De hecho, es cuando más crecen, tanto física como mentalmente. El sueño es un estado natural, pero los horarios de un bebé son muy diferentes a los de un adulto, ya que no distingue entre noche y día. ¿Qué quiere decir esto? Que debes vigilar bien las horas que duermes tú. Al fin y al cabo, para atender al bebé debes estar en perfecto estado.

Un bebé feliz sobre una manta GULSPARV blanca encima de una cama junto a su madre, que le sujeta los pies y le sonríe.
Un bebé feliz sobre una manta GULSPARV blanca encima de una cama junto a su madre, que le sujeta los pies y le sonríe.

Seguridad de los bebés mientras duermen

Los recién nacidos no sudan. Sus glándulas no se han desarrollado aún y, por tanto, no pueden regular su temperatura corporal. Los sacos de dormir para bebés sin mangas con interior confeccionado con algodón 100 % de origen sostenible, como el modelo RÖDHAKE, se han desarrollado para ofrecer una manera segura y saludable para que un bebé mantenga una temperatura corporal constante sin los riesgos inherentes de los tejidos sueltos.

Ver todos los sacos de dormir para bebés
Ver todos los sacos de dormir para bebés

Piel con piel

Son cada vez más los estudios que corroboran los beneficios del contacto piel con piel, es decir, que un bebé descanse sobre el pecho de su madre (sobre todo, justo después de nacer). Esto relaja tanto al bebé como a la madre, y ayuda a regular muchas actividades biológicas. Sostener al bebé y acurrucarlo contra tu pecho puede ser muy eficaz en cualquier momento para que se relaje y le entre sueño.

Ver todas las mantas y colchas para bebé
Ver todas las mantas y colchas para bebé

Un rincón en tu dormitorio para tu bebé

Un bebé no necesita toda una habitación para sentirse cómodo. Es suficiente, por ejemplo, con un espacio dentro de tu dormitorio. No olvides cosas como una lámpara de noche, un móvil para la cuna y un sitio cómodo donde sentarte para darle de comer.

Ver todos los sillones y las chaise longues
Ver todos los sillones y las chaise longues

Todo el mundo sabe cantar una nana

Las nanas tienen una melodía ideal para mecer a los niños hasta que se duerman, sean del país que sean: desde "Rock-a-bye baby" en EE. UU. hasta "Mors Lilla Olle" en Suecia, pasando por "Shi shang zhi you mama hao" en China o "Duérmete niño" en España. Este movimiento hacia delante y hacia atrás relaja a cualquiera, ya sea un niño o un adulto.

Una cuna que crece a la vez que el bebé

Lo más seguro para un recién nacido es dormir solo en una cuna sin almohada, juguetes ni ropa de cama. Una cuna con una base ajustable se puede ajustar a una altura elevada para un niño recién nacido; luego se puede bajar (e incluso desmontar un lateral) a medida que el niño crezca y empiece a desenvolverse solo. Para añadir un plus de protección, puedes colocar también un protector de cuna como el LENAST.

Ver todas las cunas
Ver todas las cunas

La magia de los textiles

Los textiles IKEA para niños están hechos principalmente de lyocell o algodón de origen sostenible; ambos materiales son naturales y suaves al tacto. El lyocell es una fibra que se obtiene de la pasta de celulosa y tiene propiedades mágicas: absorbe la humedad de la piel y es muy cómodo para el niño.

Ver todos los textiles para niños
Ver todos los textiles para niños

Crea un espacio para tu bebé

Cuando vayas a crear el espacio para tu bebé, no te olvides de ti. No te olvides de todo lo que necesitas. El cambiador debe estar situado en un lugar fácilmente accesible y a una altura cómoda para ti. Ten a mano todo lo que necesitas para cuidar del bebé y su ropita, y coloca un sillón cómodo que sirva como cama cuando la situación lo requiera.

Ver todos los muebles para bebé
Ver todos los muebles para bebé

¿Descansas lo suficiente?

No hay nadie capaz de ganar a un koala en cuanto a horas de sueño. Pueden llegar a dormir 22 horas al día. Es posible que tu bebé también ocupe uno de los primeros puestos del podio. El horario de los padres es muy ajustado, pero deben procurar buscar un momento en el que puedan descansar juntos. Vale, no sois koalas, pero tampoco un par de jirafas, aunque empecéis a pareceros a ellas (duermen solo un par de horas al día y nunca seguidas).

Ver la guía para dormir mejor
Ver la guía para dormir mejor