Saltar

Cómo conseguir un espacio de trabajo perfecto

¿Notas alguna molestia en tu cuerpo? Por ejemplo, un tirón en el cuello o ese dolor en la parte baja de la espalda que no acaba de irse... Todo esto podría deberse a cómo tienes diseñado tu espacio de trabajo. ¿Te gustaría ponerle solución?

Aprende con unos sencillos consejos cómo crear una oficina más saludable para el cuerpo y la mente y reduce la fatiga del trabajo diario y el estrés. Te servirán tanto si trabajas desde casa como si lo haces desde otro lugar. ¡Empezamos!

Espacio de oficina abierto con 4 escritorios, 4 sillas y 4 lámparas de trabajo.
Espacio de oficina abierto con 4 escritorios, 4 sillas y 4 lámparas de trabajo.

Empieza por lo principal: encuentra un asiento cómodo

Nuestra postura mientras trabajamos es determinante a la hora de evitar y reducir los problemas musculares y el cansancio. Por eso, te recomendamos que busques una silla con un buen respaldo, ajustable y que tenga ruedas giratorias para no dejar de moverte.

¿Tienes dudas? Descubre cómo elegir la silla de escritorio perfecta
¿Tienes dudas? Descubre cómo elegir la silla de escritorio perfecta

Crea tu espacio de teletrabajo

Trabajar desde casa ya es una realidad y, aunque nos encanta la comodidad natural de nuestro hogar, tenemos que tener en cuenta cómo adaptamos el espacio para hacerlo en las mejores condiciones. Tanto si trabajamos en el salón como si lo hacemos en una habitación específica, el espacio tiene que ser cómodo, funcional y flexible. Pasar largas horas sentado en el escritorio o inclinado sobre el portátil contribuye al cansancio y los dolores en el cuerpo. Para evitar que esto suceda, busca formas de moverte mientras trabajas. Por ejemplo, puedes guardar tus archivos un poco más lejos para tener que levantarte a por ellos o puedes probar un escritorio para trabajar de pie y sentado que te ayude a estar activo y a mantener una postura corporal saludable.


Soluciones para oficinas

Trabajar en una oficina puede ser mucho más agradable y saludable si creamos en ella un ambiente funcional y cómodo tanto física como emocionalmente. Para ello, es imprescindible que tu oficina tenga un mobiliario ergonómico flexible y adecuado para cada persona y tarea (soluciones de almacenaje, mesas de trabajo, buena iluminación...). El orden, además, es un factor clave para que el espacio sea motivador y favorezca la concentración. Apuesta por agrupar diferentes muebles que te permitan trabajar, hacer reuniones y socializar con el equipo. Estos consejos son los que harán que al final te sientas casi como en casa y consigas mejores resultados.