Saltar

Cómo separar ambientes sin paredes

Ahora que nuestra casa se ha convertido en el lugar en el que lo hacemos TODO, es recomendable que encontremos la forma de separar en diferentes ambientes si vivimos en un espacio pequeño o abierto. Así, la sensación de estar en diferentes espacios para diferentes cometidos será mayor. Vamos a ver unas cuantas propuestas para separar ambientes sin necesidad de paredes.

Un divisor de espacios casero con fotos y tarjetas expuestas hecho con tableros para notas MYRHEDEN.
Un divisor de espacios casero con fotos y tarjetas expuestas hecho con tableros para notas MYRHEDEN.

1. ¿Estanterías altas? Úsalas para dar más privacidad

Si tienes estanterías altas o medias en alguna parte del salón o el dormitorio, ya sabrás que pueden ser grandes aliadas a la hora de dividir de forma visual.

Además, si quieres que te sean todavía más útiles a la hora de conseguir más privacidad, no dudes en “cargarlas” lo más posible para hacer menos visible lo que quieras situar justo al otro lado.

Quizás este es el momento perfecto para recolocar todos los libros, plantas, decoración y demás complementos en tu estantería. Es el momento de organizar tu casa y (re)organizar tu vida.

2. Plantas + burro de ropa = idea genial para separar ambientes

¿Un divisor de ambientes portátil que se puede hacer en un pispás? ¡Este! Se trata de un burro de ropa con plantas enredaderas (si tiene ruedas, mejor; así puedes llevarlo de un sitio a otro fácilmente).
Pon las plantas que tengas por casa sobre el burro. Si tienen tallos largos y flexibles como los de estas enredaderas, puedes atarlos con cuerdecitas a las barras, hacia arriba, para así conseguir más frondosidad y por tanto más privacidad.
Si tienes plantas colgantes puedes ponerlas suspendidas de la barra de arriba o fabricar tus propios soportes de cuerdas para maceteros DIY.

3. Tableros de notas para separar ambientes

¿Tienes uno o varios tableros de notas como estos en casa? ¿Rejillas? Puedes unirlos y colocarlos de diferentes formas, como sujetos del techo con cuerdas y si nos apuras, una barra de cortina finita.
Si creas un panel así cerca de la zona en la que trabajas en casa, puedes colocar cosas dirigidas hacia ese lado que te sean útiles a la par que te motiven:

  • Fotos de viajes (¡ya queda menos para poder volver a disfrutar del placer de viajar!)
  • Documentos importantes a tener en cuenta para el trabajo
  • Notas para las reuniones de ese día
  • Los auriculares
  • Y hacia el lado opuesto al que se dirige tu oficina, puedes colocar otras cosas menos “formales”, como:
  • Láminas y dibujos que te gusten
  • Vinilos
  • Fotos tipo Polaroid
  • Mensajes más personales y positivos…

Tendrás decoración 2 en 1 además de una privacidad de lo más original para separar ambientes y dividir tu oficina en casa del resto del espacio.

4. Crea tu oficina en casa

¿Cuántos de vosotros tenéis en casa una estantería KALLAX o muy parecida? Pues quizás ese sea uno de los mejores espacios en los que poner tu oficina en casa. ¿Por qué? Porque optimizando el espacio y poniendo la mesa al lado, te ayudará a tener un lugar en el que dejar todo el material de trabajo organizado, a la par que consigues privacidad con respecto al resto de la estancia en la que está colocada.
¡Organiza bien tu material para que no se convierta en un rincón de caos! Para ello, puedes utilizar cajas, cestas, carpetas y diferentes soportes que encuentres en casa. Quítales el polvo, ¡es el momento de que vuelvan a tener el uso que merecen!

    ¡Mira cómo puedes crear un espacio para trabajar en casa en un pispás!

    Dos sofás cama IKEA en un salón con una pared azul claro y otra azul oscuro.

    5. ¿Tienes tela por ahí? Puedes dividir ambientes

    Sujeta un trozo de tela a una barra de cortina colgada del techo. Si esto no te parece funcional porque solo vas a utilizar durante un tiempo, otra opción que no verás reflejada en la foto es la de colgar, con los mismos colgadores de una cortina, esa tela o cortina en un burro de ropa como veíamos antes.

    GIF de un salón transformándose en un espacio para dormir con un divisor de espacios.

    No es necesario que sea una cortina como tal lo que utilices en uno u otro caso, bastará con un trozo de tela que puedes conseguir de una sábana vieja, un visillo, un mantel… ¡Busca y encontrarás! Tu casa está llena de grandes tesoros por ahí escondidos.

    Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.