Ideas para preparar un desayuno especial por el Día de la Madre

¿Pensando en cómo celebrar el Día de la Madre? El domingo 3 de mayo está a la vuelta de la esquina y desde aquí queremos que lo empieces de la mejor manera posible con estas ideas para preparar un desayuno muy especial.

Este año el Día de la Madre va a ser un poco diferente, pero queremos recordarte que lo más importante se esconde en las pequeñas cosas y que es posible celebrar esta fecha tan especial por todo lo alto sin salir de casa.

Si tienes la suerte de estar con tu familia estos días, nuestra propuesta es que preparéis un delicioso desayuno con un toque diferente a los del resto de la semana y que lo disfrutéis todos juntos. ¿Empezamos?

Nina y sus dos hijos preparando comida en la cocina.

Prepara tus ingredientes con amor 

El primer paso será pensar en los platos que vais a preparar para el desayuno del Día de la Madre. ¿Nuestro consejo? Se trata de un regalo, así que lo ideal es que penséis en las recetas favoritas de la mamá de la casa: bol de frutas, café o té, tortitas, tostadas, bizcocho… Hay muchísimas opciones y podréis combinar varias de ellas, pero la clave para que el cariño y el amor se refleje en este desayuno es que incluyáis sus sabores preferidos. Por ejemplo, en el caso de la fruta (que no puede faltar en un buen desayuno) elegid aquellas que más le gusten para esta ocasión. ¡Le encantará! 

Si los niños son lo bastante mayores, pueden hacerle el desayuno a mamá. O podéis hacerlo en equipo. Seguro que los peques están encantados de poder participar.

La idea es que disfrutéis al máximo del proceso de preparación, porque así la experiencia será mucho más completa y no será un desayuno más. 

Haz que la presentación sea un regalo 

Una vez que hayáis elegido los ingredientes y lo que vais a preparar, llega el momento de darle una vuelta a la presentación para que sea más especial que otros días.  

Por ejemplo, si el desayuno va a comenzar con una macedonia de frutas o frutas con yogur, podéis hacer que parezca una receta más elaborada y apetecible sirviéndola de una forma diferente. En vez de hacerlo en un cuenco (como habitualmente lo preparamos), te proponemos que lo hagas en un tarro con tapa para que lo tenga que abrir, como si de un regalo se tratase.  

Al ser transparente, la colocación de los ingredientes es clave para que el resultado sea lo más atractivo posible. Nuestra propuesta es que lo hagas por capas: primero añade el yogur, luego la fruta y por último la granola o los frutos secos. Por supuesto, estos ingredientes son un ejemplo, podéis añadir los que más le gusten y tengáis por casa. Eso sí, para que la combinación sea más llamativa, es buena idea que utilizar fruta de algún color que destaque como los arándanos, las fresas o el kiwi.

Llévale el desayuno a la cama 

El lugar también cuenta para que el desayuno del Día de la Madre sea diferente. Lo habitual es que desayunéis en la cocina o el comedor, así que en esta ocasión te proponemos que se lo lleves a la cama.  

Cuando tengáis listos los platos, colócalos todos en una mesa bandeja que se pueda llevar directamente de la cocina a la cama (como con nuestra KLIPSK). De esta forma, no tendrás que preocuparte por manchar la cama, ya que tienen buena estabilidad y el tamaño suficiente para que quepa todo sin problema. Además, si las patas son plegables podrás guardarla fácilmente cuando termines.  

¡Pst, pst, no te vayas todavía! Añade unos detalles alegres y unas cuantas flores o tallos de plantas a la bandeja para mejorar más aún la presentación y sacarle una gran sonrisa a tu madre. 

A zampar juntos 

Y por fin llega el momento de degustar el desayuno y no se nos ocurre mejor manera de hacerlo que juntos. La rutina de mañana habitual no siempre nos permite desayunar de forma tranquila y hablar con nuestros seres queridos, así que no lo dudes y aprovecha este gran día para hacerlo.  

La idea es que os toméis vuestro tiempo y celebréis en familia con calma, saboreando el momento. Podéis poner la música favorita de mamá de fondo, charlar y comer sin prisa lo que habéis preparado con tanto cariño. Incluso podéis remolonear un poquito en la cama al terminar, ¡todo está permitido! 

¡Esperamos que te haya gustado este artículo y disfrutéis en familia de un agradable Día de la Madre! Si te has quedado con ganas de leer más ideas y consejos, échale un vistazo a estos artículos. 

Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.