Saltar

Visita a un hogar: un escritorio bien aprovechado para los niños

Hacer los deberes será más llevadero si los niños tienen un espacio de trabajo adecuado para ellos. Ayuda a los niños a organizar su área de estudio, tengan o no un escritorio propio.

Un monitor encima de un escritorio con cuadernos, carpetas y una lámpara.
Un monitor encima de un escritorio con cuadernos, carpetas y una lámpara.
David sentado en su escritorio con su madre, Toni.

Para tener un espacio de trabajo eficaz hay que empezar por lo básico: una superficie de trabajo sólida, una lámpara de trabajo y una silla cómoda de altura regulable, que sea ergonómica y que pueda meterse debajo del escritorio cuando no se esté usando. Es difícil concentrarse cuando todo está desordenado, así que anima a los niños a mantener organizados los materiales. Si no hay mucho espacio para poner un módulo de almacenaje, los organizadores y las bandejas para escritorio son muy útiles para que todo esté despejado.

David (9) está escolarizado en casa, por lo que comparte su espacio de trabajo con sus padres en su pequeña caravana. El escritorio hace las veces de mesa de comedor, por lo que es importante que pueda despejarse entre usos de forma fácil. «Mamá y papá son los que me enseñan casi todo, pero también tengo un tutor por Internet y puedo ver a todos mis amigos en nuestra aula virtual», explica David.

Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.

Autores
Diseño de interiores: Martin Bourne
Fotografía: Benjamin Edwards