Saltar

    Diseños para épocas de cambio

    El cambio es una constante, y ahora más que nunca. Por ese motivo, es fundamental que tu hogar sea acogedor y flexible. Presentamos RÅVAROR: una colección de muebles multifuncionales de alta calidad para que hagas de tu hogar cualquier sitio en el que vivas ahora o en el futuro, por muy pequeño que sea.

    Almacenaje y sitio para sentarte, donde quieras

    Guarda tus cosas y muévelo donde quieras (quítalo de en medio si te molesta). El estante es muy fuerte y sirve también como banco para sentarse. ¿Necesitas espacio para bailar o hacer yoga? Pues ponlo debajo de la mesa.

    Toda tu ropa en orden

    Ordena y encuentra tus cosas con facilidad en este perchero; usa los estantes, cuelga perchas en la barra y aprovecha el espacio para poner cajas de almacenaje donde meter la ropa doblada y clasificadores para tus accesorios y otros objetos. Este perchero con ruedas está fabricado con una estructura resistente de acero que le da estabilidad y es ideal cuando tengas que mudarte.

    Come en el escritorio y trabaja en la mesa de comedor

    Esta mesa de madera sirve para todo. ¿Tienes visita? La consola tiene la misma altura, arrímala para que tus amigos puedan sentarse. Usa la bandeja para transportar comida o el material de trabajo; luego despliega las patas para usarla como base para el portátil y crear un espacio para trabajar de pie.

    «
    Las soluciones sencillas hacen que tu día a día sea más fácil. Si tu habitación y el salón comparten el mismo espacio, lo tuyo es un sofá que sirva para sentarse, dormir, descansar y echar un rato con los amigos".
    »

    Eva Lilja Löwenhielm, diseñadora

    Descansa en el diván

    Usa el mismo sitio para dormir y para relajarte: puedes usarlo como sofá para charlar con los amigos y tomar un aperitivo, o como cama para dormir. Su funda de tela vaquera es resistente y, como pasa con tus vaqueros, luce mejor con el tiempo. Guarda la ropa de cama en la bolsa de tela vaquera a juego durante el día y úsala como cojín.

    Levántate, prepárate y come algo

    Aclara y vuelta a empezar. Aséate, maquíllate, coge tu cepillo de dientes que está ahí mismo... La minicocina puede servir también como tocador. El resto del día, será donde te hagas de comer y friegues los platos; tendrás todo ordenado en unas prácticas cajas de almacenaje: desde los utensilios de cocina, hasta el jabón y lo que vayas a reciclar. Justo lo que necesitas, aprovechar el espacio al máximo.

    «
    Vivir con menos es bueno para el medio ambiente y para tu bienestar. Eso es posible si los muebles de tu hogar sirven para más de un propósito, por ejemplo, aquellos que se pueden usar para cualquier cosa o que pueden moverse de un lado a otro para organizar el espacio según te convenga. Y es que no hay dos días iguales".
    »

    Mikael Axelsson, diseñador